Connect with us

De Todo Un Poco

La lujosa vida que se daba el “sapo” Blazer

Con el dinero mal habido de FIFA y Concacaf pagaba un apartamento de 6 mil dólares para sus gatos.

LONDRES.- Uno de los rostros más llamativos que han surgido en los medios en las últimas horas, a raíz de las capturas del “escándalo FIFA” y las acusaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos, ha sido el del exdirectivo estadounidense Chuck Blazer.

Blazer, de 70 años, inició su carrera en la dirigencia deportiva cuando se hizo cargo de la conducción técnica del equipo de su hijo a principios de los años 80.

Allí empezó una pasión tardía por un deporte que era poco popular en su país, pero gracias a su amistad con el expresidente de la Concacaf Jack Warner -que inició durante un viaje al Mundial de México 86-, se transformó en una fuerza publicitaria y deportiva imparable para el “soccer” en tierra estadounidense.

Bajo su gestión -fue vicepresidente de la federación de su país hasta 1990-, logró el primer contrato televisivo de la Major League Soccer, MLS, la liga de fútbol de Estados Unidos.

Y con el tiempo, la selección de EE UU se convirtió en una de las más influyentes -casi por encima de la mexicana, según algunos analistas de mercado- de la región.

Pero no fue una gestión muy transparente: durante sus casi 20 años en la cumbre del fútbol norteamericano -tanto en la federación como en la Concacaf, donde fue secretario general hasta 2011- Blazer se encargó de llevar a cabo contratos de mercadeo y derechos de televisión, que son la base de la acusación realizada por el gobierno de Estados Unidos.

En 2011, una investigación del periodista Andrew Jennings, del diario británico The Independent, revelaba que Blazer -que pertenecía al comité ejecutivo de la FIFA- había cobrado el 10% de comisión por la adjudicación de cada uno de esos contratos que involucraban el torneo de naciones de la Concacaf (la llamada Copa de Oro), varios torneos de clubes, franquicias de mercadeo, entre otros negocios.

De esa manera, afirmaba Jennings, Blazer se había embolsado US$20 millones. Ese mismo año, Blazer fue obligado a renunciar a sus cargos en el fútbol y fue acusado de recibir sobornos.

Arrepentido de sus actuaciones, decidió colaborar con la Justicia de su país y con el Buró Federal de Investigaciones, el FBI.

APARTAMENTO PARA SU GATOS

No obstante, se sabe que en la época en la que trabajó en la CONCACAF y FIFA el mismo Blazer compró apartamentos en Nueva York, Miami y las Bahamas. También alquilaba dos apartamentos en la Torre Trump de Nueva York: uno de 18,000 dólares al mes que disfrutaba él mismo y otro que alquilaba por 6,000 mensuales para sus gatos. (Tomado de Actualidad RT).

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco