Connect with us

Fútbol Internacional

Messi y Godín, faro y timonel para ‘navegar’ el clásico rioplatense

Dos figuras emergen como el faro y el timonel de sus equipos en las turbulentas aguas del clásico del Río de la Plata: Diego Godín y Lionel Messi, capitanes de Uruguay y Argentina, respectivamente, y representantes de dos estilos muy diferentes de comandar una nave.

Ambas escuadras reeditarán mañana un encuentro clásico, considerado el más antiguo fuera de Gran Bretaña, en la segunda jornada del Grupo B de la Copa América de Chile.

Godín, un faro de 1,86 metros que prendió en el pasado Mundial de Brasil, cuando se apagó la luz de Diego Lugano, guía a los suyos desde la retaguardia, dominando el juego aéreo con su planta imponente, de forma inquebrantable, y también osada, como demuestra cada vez que sube al ataque para rematar de cabeza.

Apodado ‘El Faraón’, su jerarquía no se discute en un plantel uruguayo en pleno proceso de transición que necesita a alguien que ilumine a los más nuevos.

En él confía plenamente el seleccionar uruguayo, Óscar Washington Tabárez, para transmitir sus órdenes a la cancha, para cambiar el dibujo sobre la marcha, para llegar donde la voz del ‘Maestro’ no alcanza.

Enfrente, el buque argentino, que transporta toneladas de calidad en las piernas de Ángel di María, ‘Kun’ Agüero, Gonzalo Higuaín o Ezequiel Lavezzi, se mueve ligero, a la vertiginosa velocidad que marca su timonel, Lionel Messi, capaz de hacer zigzaguear la embarcación como si de una lancha motora se tratara.

Goleador, imaginativo, impredecible… a sus pies se encomienda la tripulación Albiceleste, por más que se suela atribuir una mayor ascendencia en el vestuario a Javier Mascherano, ‘El Jefecito’.

Lo saben Facundo Roncaglia y Sergio Romero, que pese al tropiezo ante Paraguay (2-2) en la primera jornada de la Copa América se mostraron tranquilos pues “el enano”, como llamaron a Messi, está en plena forma y puede enderezar el rumbo.

Viejos conocidos de la liga española, Godín y Messi se enfrentaron dos veces este curso en la competición regular defendiendo las elásticas del Atlético de Madrid y el Barcelona, respectivamente, y en ambos casos salió victorioso el argentino, que además vio puerta tanto en el Vicente Calderón como en el Camp Nou.

También se las vieron en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, donde Messi volvió a quebrantar la zaga de Godín, sin que éste pudiera luego ayudar a los suyos en la vuelta por acumulación de tarjetas. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional