Connect with us

Más de Honduras

Luis García: “Los hondureños pegaron patadas bravas y seguidas”

En su columna en el diario Récord el exfutbolista y comentarista mexicano, Luis García, dio su opinión acerca del partido del martes en que la selección de México derrotó 2-0 a la de Honduras.

A continuación el texto íntegro.

Segundo examen, aprobado

En la pálida presentación del equipo mexicano en Honduras existieron aspectos sumamente rescatables.

El primero, y obvio, fue el resultado, convertir el ganar en una costumbre resulta un sano camino.

El otro tópico que me pareció tuvo un final feliz fue la alternancia en el once titular, en lo particular me sorprendió tanto cambio de un duelo al otro, máxime porque los días de entrenamiento fueron pocos y tanta modificación entorpece la implantación de nuevos conceptos deportivos.

Pero como ganaron, esta posible y frecuente rotación tendrá a todos los jugadores mexicanos atentos, sin bajar la guardia, es más, con esta aventurada medida daría la impresión que tú, Juan Carlos Osorio, pretendes desterrar esos burdos cotos de poder que se habían generado al interior.

Al tiempo veremos si ésa es tu intención, hábito o apenas estás en proceso de identificación de las aptitudes de cada uno de tus pupilos.

México no jugó bien, es más, me atrevo a decir que no intentó jugar, el once de inicio fue precavido, de manera sensata arrancaron con mucha gente de condiciones defensivas que si bien establecieron un grato equilibrio, también les impidió generar volumen de juego.

Sin duda las patadas de los hondureños estuvieron bravas y muy seguidas, este tipo de propuestas complica la tenencia de la pelota, pero observé demasiados pelotazos sin sentido, esperando que los tres de adelante: Jiménez, Hernández o Aquino hicieran magia.

Poca participación de tu parte, Héctor Herrera, que equivocaste el concepto al querer conducir la pelota en múltiples ocasiones cuando la pesada cancha exigía abrazarse al simple concepto de pase y recepción.

El que volvió a exhibir porte y altura fuiste tú, Andrés Guardado, las escasas jugadas nacionales que tuvieron forma y fondo surgieron de tus botines.

Cuando el aburrido partido irremediablemente se enfilaba a un soso empate a cero apareciste tú, Jesús Corona, y con un gol de otra galaxia detonaste el juego a favor de los tuyos. Tu anotación fue una obra de arte, técnica, inventiva y perfecta pegada en un mínimo de espacio y tiempo volteó de cabeza el partido.

Fue a partir de este momento en donde México encontró sus mejores minutos, por fin se atrevieron a circular la pelota y proscribieron sus dudas.

Se dice que cuando juegas bien por ende te encuentras con los goles, aquí fue al revés, fue el primer gol quien los liberó.

Tu entrada Jürgen Damm fue una jugada maestra, Honduras se volcó sin mucha idea ni recursos, pero se volcó, por lo que tu velocidad sería y fue lapidaria, primera pelota que tocaste terminó en gol. Tu explicación sobre lo que pensaste y ejecutaste no me quedó tan clara pero fue el último clavo en el ataúd del oponente.

Debido a que un par de jóvenes fueron los estiletes que lograron confinar la malaria de 22 años de no ganar en suelo catracho, ya se habla de una necesaria o presente renovación.

Esta palabra y la de reestructura las usamos con un desparpajo e inconsciencia que asusta. Las revoluciones o cambios generacionales se dan de manera gradual, no de forma expedita ni abrupta.

Ante todo había que identificar primero quienes son las verdaderas autoridades de este grupo para que estos chamacos maravilla vayan encontrando y teniendo soporte en su avanzada hacia la consolidación.

A la distancia en esta cofradía son pocos los caciques, esos que pugnan por el bien común, que no se solapan, que se autogestionan con severidad y que no son permisivos.

Está claro que cuando tú, Rafael Márquez estás, todo fluye y rueda mejor, penosamente ya no estás tan seguido.

Así que en la actualidad, el mayor capo eres tú, Andrés Guardado, de eso no existe duda, tu regaño en pleno partido a Jürgen Damm por quitarse la playera nos habla de un tipo que está en control de todo lo que sucede en el campo.

Otros de los que me parece mandamás eres tú, Javier Hernández, tu jerarquía en Selección y en tus clubes locales te otorga una mejor perspectiva.

Tú, Héctor Moreno eres otro salubre personaje que lleva tiempo en esta agrupación y desde el silencio y la serenidad luces como caudillo.

Alfredo Talavera, tú posees las habilidades para serlo también, dependerá de tu avance en la cuestión de la titularidad para afianzar un posible ascenso en rango al interior.

Tú, Oribe Peralta, eres un hombre cercano a la cordura, y esos seres son esenciales para la buena conducción de los corporaciones.

Vaya paradoja, pero para que ciertos jóvenes con luminosas capacidades puedan ir progresando en la escala jerárquica dentro de la Selección Mayor, necesitan que sus líderes estén afianzados y que las reglas al interior estén debidamente establecidas y sean concienzudamente observadas, de lo contrario, lo único que se provocaría sería anarquía.

– See more at: http://www.record.com.mx/columnistas-luis-garcia/segundo-examen-aprobado#sthash.4TsEPZOK.dpuf

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras