Connect with us

Fútbol Nacional

El ciclón ya no “sopla”

La curva de rendimiento de Motagua ha venido en descenso, ese es evidente, aquel equipo de fútbol alegre y atrevido se ha perdido, si bien es cierto en el duelo de ida de las semifinales contra Victoria tuvo opciones, fue más por errores del rival que por aciertos propios.

Wilmer Crisanto, ya no es tan peligroso como antes, se dedica más a protestar al juez que a jugar, en la medular Irving Reina ha perdido precisión y eso le duele mucho al conjunto, Rubilio Castillo se hizo crack, ya no corre como recién llegado al azul y lo protesta todo, en la zaga Henri Figueroa abusa de su calidad, en La Ceiba les llegaron mucho y eso hizo sufrir a Junior Izaguirre y Sebastián Portigliatti, por mucho junto a Oseguera los mejores del azul.

De entrada Jorge Pineda exigió a los árbitros que aceleraran el encuentro y se molestaba por las simulaciones azules.

De entrada Jorge Pineda exigió a los árbitros que aceleraran el encuentro y se molestaba por las simulaciones azules.

Y si en la cancha las cosas no están saliendo bien entonces se recurre a tácticas cavernícolas, si el duelo es casa Diego Vázquez se hace mago y misteriosamente desaparecen los recoge balones, pero cuando es de visita entonces cambian las formas.

De visita no pueden ordenar el desaparecimiento de los lanza pelotas, entonces a perder tiempo se ha dicho, ante el mínimo contacto al suelo y a fingir dolor esperando el ingreso de las asistencias y reclamos constantes a los silbantes en el campo y desde la banca, anti- fútbol puro.

Es claro que se trata de simulaciones porque ya con el marcador en contra, Castillo el mismo que por todo se quedaba tirado, ahora parecía que tenía resortes y de inmediato se ponía de pie para ir en busca del empate.

Al más puro estilo de Diego Vázquez, John Bodden dejo pasar el tiempo desesperando al enemigo.

Al más puro estilo de Diego Vázquez, John Bodden dejo pasar el tiempo desesperando al enemigo.

Diego Vázquez en su época de futbolista fue especialista en pérdidas de tiempo y ahora en el banquillo repite receta, pero esta vez como dicen por ahí le salió el tiro por la culata porque con el marcador a favor fue Victoria el que manejo los tiempos ante la desesperación azul, una cucharada de su propio chocolate.

Ojalá que en el partido de vuelta Motagua se dedique a jugar porque tiene elementos de sobra para hacerlo, sin embargo no descartemos que haga un gol y que se pierdan los recoge pelotas y broten las simulaciones.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional