Connect with us

Bla Bla

Del cielo al infierno

La debacle de Miguel Herrera
Por. Juan de Dios Castillo jr.

La vida de Miguel Herrera en el fútbol mexicano ha estado envuelta en un sinfín de matices polémicos. En la mayoría de las ocasiones es más sencillo recordar sus errores que sus aciertos. Esto es algo lamentable, porque creo que es un técnico con mucho futuro, que le gusta trabajar y en general lo hace muy bien. Sus equipos han demostrado destellos de gran fútbol, es un técnico obsesionado con el ataque. A Miguel siempre le ha gustado implementar ese sello de coraje, entrega y pasión que lleva dentro de su ADN.

Desafortunadamente este sello ha sido también causa de muchos traspiés en su carrera futbolística. Basta recordar la patada que le propinó a Dolmo Flores en un partido eliminatorio en el estadio Azteca. Lo cual le causó una tarjeta roja directa y su salida de la selección nacional. Conozco a Miguel desde el año de 1993, cuando era parte de esa selección nacional de Mejía Barón y mi padre era entrenador de la selección juvenil. Como entrenador su trayectoria en general ha sido buena a mi punto de vista. Comenzó dirigiendo al Atlante, lo hizo de manera muy exitosa. Pero fue ahí donde Miguel Herrera comenzó a desarrollar ese lado de figura pública y popular. Recuerdo en esos años dirigiendo al Atlante que Miguel apareció en un video “cantando”, brincando y actuando una canción estilo rock escrita para el mismo club.

En Monterrey Miguel se dedicó a trabajar y demostró su capacidad como técnico dirigiendo un equipo que jugaba espectacular y logró meterlo en dos finales que lamentablemente perdió. En ese período tuve la oportunidad una vez más de ver su trabajo en varios de sus entrenamientos y como dije anteriormente es muy bueno. Después estuvo en otros equipos donde no corrió con tanta suerte hasta llegar al América, que como todos sabemos es manejada por Televisa. Aquí Miguel recibió la atención y reconocimiento a nivel nacional que al parecer tanto anhelaba.

Después de ganar su primer título con América la influencia televisiva lo colocó en el banquillo nacional, cosa que en su momento era una auténtica papa caliente.

Tomó el reto y todas las dudas con respecto a si tenía la capacidad o no se borraron tajantemente en el mundial de Brasil, donde México por momentos mostró un excelente fútbol y estuvo casi a punto de eliminar a la poderosa y espectacular Holanda. Hace un año que Miguel era visto como un ídolo, la esperanza de este fútbol mexicano tan ávido de triunfos y logros. Si hace un año que fue considerado por muchos como el entrenador más carismático y apasionado del mundial ¿Pero que le siguió a este éxito? Una sobreexposición mediática que se salió de control. Más allá de los fracasos de Copa América o malos planteamientos tácticos a Miguel se lo comió el mismo personaje que él creó. Con comerciales de tv, radio y prensa por todos lados, entrevistas en cualquier cantidad de shows que en muchas ocasiones no tenían nada que ver con fútbol.

El problema no es tanto lo que Miguel hizo, que es obvio estuvo muy mal. Para los que los conocen la pregunta era ¿Cuándo lo iba a hacer? Para mi la cuestión va más allá del “golpe” a Martinolli, o la supuesta limitación táctica. Lo que me preocupa es ¿Qué hay detrás de esto? ¿Será que TV Azteca ya tiene a su prospecto alineado para tomar las riendas de la selección? ¿Qué se está manejando tras bambalinas en esta tan devaluada comisión de selecciones y federación mexicana de fútbol?

Lo de Miguel “El Piojo” Herrera es muy lamentable, pero para mi es mucho más lamentable lo que han hecho los directivos con la selección mexicana en los últimos años. Se ha convertido en un circo mediático donde en Miguel Herrera encontraron a su mejor representante.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla