Connect with us

Más Deportes

Pekín candidata a los JJOO de 2022

El próximo mes de julio se decide la ciudad que organizará los Juegos Olímpicos de invierno de 2022. Con la crisis económica azotando aún a algunos lugares de Europa, Pekín se prepara para conseguir la organización de este evento.

Asia va a monopolizar lo deportivo: a los dos JJOO invernales consecutivos que de seguro va a haber, se añadirán las Olimpiadas de verano de Tokio 2020 y el mundial de fútbol de Qatar 2022.

“Tenemos el 50 por ciento de posibilidades”, señala a Efe el subdirector de Comunicaciones de la candidatura, Xu Jicheng, quien defiende como gran valor de la apuesta pequinesa la estabilidad política y económica del país.

Pekín es una ciudad donde raramente nieva, y aunque está rodeada de montañas, es casi totalmente llana. En realidad, de ser elegida, la capital china solo acogería las pruebas de hielo (patinaje, hockey, curling), mientras que el esquí alpino se celebraría en pistas aún no construidas en la localidad de Yanqing.

Imagen de una zona de la Gran Muralla china nevada. Este sería el marco de fondo de algunas pruebas de los JJOO de 2022 en Pekín. Foto EFE

Imagen de una zona de la Gran Muralla china nevada. Este sería el marco de fondo de algunas pruebas de los JJOO de 2022 en Pekín. Foto EFE

El próximo 31 de julio, la asamblea del Comité Olímpico Internacional, reunida en Kuala Lumpur, decidirá la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. Tras los de Sochi 2014, y los de Pyeongchang 2018, en Asia, se esperaba que Europa fuera el escenario elegido, pero la crisis sigue haciendo mella en el viejo continente y muchas ciudades inicialmente interesadas (Oslo, Estocolmo, Cracovia, Barcelona, Zaragoza…) fueron, poco a poco, renunciando a presentar candidaturas.

Asia, el continente que mejor ha resistido la crisis y sobre el que parece que va a bascular el centro político y económico mundial en el siglo XXI, parece ahora el más interesado y preparado para estos grandes eventos deportivos, y solo dos candidaturas de esta región aspiran a la sede: la kazaja Almaty y la capital china, Pekín.

¿LA PRIMERA CIUDAD EN CONSEGUIR
JJOO DE VERANO Y DE INVIERNO?

Ello significa que en esos años Asia va a monopolizar lo deportivo: a los dos JJOO invernales consecutivos que de seguro va a haber, se añadirán las Olimpiadas de verano de Tokio 2020 y el mundial de fútbol de Qatar 2022.

PEKIN

Pekín, que todavía tiene cercano el recuerdo de los JJOO estivales de 2008, apuesta decididamente por una candidatura que le podría convertir en la primera ciudad del mundo en acoger unas Olimpiadas de Verano y otras de Invierno, algo que intentaron previamente, pero no consiguieron urbes como Múnich o Estocolmo. Algo notable en un país relativamente joven en el movimiento olímpico: la República Popular debutó con un equipo muy reducido en Helsinki 1952, pero luego dejó de participar hasta Los Ángeles 1984 debido a la disputa sobre la presencia de Taiwán y al nombre de ese equipo en la mayor cita deportiva mundial.

Por fama, experiencia y poder económico muchos apuntan a Pekín como la favorita, aunque los representantes de la candidatura no quieren triunfalismos. “Tenemos el 50 por ciento de posibilidades”, señala a Efe el subdirector de Comunicaciones de la candidatura, Xu Jicheng, quien defiende como gran valor de la apuesta pequinesa la estabilidad política y económica del país.

En los mismos términos se expresa el teniente de alcalde de la ciudad, Zhang Jiandong, vicepresidente de la candidatura: “Unos juegos necesitan un ambiente estable en lo social, lo político y lo económico para ser exitosos”, destaca.

PEKIN-4

Pekín es la más conocida de las dos ciudades, y cuenta con experiencia en grandes eventos deportivos internacionales (este año acogerá también los mundiales de atletismo), aunque, paradójicamente, se presenta como una candidatura más económica que la de Almaty.

LA GRAN MURALLA DE FONDO

“Hemos reducido presupuestos siguiendo principios científicos, rigurosos y muy cuidadosos”, señala a Efe el teniente de alcalde pequinés, hablando de una austeridad, algo que en realidad afecta a China en todos los sectores, especialmente a raíz de que llegara en 2013 a la presidencia del país Xi Jinping, martillo de funcionarios corruptos y enemigo acérrimo del lujo. Por el momento, Pekín 2022 ha gastado en la candidatura 18 millones de dólares, casi la mitad que Almaty. Y en 2022, a diferencia de 2008, habría un importante aporte de la empresa privada, especialmente de las firmas turísticas que gestionan estaciones de esquí, como la firma malasia Genting.

Pekín es una ciudad donde raramente nieva, y aunque está rodeada de montañas, es casi totalmente llana. En realidad, de ser elegida, la capital china solo acogería las pruebas de hielo (patinaje, hockey, curling), mientras que el esquí alpino se celebraría en pistas aún no construidas en la localidad de Yanqing, a unos 70 kilómetros al norte, donde los esquiadores se deslizarían con espectaculares vistas de la Gran Muralla en el fondo.

PEKIN-3

El esquí nórdico (biatlón, esquí de fondo) sería aún más lejos, en el término municipal de Zhangjiakou, a unos 200 kilómetros de la capital china.

RECICLANDO LOS “ELEFANTES BLANCOS”

A Pekín 2008 se le criticó haber dejado algunos “elefantes blancos”, grandes estadios que después han sido poco usados, pero unos Juegos en 2022 intentarían desmentir esta idea volviendo a acoger pruebas de talla mundial.

Por ejemplo: el Cubo de Agua, ese espectacular prisma con paredes en forma de burbuja que acogió las pruebas de natación en las que brilló Michael Phelps, sería ahora sede de un deporte mucho más minoritario pero que en China genera pasiones, el curling (la selección china de este deporte es de las mejores del mundo).

El Estadio del Nido de Pájaro volvería a tener ceremonias de inauguración y clausura. En cuanto al Pabellón Nacional y el de Wukesong, que hace siete años acogieron las finales olímpicas de gimnasia, balonmano o baloncesto, ahora se cubrirían de agua helada para el patinaje artístico, el de velocidad o el hockey.

En todo caso, por encima de la experiencia, la estabilidad o la calidad de las instalaciones, Pekín juega su principal baza en otro aspecto, la urgencia del COI por “salvar” los deportes invernales, que nunca acaban de tener una popularidad del todo universal. China, un país donde la práctica del esquí ha aumentado exponencialmente en los últimos años, promete al movimiento olímpico que unos Juegos de Pekín 2022 podrían suponer 300 millones más de practicantes de deportes de invierno, una arriesgada cifra (el 25 por ciento de la población nacional) que ha sido citada hasta por el presidente chino. (EFE/REPORTAJES).

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes