Connect with us

Bla Bla

Cuando la magia y los milagros existen

Andy Najar, uno de los futbolistas más destacados de Honduras en el extranjero, renunció a la selección nacional para los duelos eliminatorios de este mes, aduciendo un “bajo rendimiento” que ni el más ingenuo, en cuestiones de deportes podría “tragarse” o asimilar de la mejor manera.

Lo paradójico del asunto es que esto sucede en el tiempo de las “vacas flacas”, donde el técnico, Jorge Luis Pinto, trabaja “justito” de recursos, tomando en consideración no cuenta con figuras de renombre, y sumado a esto, algunos que padecen de “estrellitis” le han dado la espalda a un proceso que está a la vuelta de la esquina.

Para muestra un “botón”, y aunque existen muchos jugadores jóvenes que hoy lo hacen mejor, el lateral izquierdo Emilio Izaguirre, del Celtic de Escocia, pidió no ser convocado para los juegos ante Guatemala y Sudáfrica, alegando una “severa” lesión, sin embargo, y como por arte de magia, apareció jugando cuatro días después ante el Motherwell y de gran manera durante 90 minutos.

Un verdadero “milagro” y justicia divina, dirían algunos, ya que el defensor catracho se recuperó en tiempo récord de un esguince grado dos, una excusa en el reporte médico que su club envió para evitar que este participara con la bicolor nacional.

El domingo, y como aquí en Honduras, los futbolistas que comienzan a brillar en el extranjero nos han acostumbrado a esta serie de “fenómenos”, Andy Najar se despachó con sendos golazos con los que su equipo Anderlecht se impuso 2-0 al Mouscron-Péruwelz, en un pulso donde el catracho fue la gran figura del encuentro.

Si lo anterior es evidencia de un bajo nivel, entonces… ¡Qué alguien me explique!, ¿cómo es posible que un jugador atravesando uno de sus “peores” niveles futbolísticos de la historia, le dice no a la selección?, pero continúa haciendo goles y brillando en las complicadas ligas europeas.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla