Connect with us

Más Deportes

Los All Blacks, mucho más que un equipo de rugby

Wellington, Nueva Zelanda / AFP /Un instrumento de marketing, una fuente de inspiración para los hinchas o un motivo de irritación para los no apasionados por el deporte: los All Blacks, que se enfrentan a Australia el sábado en la final del Mundial de Inglaterra, son mucho más que un simple equipo de rugby para los neozelandeses.

Un país con dos grandes islas en el Pacífico sur, a cuatro horas de avión de Australia, con una población de 4,5 millones de habitantes, en un territorio natural impresionante… Es Nueva Zelanda, que entre todos sus emblemas tiene uno destacado: su selección de rugby.

“Gran parte de la gente cree que los All Blacks son una marca mundial y que sus resultados tienen repercusión internacional”, explica a la AFP Greg Ryan, historiador del deporte en la Lincoln University.

Greg Ryan subraya que esa conclusión debe tomarse con cierta prudencia debido a la popularidad “relativa del rugby”, muy desigual según los países. Pero el primer ministro, John Key, no ve tantas limitaciones.

“Los All Blacks son los grandes embajadores de Nueva Zelanda”, declaró el pasado mes.

Los All Blacks permiten a los neozelandeses una gran promoción internacional, alegrías deportivas y la sensación de “boxear en la categoría superior”, según el que fuera medio scrum del equipo nacional Justin Marshall, que jugó 85 partidos de negro entre 1985 y 2005.

Amor y desamor

“En la escena mundial, el rugby es nuestra presencia principal. Cada país tiene un deporte nacional, pero el lazo entre Nueva Zelanda y el rugby no tiene comparación”, estima.

“Este deporte ha pasado de generación en generación. La camaradería, la competición y el deseo de ser un All Black siempre han hecho bien a este país”, añade.

Con una tasa de victorias superior al 75% desde los primeros partidos en el siglo XIX -y del 85% desde el inicio de la era profesional-, los All Blacks son muy populares en la sociedad ‘kiwi’.

Hace unos años, una votación designó al capitán Richie McCaw como la persona que inspiraba más confianza en el país, por delante de responsables caritativos, veteranos de guerra o incluso científicos.

El año pasado, 5 de los 10 programas más vistos en la televisión nacional tenían que ver con los All Blacks, muy presentes también en las campañas publicitarias. Se puede ver, por ejemplo, al apertura Dan Carter anunciando ropa interior o al número 8 Kieran Read promocionando sanitarios.

Esa fuerte presencia mediática molesta sin embargo a una parte de la población.

Toni Bruce, sociólogo del deporte en la Universidad de Auckland, demostró en un estudio que muchos neozelandeses rechazaban “el dominio del rugby en la vida cultural”.

“No les gusta la relación entre el rugby y la violencia, la comercialización creciente de los All Blacks o el hecho de que los neozelandeses estén tan volcados en el deporte”, explica.

La Federación, prudente

El sociólogo subraya que la mayor parte de los críticos no se manifiestan mucho en público al respecto, por temor a ser etiquetados como “traidores, antipatriotas y no neozelandeses”.

En lo que sí ha habido coincidencia histórica es en subrayar las repetidas decepciones de Nueva Zelanda en Mundiales, ya que ‘sólo’ ha ganado dos de las siete primeras ediciones. Y en ambas ocasiones como local, en 1987 y 2001.

La final ante Australia se espera con gran impaciencia.

“La gente tiene presente que es posible que (los All BlackS) pierdan. Pero creo que no sería como antes, cuando se pedía cambiar el entrenador y modificar todo de arriba a abajo”, estima Greg Ryan.

“En realidad, la máquina de los All Blacks y la NZRU (la Federación neozelandesa de rugby) han sido prudentes. No han generado expectativas irracionales”, añade el investigador.

Quizás para evitar un trauma nacional en caso de derrota ante los vecinos, algo que sería percibido como una enorme decepción en un país poco acostumbrado a ser protagonista en otros deportes.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes