Connect with us

Más de Honduras

El que ríe de último…

Esta popular y reconocida frase podría asignarse a la selección sub-23 de Honduras, que el sábado logró su pase a los juegos Olímpicos de Río 2016, tomando en consideración que llegó al preolímpico como una de las cenicientas y firme candidata a ocupar los últimos puestos.

Para nadie es un secreto que el combinado que dirige el técnico Jorge Luis Pinto, “aterrizó” al premundial en los Estados Unidos, precedida de sus peores versiones, ya que en amistosos, no conoció la victoria y hasta fue humillada en tres ocasiones por Panamá, esta última candidata sería a sellar su pasaporte junto a Estados Unidos y México.

Como olvidar que durante la gira de agosto en tierras canaleras, Panamá nos “pintó” la cara, ya que sucumbió en sus dos presentaciones, jugando en el estadio Maracaná de El Chorrillo de esa localidad.

Previo a esto Honduras no había podido ganarle ni de local a El Salvador, ya que igualó 0-0 el 19 de junio pasado dejando así, una patética imagen previo a lo que sería la triangular eliminatoria ante Guatemala y Belice.

En la triangular en mención, la selección catracha se adjudicó el derecho al premundial, y Pinto quizá con cierta “espinita” por los fracasos en los amistosos, lanzó un nuevo reto a Panamá, quizá para despedirse de Honduras con cierta dosis de motivación, sin embargo el resultado en Comayagua fue el mismo, derrota 1-0 y por supuesto una nueva frustración.

Así, con más dudas que aciertos y con notables bajas, la bicolor asumió el reto, dejó en el camino a Haití y Costa Rica, por si fuera poco le bajó los “humos” a Estados Unidos, y hoy, con la clasificación en el bolsillo, reta al supuesto “gigante” del área, para nada más y nada menos que pelear por la supremacía de la Concacaf.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras