Connect with us

Bla Bla

Mi Tribuna: Un clásico aplastante

Por: Jacobo Goldstein

El sábado 21 de noviembre se celebró un clásico, jugado en el Santiago Bernabéu de Madrid, en el cual el Barcelona FC, por 4×0, le dio una catedra de futbol al Real Madrid, que de “real” solo tenía el nombre, pues un Barca demoledor se encargó de despedazar a la oncena alba, que parecía haber desaparecido de la cancha ante la arrolladora lección de balompié que le propino su principal rival.

El entrenador del Barca, Luis Enrique Ramírez, borro del mapa al D.T. del Madrid, Rafa Benítez, que todavía está lamiendo sus heridas después de la lamentable actuación de su escuadra, misma que durante la primer mitad del encentro solo hizo un disparo a gol, en lo que el Barca, estupendamente conducido por el capitán Andrés Iniesta dominaba y controlaba el balón en una forma increíble. El Barcelona parecía una orquesta sinfónica que tocaba magistralmente cuanta melodía se le antojaba mientras que el “gran” Cristiano Ronaldo y sus compañeros parecían andar en la luna. Y eso que Luis Enrique mantuvo en la banca a Lionel Messi, que llevaba dos meses recuperándose de la grave lesión que sufrió en septiembre. El joven Sergi Roberto, de 23 años de edad, se encargó de jugar de maravilla en el puesto que normalmente ocupa el astro argentino, en lo que Luis Suarez y Neymar continuaron su racha de meter goles, anotando uno cada uno para llegar a medio tiempo por el marcador de 2×0.

A los pocos minutos del segundo tiempo, Iniesta anoto el tercer gol de su equipo y luego Messi ingreso a la cancha donde demostró que ya está listo para jugar de lleno, Suarez metió el cuarto gol y si Munir no anduviera tan errado con sus disparos, el Barca hubiese metido tres goles más. Y señalemos que el Barcelona tuvo posesión del balón el 59% del tiempo, el Real el 41. Es digno recalcar que desde que Messi se lesiono, Neymar y Suarez han anotado 23 de los 27 goles que ha metido su equipo. Y que gran actuación tuvo el portero chileno, Claudio Bravo, mientras que al tico Keylor Navas le clavaron cuatro pepinazos.

Seguramente vendrán cambios de toda índole en el Real, cuyo D.T. anda sin dar pie con bola. Mis felicidades y aplausos a los catalanes, que el domingo brillaron con luz propia e hicieron añicos a los madrileños.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla