Connect with us

Más de Honduras

Alfredo Hawit: Daré ejemplo a políticos de cómo gobernar una institución

La política, la religión y el fútbol no es un tema cualquiera para el pueblo hondureño, pues son actividades de las que cualquier catracho se siente con la autoridad para hablar apasionadamente. En teoría no son complementarias, pero en la práctica, las tres han sido capaces de sacudir positiva o negativamente al país.

Por eso el nombramiento del nuevo presidente de la Federación Nacional Autónoma de Fútbol de Honduras (Fenafuth), no es algo minúsculo, debido a que el éxito de la selección nacional augura un positivo panorama para la sociedad en general, pues esto se ha convertido más que en un simple juego de fútbol.

Sino que se lo consulten a los empresarios, a los políticos que “tomaron aire” gracias a la clasificación mundialista a Sudáfrica 2010, o a los feligreses que han retornado a la capilla de rodillas pidiendo por un triunfo de la bicolor.

Por eso y más, estar al mando de la Fenafuth es algo singular, que exige conocimiento, eficiencia y capacidad, cualidades que las autoridades del balompié catracho han encontrado en el abogado Alfredo Hawit, un hombre de fútbol en todo el sentido de la palabra.

Hawit se presenta como un exfutbolista de Olimpia, excatedrático de la UNAH, y presidente interino nada menos que de la Concacaf. A partir del 1 de agosto ocupará la silla presidencial de la Fenafuth, con el ambicioso sueño de lograr que Honduras sea sede de un mundial de fútbol.

Háblenos un poco de su infancia, ¿de dónde viene, cómo fue disciplinado?

Soy una persona sencilla con una gran ansiedad de tener una fortalece espiritual, porque eso es lo que hace crecer al hombre.

Nací en una casa humilde, mediante una partera, doña Moncha, quien era mi bisabuela. Viví con mi abuelita en Morazán y en Toyos, (una aldea del municipio de El Negrito, Yoro); me la pasaba entre El Progreso y Tela, también estuve un año en Siguatepeque. De mi niñez recuerdo mis días en la escuela José Trinidad Cabañas, entre otras cosas, a mis maestras Elsa Martínez, “Conchita”, Vilma Moya y el profesor “Popo”, que así le decíamos y era el más disciplinado.

Luego, viví dos años con mi madre y me gradué en un colegio jesuita San José de El progreso, donde tuve la oportunidad de ser sacristán y le preparábamos la misa al padre Ramón Pis, quien fue una guía espiritual muy importante para mí.

Me regaló una biblia cuando me gradué en 1973 y escribió en ella el siguiente mensaje: “Que las palabras del Señor sean la fuerza y el liderazgo para que cuando tropiezas puedas luchar contra la adversidad”. Mi etapa estudiantil la terminé viviendo con mi padre y madrasta, quien me quiere mucho.

Algunos, sobre todo los más jóvenes, desconocen que usted es un hombre de fútbol y jugó en Liga Nacional, ¿Cómo fue esa etapa de su vida?

Fue en mi adolescencia cuando inicié más con el fútbol: me la pasaba jugando con los campesinos, con pelotas de caucho llenas de cebo, porterías de palo de guayabo y en terrenos abiertos. Esa pasión la llevé al colegio y fui campeón de goleo, lo que llamó la atención de don Luis Comitante y me llevó al Honduras Progreso. Luego, muy joven debuté en San Pedro Sula ante Atlético Indio y le marqué gol al gran arquero Jaime Varela, (padre del actual utilero de la selección nacional).

Cuando Honduras Progreso descendió pasé al San Pedro y quedé campeón goleador, fue cuando el profesor José de la Paz Herrera, “Chelato Uclés”, me recomendó a Olimpia, que finalmente me contrató. Recuerdo que el licenciado José Rafael Ferrari, Lisandro Flores, Ángel Bricio y el presidente Callejas me fueron a recibir a la terminal de autobuses… mire cómo es la vida… ahora mantenemos una gran amistad y trabajamos juntos.

Recuerdo que cuando estaba en Olimpia se aplicó la ley de los penaltis y fallé mis primeros dos: los pegué en el vertical. Luego pasé a Motagua, que tenía como presidente a don Pedro Atala junto a don Rafael Ferrari, de los mejores dirigentes que he conocido. Con Motagua solo anoté dos goles, uno a Marathón y otro al Campamento de Olancho.

Mi carrera como futbolista se acabó debido a una enfermedad viral que se me trasmitió mediante una inyección mal puesta que me obligó a retirarme.

También impartió cátedra en la UNAH, ¿qué le dejó su paso por la máxima casa de estudios?

Siempre me gustó estudiar y por eso no descuidé mi carrera profesional y llegué a la facultad de derecho de la UNAH, donde el abogado Oswaldo Ramos Soto, quien ha sido el decano más joven, me incluyó en su junta directiva.

HAWIT FORMA PARTE DEL COMITÉ EJECUTIVO DE CONCACAF.

HAWIT FORMA PARTE DEL COMITÉ EJECUTIVO DE CONCACAF.

Políticamente también llegué a ser presidente estudiantil de la Facultad de Derecho y coordinador del Frente Unido Universitario Democrático. Luego, una vez graduado me convertí en catedrático en 1978-79. Además, en 1987 fui secretario general de la UNAH, cuando el abogado Soto fue rector.

En el período del 82-83 me convertí en presidente del club Pumas universitarios y fuimos subcampeones nacionales con el mundialista “Chelato” Uclés como entrenador.

Fueron muchos años los que le dediqué a la máxima casa de estudios y me siento muy orgulloso de ellos, sobre todo cuando observo triunfar a exalumnos de derecho y la Escuela de Periodismo.

Hasta hace algunos años Honduras no tenía voz ni voto a nivel de Concacaf, pero logró llegar hasta la cima, ¿cómo un catracho se convierte en presidente del fútbol de la región?

Todo empezó en 1990 cuando me llamó el señor Ciro “Palí” Castillo, quien trabajaba cerca de Jorge Abudoj, expresidente de Fenafuth, para ocupar la presidencia de la Comisión de Árbitros y me asusté porque sinceramente no estaba preparado. Sin embargo, acepté y empecé a trabajar con los réferis.

En ese tiempo los árbitros hondureños llegaban en paila a los partidos, no trasmitían ningún tipo de presencia que inspirara respeto. Fue por eso que acudí a ayuda internacional e invité al Edgardo Codesal, quien acaba de pitar una final del mundo en Italia 90.

Recuerdo que me apoyó mucho las Fuerzas Armadas que presidía Discua Elvir y llevamos a Codesal a Tela. Él me preparó en todo sentido, me enseñó a calificar el árbitro científicamente: que el réferi debía andar bien vestido y manejar el inglés. Me criticaron mucho por ese cambio, pero nosotros estábamos trabajando viendo hacia el futuro. Ahora trabajo con los árbitros a nivel de FIFA y Concacaf.

Todo eso me llevó a la Fenafuth, a la que llegué como sexto vocal hasta ocupar la secretaría general y empecé a tener mayor participación a nivel de Concacaf.

En el dos mil pasé a ser presidente de la Uncaf y al año siguiente me llevan como miembro de la Concacaf, todo fue paso a paso, hasta que en 2007 me eligen vicepresidente de la Concacaf y cuatro años después sucedió un caso que me llevó a ocupar la presidencia por año y medio. Miré cómo es Dios, su tiempo es el perfecto, yo era el segundo vicepresidente y por dos errores de los que estaban delante de mí, me tocó ser presidente del fútbol del área. (Hawit tomó las riendas de la Concacaf luego de que se diera una suspensión al presidente interino Lisle Austin por parte del Comité Ejecutivo al intentar destituir en reiteradas ocasiones a Chuck Blazer).

Ahora será el líder del balompié hondureño, ¿cuándo toma oficialmente posesión como presidente de Fenafuth?

Asumo el 1 de agosto.

La vara queda alta y usted ha colaborado en eso, ¿cómo planea continuar y mejorar el éxito logrado por la gestión de Callejas?

He formado parte del comité ejecutivo más exitoso de la historia y no será nada fácil superarlo, pero tampoco es difícil lograrlo. Solo el que no tiene mentalidad positiva puede pensar lo contrario.

Mi fortaleza y ventaja está en que fui parte del éxito logrado y conozco el trabajo, no vamos a inventar nada. Haremos cambios, pero serán más enfocados en el aspecto humano, en el espiritual de unidad con los nuevos líderes que tiene la Liga Nacional, para que trabajemos juntos.

Es cierto, que ahora la Fenafuth, ¿tendrá varios vicepresidentes?

Sí, ampliaremos a cuatro vicepresidentes para predicar con el ejemplo que queremos involucrar a todos los frentes y vean que no hay egoísmo, porque queremos la unidad de nuestro fútbol, para que se convierta en cinco años en el mejor de la región.

¿Qué planes tiene en su gobierno?

Mi principal objetivo es buscar la unidad del fútbol hondureño, para ello crearé puentes entre la Liga Nacional, de Ascenso y Ligas Menores, porque somos el padre de todos esos organismos, según lo establece la ley, y los vamos a apoyar para luchar por un mismo objetivo, que es llevar el fútbol hondureño a la élite.

Queremos darles un ejemplo a los políticos para que se desprendan de intereses personales y pongan por delante los intereses nacionales. Dios me ha puesto aquí para buscar la unidad del fútbol hondureño y por eso lucharemos.

También trabajaremos con la prensa deportiva por medio de la (OPPDH), para unificar ideas con la afición y todo el pueblo en general.

Mi gestión será muy buena y lo digo porque contaré con el apoyo de mucha gente que no había estado en la Fenafuth y que tiene un gran interés e ideas para mejorar el fútbol de Honduras.

Seguimos siendo de los más débiles a nivel de Concacaf en el fútbol femenino, sala y de playa, ¿cómo sacar adelante este reto?

Es correcto, nos queda una tarea pendiente con el futsala, playa y femenino. Sinceramente no hemos contado con los fondos económicos para darle el apoyo a estas tres facetas del balompié, pero ya estamos trabajando administrativamente para mejorar.

Se creará una Comisión de Fútbol Femenino, solicitaremos a las universidades el apoyo para organizar una Liga Profesional de Futsal. Como Fenafuth nuestro trabajo será preparar a sus dirigentes, entrenadores y árbitros para que ellos tengan autonomía deportiva.

Ya hubo la primera reunión con los rectores de las universidades a quienes les presentamos formalmente este proyecto. Ya arrancamos y no nos pararemos hasta sacar adelante estas gustadas ramas del fútbol.

De hecho, a nivel femenino ya se han conseguido resultados importantes y en diciembre seremos sede del premundial de Concacaf, será difícil clasificar al mundial, pero haremos el intento llenos de fe. Vamos paso a paso en la que involucraremos a varias instituciones para que nos ayuden. Recuerde que los patrocinadores le apuestan a la selección mayor y el dinero para lo demás es poco.

Usted promueve a los técnicos jóvenes hondureños como Carlos Pavón, Arnold Cruz y Amado Guevara, ¿este último se ha mencionado como asistente de Pinto?

Amado va a colaborar con el profesor Pinto, se ha preparado muy bien, lo mandamos un curso de entrenadores de Alemania y sacó excelentes notas, Al igual que Amado, tenemos a varios exjugadores preparándose y los vamos a apoyar porque le pueden seguir dando triunfos al balompié catracho. La idea es distribuirlos en todas las regiones y no centralizar nuestro fútbol porque niños talentosos hay en todo el territorio nacional.

¿Está preparado Honduras para organizar un mundial sub-20 ó 17?

Honduras sí está capacitada, ¿por qué Concacaf nos da inmediatamente la sede de otro pre mundial?, porque han visto que estamos preparados para organizar esos eventos.

Pero si hablamos de un mundial necesitaremos el apoyo del gobierno y la empresa privada, sobre todo del sector hotelero. Hay que involucrar al turismo, es decir las personas deben entender que hay que ser excelentes anfitriones con los extranjeros.

Vamos a mejorar los principales estadios del país, tengo una gran relación con los alcaldes y están dispuesto a apoyarnos. Necesitamos como mínimo seis estadios en buenas condiciones.

Los hoteles tienen que ser más comprensivos, en un torneo el tiempo de hospedaje depende de no ser eliminado del torneo, así que si una selección no avanza a la segunda ronda, solo se le debe cobrar los días que se hospedó, no como un hotel de San Pedro Sula que quería cobrar el paquete completo de lo que dura en evento. Pero son detalles que se resolverán con los que quieran colaborar.

También se deben reparar algunos tramos carreteros, mejorar el transporte y comunicación, pero es algo realizable. Lo que hay que pensar es que vendrán 24 equipos, el mundo entero. Vendrá la FIFA y cuando la FIFA entra, ingresa más dinero al país, no a nosotros sino a la nación. Se invertirá en infraestructura, turismo, habrá más empleo, en fin… ¿Quién es el que gana? Sin duda es el pueblo, Honduras. Y eso es lo que se busca ayudar al país.

