Connect with us

Más Deportes

La Vuelta redime al Giro y entierra el Tour

La Vuelta a España ha redimido al Giro de Italia y enterrado al Tour de Francia, siempre de 2015, en una etapa para la historia en Andorra en la que los que brillaron en la carrera rosa han asestado un duro golpe a los que despuntaron en la Grande Boucle, todos destrozados camino de Cortals d’Encamp.

Rememorando su espectacular Giro, el Astana de Fabio Aru y Mikel Landa, segundo y tercero tras el ausente Alberto Contador, ha ofrecido una impresionante exhibición en la durísima etapa ideada por Joaquín ‘Purito’ Rodríguez, el otro gran beneficiado del día.

Una jornada que será recordada porque en ella hincaron la rodilla, uno detrás de otro, nada más y nada menos que Chris Froome, Nairo Quintana y Alejandro Valverde, el último podio del Tour.

Curiosamente, es el que el ocupó el tercer y último de los peldaños del podio de París, Valverde, todavía a 1:52 del liderato, el único del trío que mantiene opciones reales de triunfo. Quintana, a 3:07 de Aru y emitiendo cada vez peores sensaciones, y Froome, ya a 7:30, están completamente descartados.

El británico, que sumó su segundo maillot amarillo allende los Pirineos que estos días visita la Vuelta, tiene coartada: una caída nada más comenzar le arruinó la etapa. Pareció recuperarse de ella y enlazó los otros favoritos, pero pronto se hundió de nuevo.

Lo del colombiano se veía venir tras un par de arranques fallidos en la primera semana, algo más que inusual en un corredor de la seguridad, la fiabilidad y el temple del de Boyacá.

Así, será de nuevo Valverde -¡otra vez él- el que tratará de salvar los muebles de un Movistar que ha sufrido uno de sus peores días. Pero esperar del español que dé replica al desatado Astana, que hoy volvió a tirar arriba, abajo y por el medio, y a otros en su día damnificados por el Tour es mucho esperar. No está para ello, a pesar de su talento y profesionalidad.

El Astana, más concretamente Aru porque Mikel Landa -hoy héroe- enterró sus opciones con sorprendentes pérdidas de tiempo en días anteriores de bastante menos exigencia, tiene ahora el ojo más puesto en corredores que estuvieron en Francia pero casi de visita.

Ciclistas como el propio Purito o el polaco Rafal Makja que antepusieron pronto en Francia sus ambiciones puntuales a las globales para las que parecen llamados; o Tom Dumoulin, al que una caída le retrasó unos meses una explosión esperada. Pero de otra manera.

Cierra el Top-5 de la carrera un corredor que se ha revelado en visionario, Johan Esteban Chaves, que disputó el Giro pensando en la Vuelta. Sabia decisión por lo que le ha rentado, aunque viendo a Landa y Aru, se podía haber permitido algún lujo por Italia.

Otro de los triunfadores de la Vuelta es, por cierto, uno que no está: Contador, al que más de una reprimenda le cayó por un Tour muy alejado de su estatus y por debajo de un corredor de su carrera.

Pero el derrumbe de los primeros de la prueba francesa deja claro que el cuerpo tiene sus límites y enlazar el Tour con otra grande, por delante o por detrás, empieza a ser un imposible tal y como se plantean ahora unos recorridos que demandan batalla diaria.

Como la que podría tener a Aru hasta Madrid si Purito, a solo 27 segundos, está dispuesto a dinamitar la carrera en esos muros por el norte de España que tanto encajan en sus condiciones de fino ‘griumpeur’.

O si Tom Dumoulin, sin duda el ‘tapado’ tras Andorra, tercero en la General a solo medio minuto del liderato, aprovecha la crono de Burgos para recordar a todos lo que esperaban de él hace unas semanas: al sucesor de Fabian Cancellara y Tony Martin.

Si es así, seguro que dará por buen la caída sufrida en el Tour. Una carrera enterrada hoy, en una misma jornada, derruidos sus tres primeros clasificados. Justo el día en que se redimió el Giro con el Astana, Aru y Landa, imparables y a plena potencia como en el pasado mes de mayo. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes