Connect with us

Fútbol Internacional

Motivos por los que el Real Madrid de Benítez no convence

A pocos días del primer clásico de la temporada, demasiados interrogantes abundan por la Ciudad Deportiva de Valdebebas. No son los tres puntos que tiene de desventaja el Real Madrid respecto al Barcelona los que preocupan a gran parte del aficionado blanco, sino la imagen de equipo con goteras que muestra el conjunto de Benítez a pesar de haber alcanzado ya el primer tercio de la temporada.

Más de tres meses de competición en los que los resultados han tapado los defectos de un proyecto que no acaba de enamorar.

Equilibrio irreal y sistema no asimilado
El Real Madrid de Benítez recibe pocos goles, pero eso no quiere decir que no sufra. No es casualidad que el mejor jugador hasta hoy sea Keylor Navas y, en segundo lugar, aparezca Casemiro. Si en un equipo donde juegan Cristiano, Bale, Benzema, Modric, James o Isco sobresalen el portero y el pivote defensivo, algo no funciona.
Hasta su lesión, los milagros del costarricense habían tapado muchos de los agujeros del sistema táctico de Benítez, que no termina de asimilar su plantilla. No hay partido en el que el Madrid no pierda el dominio del balón durante un buen tiempo y acabe extenuado corriendo detrás del mismo.

Falta de grandeza en las corrida de tronío
En cuanto el Madrid de Benítez se adelanta en un partido con pedigrí, ipsofacto pega dos pasos para atrás, acula la defensa en su área y se olvida de la presión en la salida del balón del rival. Atrasa las líneas 20 metros. Le ocurrió en el Pizjuán, en el Calderón y en Balaídos. Así es complicado ser el protagonista y matar encuentros ante equipos que en cualquier momento pueden darte un susto y voltear el resultado, como ocurrió ante el Sevilla y el Atlético y como a punto estuvo de suceder contra el Celta, a pesar de jugar con uno más durante 45 minutos.

Ausencia de ocasiones y de gol
Estamos ante el Madrid menos goleador de los últimos años. Cristiano ha bajado su media realizadora un cincuenta por ciento y Bale, Benzema y James, entre lesiones y falta de puntería, tampoco están ayudando en esta faceta al equipo. Se generan ocasiones pero no tantas como en pasadas temporadas. En solo tres meses, el Madrid de Benítez ya se ha quedado tantas veces a cero como el de Ancelotti en dos años. Registros impropios del arsenal blanco.
Kroos y Modric, desaparecidos
La sala de máquinas del Madrid no se encuentra. Ni física ni mentalmente. Kroos es una sombra de sus inicios en el Real, y un fantasma del jugadorazo que era en el Bayern. Con Benítez, ya ha jugado de pivote, de interior derecho y de mediapunta, y no hay noticias de él. Luka tiene algo de más chispa que Kroos, pero también está rindiendo a un nivel decepcionante. A ambos les pesan las piernas y no se sienten cómodos en sus posiciones, lo que provoca poca asociación con los compañeros del ataque. El resultado es la falta de autoridad en muchos de los momentos importantes de un partido.

Suplencias y cambios discutibles
Los onces titulares que elige Benítez y las sustituciones que está llevando a cabo en los encuentros que están al borde del precipicio no terminan de convencer. La suplencia de James en la primera jornada en El Molinón o el pasado domingo en el Pizjuán fueron claves en la simbólica conquista de uno de esos seis puntos en juego. Tampoco estuvo acertado en el derbi, cuando cayó Carvajal lesionado y prefirió a Arbeloa antes que a Nacho, lo que finalmente costó otros dos puntos. La insistencia en Bale nada más salir de sus lesiones tampoco ha ayudado a crecer ni al galés ni al equipo. La prudencia que se tiene con James no se aplica con Gareth. Decisiones extrañas de Benítez que han ayudado poco a la mejora colectiva e individual. (ABC.es)

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional