Connect with us

Más Deportes

Muere leyenda mundial del rugby

El neozelandés Jonah Lomu, fallecido de forma súbita a los 40 años de edad, era una leyenda del rugby, al que había dado una dimensión planetaria al inicio de la era profesional.

Su leyenda nació deportivamente el 18 de junio de 1995 en el estadio de Newlands, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Ese día, el nombre de Jonah Lomu superó el círculo de los simples aficionados del rugby: convertido un año antes en el más joven All Black de la historia, anotó cuatro tries en semifinales de la Copa del Mundo de 1995, frente a Inglaterra (45-29).

Cuatro tries en un partido de Copa del Mundo, y sobre todo el primero, entran en la historia.

Las imágenes son elocuentes: servido por un largo pase de su apertura Andrew Mehrtens, Lomu “atomiza” al pobre wing inglés Tony Underwood y al capitán Will Carling y se lleva por delante al fullback Mike Catt, que tiene la mala fortuna de cruzarse en su camino.

“Es un monstruo, cuanto antes se retire será mejor para nosotros”, lanzó Will Carling tras el partido.

¿La diferencia de Jonah Lomu? En la época, es el primero con un físico así (1,95 metros de altura y 118 kilos) que corre tan rápido (10,8 segundos en los 100 metros). Esa potencia devastadora, primero cultivada en el rugby a 7, le permite inscribir muchos tries o abrir espacios para sus compañeros.

– Fenómeno físico y márketing –
El rugby, que se apresta a invadir las pantallas de televisión, necesita tales fenómenos para atraer a telespectadores. Y Jonah Lomu será su insignia.

A sus 20 años, es el primer jugador remunerado con 150.000 euros por año cuando el rugby sale apenas del amateurismo. Sus ingresos continúan subiendo con la llegada de Adidas como patrocinador de los All Blacks en 1999.

Con su número 11 en la espalda, Lomu se convierte en el primer producto márketing del rugby, su primera estrella planetaria.
Pero su carrera solo durará diez años, con un gran Mundial 1999, en el que marcó ocho tries, hasta la eliminación sorpresa de los All Blacks en cuartos de final contra Francia.

Con sus siete tries de 1995, lleva de este modo a 15 su total en Mundiales, un récord que poseía en solitario hasta octubre pasado, cuando el sudafricano Brian Habana lo iguala. Con los All Blacks, marcó un total de 37 tries en 63 partidos internacionales de 1994 a 2002.

– Insuficiencia renal –
En mayo de 2003, con 27 años, Jonah Lomu se sometió a una diálisis al sufrir una grave insuficiencia renal de nacimiento, lo que le obligó a renunciar al Mundial en Australia. Un año después, se sometió a un trasplante renal de alto riesgo.

Más tarde, describirá los meses precedentes a su trasplante como el peor período de su vida. “Era un chico que atemorizaba a los rivales, inscribía tries, ganaba partidos, se divertía. Y me encontraba tan enfermo que no podía sostener a un bebé”, afirmó.

El wing estimó que su enfermedad le impedía jugar a más del 80% de su capacidad. El 10 de diciembre de 2005, 28 meses después de la operación, juega en Europa con los Cardiff Blues, antes de regresar a Auckland, donde lo hace con la provincia de North Harbour.

Pero “Big Jonah” es solo la sombra de sí mismo. Intenta una última experiencia en Marsella (sur de Francia), en Fédérale 1 (tercera división) en 2009, donde reposicionado como número ocho, da sus últimos coletazos.

Después, asistió a las más grandes competiciones. En 2011, durante el Mundial en Nueva Zelanda, fue hospitalizado tras ser la estrella de la ceremonia de apertura. Rozó la muerte, según John Mayhew.

Este antiguo médico de los All Blacks anunció el fallecimiento de la leyenda el miércoles en Nueva Zelanda, un país de 4,5 millones de habitantes, que quedó triste. Apenas tres semanas después del regreso victorioso de sus All Blacks, a los que Lomu aportó tanto. AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes