Connect with us

Baloncesto

“Lloré al ver el Rubén Callejas en ruinas”: George Sanders

Muchos le recordarán por su estatura, bravura y sus ‘donqueos’ en el recordado gimnasio Rubén Callejas Valentine, fue una muralla ofensiva y defensiva del Nacional de Ingenieros, pero que aprovechó la oportunidad de jugar en Brasil y Nicaragua, demostrando que en Honduras hay buenos basquetbolistas de exportación. Su nombre es George Sanders, ceibeño que llegó a Tegucigalpa a triunfar y que hoy nos recuerda muchas hazañas vividas en su etapa de basquetbolista profesional. Confiesa en esta entrevista la tristeza que le causó llegar al lugar donde una vez existió el (recordado) gimnasio Rubén Callejas, su añorada casa donde se escribieron grandes historias del baloncesto hondureño.

¿Dónde vive y a qué se dedica?
Actualmente tengo mi propia compañía de pintura en Buena Park, California. A mis 41 años me mantengo practicando el baloncesto, y con mucha energía.

Después de jugar en Honduras, ¿qué hizo? 
Tuve un paso fugaz por el baloncesto de Brasil, jugué varios torneos cortos en Campinas, Blumenau, aunque mi experiencia no fue muy buena.
Intenté jugar en primera división pero se me hizo difícil, pero igual aprendí mucho. También estuve jugando un tiempo Nicaragua.

Sanders formó parte de uno de los mejores elencos del Nacional de Ingenieros en la época dorada en el Rubén Callejas.

Sanders formó parte de uno de los mejores elencos del Nacional de Ingenieros en la época dorada en el Rubén Callejas.

Y a nivel personal, ¿hay familia? 
Soy casado, tengo una hija. Somos 5 hermanos, soy el tercero. Nací en mi bello puerto de La Ceiba. Me crié en uno de los barrios más populares, La Julia, siempre fui muy sociable, estuve en un ambiente social armonioso.

Además del baloncesto, ¿practicó otras disciplinas? 
Jugué fútbol, voleibol, también practiqué el atletismo. En la escuela jugué fútbol, fui portero, inclusive jugué en contra del famoso “Tyson” Núñez, me entrenaba el profesor Muñoz. Jugué torneos regionales, pero me incliné más por el baloncesto.

¿Cómo fue su inicio?
El inicio fue en La Ceiba en un equipo de nombre Lava Todo. Cómo no recordar esos tiempos, fui campeón juvenil regional y máximo anotador. Estoy agradecido con mi primer entrenador Alejandro Chirinos, fue parte fundamental en mi carrera.

Sanders feliz con su esposa e hija, llevan una vida muy familiar en California, al oeste de los Estados Unidos.

Sanders feliz con su esposa e hija, llevan una vida muy familiar en California, al oeste de los Estados Unidos.

¿Sus primeros equipos?
Antes de ir a jugar a Tegucigalpa, lo hice en Cama Nacional, mi primer equipo de Liga Nacional. Sus dirigentes se portaron a la altura conmigo. Siempre les recuerdo. A los 17 años fui el novato del año, máximo anotador y reboteador. En la siguiente temporada me fui a Tegucigalpa para jugar con el Icevic Dimerc, donde dejé muchos amigos, estoy muy agradecido con Rubén Cuéllar y el entrenador Francisco “Chino” López.

¿Pero se fue al Nacional de Ingenieros?
En la siguiente temporada fiché para Nacional de Ingenieros, se me hace un nudo en la garganta al recordar esa época, con ellos prácticamente logré todo.

¿Qué recuerdos tiene de N.I.?
Una experiencia, fue fenomenal, allí hice una familia, amigos más que todo, hermanos. No tengo palabras para describirlo, pasé por varios entrenadores con diferentes filosofías y métodos, entre ellos Reggie Grenald, Duncan, Raymond Dalmau, pero el que más recuerdo es al profe “El Guajiro”, marcó mucho mi carrera, todo un profesional, un amigo que me ayudaba después de los entrenamientos, bromeaba mucho pero a la hora de hacer el trabajo todo era seriedad, indiscutible un gran amigo, que Dios lo tenga a su lado.

Los famosos ‘donqueos’ de George Sanders, inolvidables noches en el desaparecido gimnasio.

Los famosos ‘donqueos’ de George Sanders, inolvidables noches en el desaparecido gimnasio.

Y en las selecciones, ¿qué momentos no olvida?
A nivel de selecciones tengo muchos recuerdos, porque jugué varios torneos centroamericanos. También Panamericanos de clubes en Argentina, República Dominicana, Venezuela, México y toda Centroamérica, pero mi mejor recuerdo es lograr el título centroamericano, único en la historia del baloncesto hondureño.

