Connect with us

Bla Bla

Nunca falta un pelo en la sopa

El domingo tuve la oportunidad de estar por segunda ocasión en el estadio Juan Ramón Brevé de Juticalpa, y para qué negarlo, vivimos un ambientazo desde nuestra llegada a las “pampas”, sin embargo no faltó el pelo en sopa, algunos inadaptados al calor de los tragos, lanzaron un sin número de envases de cerveza al terreno de las acciones.

Una pena por su afición y por el pastor Samuel García, pero unos pocos enemigos del Juticalpa se encargaron de arruinar lo que pudo ser una inolvidable fiesta deportiva, ya que aprovechando que no existe malla de seguridad convirtieron su “bebida” en proyectiles que por suerte no impactaron en la humanidad de los ahí presentes.

Lo paradójico del asunto es que previo al juego entre Juticalpa y Olimpia, la junta directiva del pampero anunció medidas como prohibir las bebidas en lata, así como el ingreso de la Ultrafiel, sin embargo sucedió todo lo contrario, el “guaro”, las “birrias”, los envases y los Ultras abundaron, esto a vista y paciencia de la autoridad.

Lástima por la directiva “canechera”, ya que al inicio de cada juego incentivan a la afición por el buen comportamiento, con oraciones y mensajes de paz, sin embargo poco a poco se van dando cuenta de lo complicado que resulta luchar con la cultura de algunos inadaptados.

Hay que destacar que el club “canechero” intenta implementar y, como modalidad, el jugar en su estadio sin malla de seguridad y así ponerle punto y final al tabú que la afición de Honduras es violenta.

No obstante y con estos penosos acontecimientos, desde ya tienen que ir pensando en elevar el cerco de seguridad, para evitar invasión y lanzamientos de objetos al campo, de lo contrario su escenario va pasar a la historia, pero por ser uno de los más inseguros y tenebrosos de Centroamérica.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla