Connect with us

Bla Bla

Gracias amigos…

Tras diez años en los que he sido inmensamente feliz y en los que crecí de gran manera como profesional, hoy he tomado la determinación de buscar nuevos horizontes y es imposible no sentir nostalgia de dejar LA TRIBUNA que se ha convertido en mi casa.

Sin embargo en la vida hay que tomar decisiones difíciles, esta es una de ellas y es justo irse agradeciendo a todos aquellos que de alguna manera me apoyaron y han sido bastiones importantes en mi desarrollo profesional.

Quiero dar gracias primero a Marlen Perdomo, a quien le tengo un profundo respeto y admiración, fue ella quien me recomendó para que me abrieran las puertas de este importante diario y con sus consejos siempre oportunos me ha guiado a lo largo de estos años.

Mención especial para el amigo y director de LA TRIBUNA, don Adán Elvir, un verdadero profesional de quien solo puedo decir cosas buenas, un ejemplo a seguir que supo aguantar mis fallas de novato y me invitó a ser mejor cada día.

Por supuesto a mis compañeros, mi jefe inmediato, Rafael Lazzari, quien nunca perdió la capacidad de sorprenderme, inteligente y astuto, siempre se le puede aprender algo nuevo; sin olvidar a los compañeros: David Sierra, César Rosales, Rudy Urbina y Víctor Colindres.

A los amigos Marcial Torres y Giovanni Gómez, apoyos permanentes en el diario vivir, de sus experiencias aprendí mucho; Hugo Navarrete y Rodolfo Herrera, dos tipos que caminan por la vida con la lealtad como bandera, hacen falta más de ellos en este mundo.

A Josué Castro y por supuesto a mi gran hermano, Roxne “Pando” Romero, compañero leal de grandes batallas, sus ocurrencias harán mucha falta, amigo del alma. De LA TRIBUNA solo puedo decir cosas positivas, me dieron la oportunidad de crecer profesionalmente, de conocer el mundo, de hacer amigos, y encima aquí conocí a la mujer que será mi esposa, por todo esto, un millón de gracias.

Por: Jairo Landa
@jairolanda1

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla