Connect with us

Bla Bla

Paremos la mala conducta

Por: Rodolfo Herrera

La selección nacional sub-20, en su primer partido amistoso contra Uruguay como preparación para el Mundial de Nueva Zelanda, dejó buenas impresiones, pero en el segundo todo cambió, porque no solo fue goleada 5-0 ante los charrúas, sino que incumplieron el juego limpio, al dar patadas provocando tres expulsiones, Kevin Álvarez, Carlos Moncada y Kevin López.

Ojalá que este tipo de actos no se vaya a dar en la justa mundialista, cuando por primera vez se está en un grupo accesible para pasar a la siguiente ronda, porque sería dejar en ridículo el nombre de Honduras.

Aunque en esta ocasión, los uruguayos también pegaron, pero no es correcto responder a las provocaciones.

Ya pasó en una ocasión y para hacer memoria en el Mundial de Qatar 1995, cuando Honduras era arrollada por Holanda, nuestros futbolistas se dedicaron a jugar bruscamente y permitió la expulsión de cuatro futbolistas y luego uno se hizo lesionado, y el partido fue suspendido con el resultado 7-1.

Otro antecedente reciente fue en noviembre de 2013, cuando Brasil goleó a la selección mundialista de Honduras en Miami por marcador de 5-0 y los jugadores catrachos patearon a los contrarios ante la humillación.

El equipo dirigido por Jorge Jiménez debe aprender de las experiencias del pasado y saber cómo asimilar cuando el rival les pasa por encima, porque es mejor perder con dignidad que permitir las expulsiones.

El reprochable comportamiento el seleccionado mundialista debe poner las bardas en remojo en el cuerpo técnico y corregir lo antes posible y en la competencia mundialista se demuestre una conducta ejemplar dentro del terreno de juego.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla