Connect with us

Tenis

Djokovic busca el cielo de París ante Wawrinka

Tras destronar a Rafael Nadal en cuartos y superar una larga batalla en semifinales ante Andy Murray, Novak Djokovic (N.1) afronta el domingo la final de Roland Garros, único Grand Slam que le falta, ante Stan Wawrinka (N.8), un jugador que sabe cómo ganarle.

En el cómputo global el suizo sólo ha ganado tres veces al serbio en 20 partidos (5-1 sobre tierra batida), pero le infligió una de sus derrotas más dolorosas.

Ocurrió en 2014, en el Abierto de Australia, torneo preferido de Djokovic, que venía de ganarlo los tres años anteriores.

Wawrinka, que terminaría levantando el trofeo, le eliminó en cuartos de final, en un espectacular duelo que finalizó 9-7 en el quinto set.

El suizo acostumbra a ponerle en dificultades en los grandes escenarios. Le llevó al límite en el US Open 2013 (derrota en cinco sets) y en octavos de Australia 2013 (12-10 para el serbio en el quinto).

– La última barrera
Djokovic, que lleva una racha de 28 victorias consecutivas, jugará su 16ª final de Grand Slam, sólo a un paso de su objetivo prioritario, ganar el único grande que falta en su colección y entrar definitivamente en el panteón del tenis.

Pero, además de los precedentes, hay otros factores que invitan a pensar que su victoria no será precisamente un paseo.

A ‘Djoko’ le podría traicionar la ansiedad por superar la última barrera. Tras haber perdido dos veces la final en París, en 2012 y 2014 ante Nadal, vuelve a estar amenazado por el mal de altura.

Este elemento entró en juego en la semifinal ante Murray, decidida en la quinta manga tras 4 horas y 9 minutos. El serbio, que parecía a punto de cerrar el partido en la tercera, permitió al escocés ganar dos sets.

Además, la posibilidad de una tormenta y a continuación la falta de luz, obligó a la organización a aplazar el partido al sábado, cuando estaba en el ecuador del cuarto set.

– Menor desgaste físico –
Djokovic selló su pase, pero sembró algunas dudas. Además de ‘dejarse’ remontar, el posible desgaste físico podría pesarle ante Wawrinka.

El serbio tendrá apenas 24 horas para descansar y preparar el partido por el título, mientras que Wawrinka, que acabó exhausto el viernes en una jornada en la que se alcanzaron los 35 grados, dispondrá del doble de tiempo.

Además Wawrinnka ha demostrado que los retos no le asustan.

Llega a la final tras haber despedido por la vía rápida en cuartos a su compatriota y amigo Roger Federer.

En semifinales eliminó al ídolo local Jo-Wilfried Tsonga, mostrando una gran solidez mental ante una Philippe Chatrier que no paró de empujar al francés.

“Tengo un juego que molesta a los otros jugadores. Cuando me siento al máximo de mi forma, puedo ganar a cualquiera”, avisa.

Deja tu comentario

Recomendamos - Tenis