Connect with us

Embajadores

Mi sueño es jugar con Honduras

Henry Mashburn Alemán tiene claras sus aspiraciones en el fútbol y es jugar para la selección de Honduras, el joven arquero nacido en Perú, de padre norteamericano y madre hondureña, ha vivido casi toda su vida fuera de ese país suramericano, pero está entrenando con la sub- 17 catracha en Siguatepeque, que se prepara para el mundial de la categoría en Chile.

Hace unos días www.diariomas.hn, publicó una noticia del diario “El Bocón” de Perú, en donde hacían referencia al joven guardameta y sus deseos de jugar para el combinado catracho.
“Quiero jugar con Honduras, ese es mi deseo, siempre quise jugar con esta selección”, dijo Henry a quien el idioma español se le dificulta hablarlo, ya que vivió por muchos años en Surinam y actualmente en Estados Unidos.

“Mi coach (entrenador) Víctor Pastora del Weston FC, me recomendó con el profesor José Castely, un entrenador hondureño que trabaja con jóvenes en Estados Unidos, y este le habló al profesor José Valladares, de la selección sub-17, para que me hiciera una prueba como portero y aquí estoy en Honduras con muchas ganas de vestir la H”, dijo Mashburn Alemán, sobre cómo se dio su incorporación al cuadro mundialista hondureño.

“Antes de que Honduras clasificara al Mundial de Chile estuve por una semana entrenando con la selección en San Pedro Sula, bajo los órdenes del profesor José Barahona que prepara a los arqueros de la selección sub-17, él me dijo que podía venir a estos trabajos en Siguatepeque para seguir viendo mis condiciones”, continuó diciendo el joven futbolista.

“Yo estaba en Estados Unidos y no me perdí ningún partido de Honduras cuando clasificó al Mundial de Chile, los miraba por televisión allá, fue muy emocionante para mí, por eso quiero jugar con Honduras, no sé si me van a dejar para que juegue el mundial, porque sé que hay otros atrás de mí que lograron esa clasificación, que estuvieron en el proceso, pero me voy a esforzar al máximo para quedarme”.

Explicó que “creo que no me pude quedar para el premundial, porque aún no tenía mi pasaporte hondureño, yo me quedé en San Pedro (sula) entrenando y mi madre estaba arreglando mis papeles en Tegucigalpa”.

De su corto paso por la sub-17, contó como anécdota que sus compañeros en la selección le decían el “gringo”, “me daba risa ese sobrenombre que me pusieron, no me molesta, todos fueron buenos conmigo, me trataron bien”.

“He jugado los últimos cinco años con el Weston FC, hace poco tuvimos un torneo contra los mejores equipos del mundo en España, jugamos contra las inferiores de Almería, Málaga, Sevilla, Real Madrid, Barcelona, Manchester United y Liverpool”, expresó sobre su trayectoria como juvenil.

Reveló que, “me gusta Honduras porque es un país pequeño, la gente lo trata bien a uno, a los niños y a todos los hondureños les gusta jugar al fútbol, es un pasión, eso he visto”.

Deja tu comentario

Recomendamos - Embajadores