Connect with us

Fútbol Internacional

Nueva Zelanda-2015, el peor Mundial Sub-20 para Latinoamérica

La eliminación de Colombia a manos de Estados Unidos en octavos del Mundial Sub-20 certificó un dato inédito: por primera vez en la historia desde el nacimiento del torneo en Túnez-1977 habrá un único representante latinoamericano en cuartos para pelear por el título, el superviviente Brasil.

El pentacampeón mundial, cuarto del Sudamericano-2015, derrotó este jueves 5-4 por penales al subcampeón mundial Uruguay, tras 0-0 en el juego en New Plymouth, y deberá sacar la cara por el bloque latinoamericano que históricamente ha dominado esta competición juvenil.

Uno de ocho en cuartos de final nunca se había visto como ocurre ahora en Nueva Zelanda-2015. Al menos dos, tres o cuatro selecciones decoraban esta parte decisiva del tablero en busca de los semifinalistas.

Los juveniles latinoamericanos han ganado once títulos de los 19 que se pusieron en juego hasta el momento, con siete medallas de plata y otras tantas de bronce. Y la Canarinha deberá esforzarse para que este bloque no iguale su peor marca de la historia, en Australia-1981, cuando en el cuadro de semifinales no pintó ningún latino.

-Fracasos de Argentina y México-

El bajón de rendimiento se acentúa en el marco de un certamen al que las potencias latinoamericanas llegaban a pleno y con chapa de candidatas al título, como cabe destacar especialmente en el caso de Argentina y México, campeones de sus regiones que al final terminaron echados en la fase de grupos, erigiéndose como los fracasos más rotundos.

“Cuando no se logra el objetivo, qué se puede decir”, dijo el seleccionador del tricampeón de la CONCACAF Sergio Almaguer, quien había llegado a tierra neozelandesa declarando que sus chicos estaban allí “para buscar el campeonato”.

Ahora su futuro en el cargo es incierto, después de quedar último en el grupo de la muerte con Serbia (0-2), Uruguay (2-1) y Mali (0-2).

Algo parecido sucedió con Humberto Grondona en Argentina, que se despidió en primera ronda sin siquiera un triunfo frente a Panamá (2-2), Ghana (2-3) y Austria (0-0).

“Esto fue un fracaso, pero el resto del ciclo un éxito”, se defendió Humbertito, quien contaba con un plantel con estrellas como Ángel Correa, Leo Rolón y Gio Simeone, todos chicos con roce en primera división y hacía soñar a los hinchas albicelestes tras la conquista del título sudamericano en Uruguay-2015 luego de 12 años de sequía.

-Honduras y Panamá, sin objetivos mínimos-

Obviamente, menos responsabilidad tenía Honduras, que igual falló en su objetivo: buscaba el primer pase a octavos de final de su historia en esta categoría y lo tuvo al alcance cuando perdió catastróficamente contra la modesta y debutante absoluta Fiyi (0-3), en una página aciaga de su ascendente vida en materia de juveniles.

“Se nos hizo cuesta arriba”, reconoció su técnico Jorge Jiménez tras encajar una dolorosa derrota de despedida con Alemania (5-1).

Panamá tampoco consiguió su meta mínima: ganar su primer partido en Copa del Mundo, pese a que estuvo cerca de hacerlo ante Argentina (2-2), aunque después cedió luchando contra Austria (1-2) y Ghana (0-1).

“Vinimos con el objetivo de lograr nuestra primera victoria, pero no lo conseguimos. Y estamos muy disgustados”, sostuvo el DT Leonardo Pipino, aunque en su balance general destacó el aprendizaje de una generación que debe “progresar físicamente y obtener más experiencia internacional”.

-Colombia y Uruguay defraudaron –

Colombia, que pretendían llegar a la final para superar el bronce de Emiratos-2003, alcanzó los octavos pero volvió a chocar con esta misma barrera que la detuvo en Turquía-2013. Su verdugo fue Estados Unidos, que le hundió el sueño con su única jugada de peligro neto en 90 minutos (0-1).

“Queríamos más. Es una pena que no hayamos conseguido marcar, incluso en la más clara que fue el penal (fallado por Jarlan Barrera en el minuto 83). Pero estoy encantado con esta generación de futbolistas excelentes en el aspecto técnico”, confesó el timonel colombiano Carlos Restrepo, augurando que “algunos de estos chicos tienen una gran carrera por delante”.

Tampoco fue muy bueno lo de la Celeste. Llegó con ilusión de pescar su primer título mundial juvenil después de que se le escapara en los penales hace dos años.

Pero en Nueva Zelanda no funcionó su fase ofensiva y dejó más garra y corazón que fútbol. “No hay nada que reprochar a nuestra actuación de hoy”, consideró el DT Fabián Coito, aunque a veces con la entrega sola no alcanza.AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional