Connect with us

Embajadores

Roby Norales víctima de racismo en Guatemala

En reiteradas ocasiones hemos comentado que en el fútbol hondureño se repiten muchas historias, futbolistas con grandes cualidades destacan pero la falta de continuidad en sus clubes les pasa factura y tienen que buscar nuevos horizontes en países vecinos donde se vuelven a revalorizar para regresar.

Ese es el caso de Roby Norales, quien hasta hace un par de años era de los atacantes con mayor futuro en el campeón Motagua, pero de repente su nivel bajó y el entrenador Diego Vázquez le dio de baja, por eso tuvo que buscar nuevos horizontes, recalando en Real Sociedad donde tuvo poca participación, por lo que se marchó a la Liga de Ascenso de Guatemala donde ya destaca anotando goles, suma 7 en 13 partidos con su equipo Club Deportivo Ayutla, candidato al ascenso.

Pese a estar lejos, en la ciudad Tecun Uman Ayutla de San Marco, frontera con México, se siente a gusto porque tiene la oportunidad de ser titular y porque está anotando goles importantes para su equipo: “vamos a pelear para un ascenso a primera, estoy muy motivado luego de lo triste que estuve cuando la “Barbie” Vázquez decidió no contar conmigo, pero llegué a la Real Sociedad donde no tuve un buen campeonato, apenas jugué 4 partidos, eso me motivó a buscar nuevos horizontes y gracias a Dios me siento como nuevo, con ilusiones hacia el futuro”.

LO ÚNICO MALO, SUFRIR RACISMO
A pesar de que fue un golpe duro salir de Motagua después de dos años donde anotó ocho goles, sus ilusiones están intactas, quiere volver a Honduras a un equipo grande y luchar por lo que siempre soñó, ser goleador y si es posible llegar a una selección nacional, ya que considera que a sus 24 años es un futbolista con mucho camino por andar.

A pesar del racismo grosero que vive en Guatemala, no desmaya y sigue haciendo goles, el fin de semana hizo dos.

A pesar del racismo grosero que vive en Guatemala, no desmaya y sigue haciendo goles, el fin de semana hizo dos.

“Aquí en Guatemala añoro tantas cosas, sobre todo la comida y además el racismo ha sido bastante cruel, me han tratado de mono, es muy difícil para mí, pero he sido fuerte. Imagínense que en un partido en Puerto San José me dijeron mono andá subite al palo de coco, yo me quise salir, pero no me dejaron mis compañeros, tuve el respaldo de mi equipo. Castigaron el estadio y al club lo multaron, pero es inaudito a esta altura de la vida moderna”, dijo en tono molesto.

Pero lo insólito del tema es que cuando jugaron con el filial del Comunicaciones, el club Crema en el estadio Cemento Progreso de la capital, el técnico y varios jugadores rivales le gritaron mono: “nunca los castigaron, aunque me quejé públicamente, pero como es el poderoso Comunicaciones no dijeron nada, incluso alguna prensa me hizo mofa, no dijeron nada porque hasta aficionados cremas son, eso no puede ser, la FIFA debe actuar en estos casos”, agregó en la denuncia.

Pero no todo es desagradable en Guatemala, ya que en su equipo lo aprecian mucho, incluso bromea con todos, aunque sus mejores amigos son los colombianos Edison Aquillar y Celimo Polo, además de algunos chapines como Kenneth Tovar, Kevin García y Juan Yax.

Algo que sí añoraba el veloz atacante de Río Esteban, Balfate, Colón, es a su familia, aunque ya llegó su esposa, quien le complace haciéndole sus comidas favoritas: “extrañaba las baleadas, machuca y en el plano de lugares, no cabe duda que extraño las playas catrachas, ja ja ja”.

Por: Geovanni Gómez
@geovanny

Deja tu comentario

Recomendamos - Embajadores