De los entrenadores que le ayudaron, ¿a cuáles recuerda?
Cómo no recordar a Víctor “Maldito” Fúnez y al “Chino” López, hoy por hoy junto a Juan José Aguirre los mejores entrenadores hondureños, aunque han salido entrenadores jóvenes con mucho talento, de los que también aprendí, entre ellos Carlos Santos, el “Chino” Leva, Henry Andino, quizá pasé algunos nombres por alto, mis saludos y respetos para todos.

¿Es cierto que la Liga Nacional de Baloncesto fue la mejor Liga?
Fue y será la mejor etapa del baloncesto nacional, cómo no recordar esos partidos a gimnasio lleno, era impresionante el Rubén Callejas lleno a reventar.

¿Con cuál compañero se entendía mejor en el entarimado?
Me entendía con todos, pero sin duda el capitán y orquestador del equipo, Carlos Padilla, era muy especial, además de ser gran persona y amigo, era excelente jugador, yo lo comparaba con John Stockton, los pases eran milimétricos. Además recuerdo con cariño a mis otros compañeros como el “El Flaco” Morán, Pedro Moisés Salazar, Jerry Echenique, Juan Francisco Reyes, a César “Franzuá” Stling, William Waterhouse, son muchos, hoy no termino.

También fue parte de la inauguración del Coliseo Nacional de Ingenieros.

También fue parte de la inauguración del Coliseo Nacional de Ingenieros.

¿Fue buen donqueador?
Disfruté mucho los ‘donqueos’, pero no me considero el mejor, de todos los que hice, hay uno especial en un partido entre Nacional de Ingenieros y Olimpia en el Rubén Callejas Valentine, en un rompimiento rápido el jugador contrario, Juan Castillo, quiso sacarme un ofensivo, brinqué de la línea del tiro libre se la ‘donquié’ con todo y falta.

¿Cuáles eran los rivales más complicados en LNB? 
Todos eran difíciles, eran muy parejos, pero en su orden, Más x Menos, Icevic Dimerc, no digamos Marathón.

¿Nostalgia por desaparecimiento del Rubén Callejas?
Mucha nostalgia, fue mi casa deportiva, cómo no recordar esos llenazos, no hay momentos que no recuerdo el Callejas Valentine, allí estaba toda la historia del baloncesto hondureño. Después del Mitch dos veces pasé por allí, lo único que pude ver fue una pared con lodo y unas bases de cemento y un basurero, se me rodaron lágrimas, ese huracán destruyó toda una historia.

¿A qué adversario admiró en el baloncesto local?
Hay muchos, entre ellos Eddy Canedy, Mario Emilio Mencos, Mario Blanco, Carlos Padilla, Rivelino Warren, Jerry Echenique, Juan Francisco Reyes, “El Chinito” López, no puedo dar uno específico como el mejor, agrego a Franzuá, Waterhouse, Pedro Salazar, y a Julián “Caché” Bonilla.

¿Qué opina del baloncesto actual en Honduras?
No quiero menospreciar el nivel actual, pero ahora no hay equipos competitivos. Con dos clubes compitiendo no creo que pueda levantar la Liga, los demás solo están para llenar el cupo, ya no hay empresarios que inviertan en el baloncesto, entonces no le podemos exigir mucho a los pocos jugadores. Hay muchos basquetbolistas que reciben un apoyo escolar pero otros no tienen ni para la comida, ni el pasaje del bus, estamos muy lejos en volver a una liga profesional.

Todo un gran basquetbolista que dejó su estilo propio de luchador en los tableros de los gimnasios donde jugó.

Todo un gran basquetbolista que dejó su estilo propio de luchador en los tableros de los gimnasios donde jugó.

¿Qué añora de Honduras?
Un país sin violencia y menos corrupción.

A nivel dirigencial, ¿a quiénes recuerda?
Todos han sido buenos pero el equipo que marcó mi vida fue Nacional de Ingenieros, hice una familia y siempre estaré agradecido al ingeniero Ivis López y su esposa Lily Raudales.

¿El mejor quinteto de su época?
Difícil responder, pero le diré que casi siempre el quinteto inicial fue Carlos Padilla, César Stling, Jerry Echenique, Juan Francisco Reyes, y su servidor, en ese tiempo con el cubano César Valdés. Y otro alternativo con Pedro Moisés Salazar, William Waterhouse, José Luis López, Neptaly Figueroa y de entrenador Víctor “Maldito”Fúnez.

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Deja tu comentario

Recomendamos - Baloncesto