¿Qué opina que Olimpia y Motagua, ahora pongan a estudiar en las universidades a sus futbolistas?

Nos alegra mucho. Nosotros también le estamos apostando a la educación, existen varios proyectos a nivel sub-15 y 17.

También lo queremos extender a nivel universitario y abrirles espacios educativos a los entrenadores, árbitros y administradores. Nuestra mayor ambición es fortalecer el sistema médico deportivo y para ello contamos con el apoyo del doctor Óscar Benítez, quien todos saben de su profesionalismo.

También queremos que los futbolistas seleccionados realicen labores sociales, aprovechar su perfil mediáticos para llegar a los niños más desfavorecidos. Si futbolistas como Messi, entre otros, lideran fundaciones de ayuda social, ¿por qué los nuestros no le pueden devolver algo a la patria?

¿Le ha venido a recuperar Jorge Luis Pinto el prestigio a Honduras?

Cuando surgió la idea de contratar al profesor Pinto, yo sabía que todos en Concacaf lo querían contratar. Sin duda Jorge Luis Pinto es respetado a nivel mundial, estamos hablando del mejor técnico de la región. Las selecciones mundialistas quieren jugar contra Pinto.

Es como una marca deportiva, nosotros estamos muy agradecidos con Joma, pero la realidad es que las grandes selecciones visten marcas como Adidas y Nike, así funciona el fútbol.

Después de dos participaciones mundialistas consecutivas, ¿ahora es una obligación clasificar?

La principal responsabilidad de un comité ejecutivo exitoso es contratar al técnico adecuado y darle todo lo que necesita, dentro de las posibilidades económicas del país, para que logre los triunfos esperados. Hasta ahí llega la labor de nosotros como dirigentes, el resto depende del entrenador y los futbolistas.

Nosotros vamos a darle todo lo que Pinto necesite para clasificar al Mundial de Rusia.

Es un tema que hay que verlo con mucha claridad, debemos seguir apostando a clasificar a mejorar, pero también debemos prepararnos para los malos momentos. Jamás se me cruza por la mente que no clasificaremos al mundial, pero también es una posibilidad quedar eliminados por muchos factores. Recuerde que el éxito del entrenador depende del talento de sus futbolistas.

¿Qué le faltó a la selección para tener una mejor presentación en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014?

La respuesta está entre Costa Rica y Honduras, ¿qué diferencia hay entre los jugadores costarricenses y los nuestros?, es la cabeza, cerebro, pensar positivamente. El hondureño se conformó, no se creyeron capaces de clasificar a la siguiente ronda, por eso buscamos un técnico que también fuera bueno en el aspecto psicológico. Además, vamos a contar con un especialista en esa área mental.

No quiero decir que no son inteligentes, lo que queremos es acabar con el conformismo, con el exceso de confianza, para que siempre estén concentrados. Ese es un trabajo que venimos fortaleciendo desde las selecciones menores.

Si logramos preparar mentalmente a nuestros futbolistas para que den algo más de lo que tienen. Si conseguimos ese objetivo en el que tengan presente siempre ese amor, orgullo a la patria donde quiera que se encuentren, nadie nos va a ganar en Centroamérica porque tenemos grandes futbolistas con talento nato.

¿Es cierto que usted es el “brazo derecho” de Jeffrey Webb, el presidente de Concacaf?

Es cierto, me lo he ganado con eficiencia laboral y honestidad.

¿Por qué debe seguir Blatter como presidente de FIFA?

Porque es el mejor presidente que ha tenido FIFA y lo bueno debe continuar.

Todos se preguntan, ¿quién será su secretario, o secretaria?

Aún no lo sé, tengo varios nombres en mente, pero todavía no tomo la decisión.

¿Apoyará la continuidad de la Copa Presidente?

Por supuesto, no por colores políticos sino porque todos vimos que fue un gran éxito. De hecho, hemos rescatado muchos aspectos para aplicarlos a nivel de Concacaf. Tuve la oportunidad de estar en varios pueblos y fue impresionante lo que socialmente consiguió la Copa Presidente.

¿Cuántos clubes debería tener la Liga Nacional?

Creo que ya es momento de jugar con 12 equipos.

Si el día de mañana Callejas le pide lo acompañe al gobierno, ¿lo haría?

No lo haría porque perdería mi credibilidad debido a que yo soy hombre de fútbol. Quizá cuando termine mi mandato en la Fenafuth podría pensar en política.

Por: Josué Castro
Fotos: Víctor Colíndres

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras