Connect with us

Bla Bla

Un desorden anunciado…

¿Sabía usted que los actos de vandalismo que generalmente provocan las barras-maras dentro y fuera de los escenarios, perfectamente pudieron trasladarse al sector de silla el pasado domingo?

Esto debido a que a la directiva azul se le ocurrió la de numerar los boletos de esa localidad, intentando así “educar” a los aficionados y sentarlos en el lugar asignado.

Un gesto digno de alabar por parte de la dirigencia, considerando que comienzan a buscar la forma de imitar el orden de los diferentes escenarios internacionales, pero no puedo obviar mucho menos ignorar, que esta disposición impuesta a “matacaballos” solo generó desorden y caos en el escenario, ya que predominó la poca educación deportiva y poco faltó para que varios se fueran a los golpes.

¿La causa?,  la mayoría de los aficionados no respetó la numeración de su boleto y a la “brava” se “entortó” en la silla que mejor le pareciera.

Y pese a que los recién llegados exigían con todo su derecho el asiento… Esto no ocurrió y tuvieron que observar la “potra” parados y arrimados en la vetusta reja del escenario capitalino.

Qué lástima y que pena para todos los que pagaron sus “desplumados” para ingresar a un sector “privilegiado”, ya que sin saberlo abrieron las puertas del “inframundo”, y todo porque la dirigencia azul “olvidó” asignar personal que desde la entrada recordara a los aficionados, ubicarse en el número de asiento correspondiente a su boleto.

“Por favor respeten este es el número de nuestra silla”, “Pagamos  la entrada y con la numeración creímos que teníamos  asegurado el lugar”, “De aquí no me levantan ni con “grúa”, si quieren váyanse a palco”, fueron algunas frases de aficionados que peleaban su derecho, pero donde como ya es costumbre… Prevaleció la ley del más fuerte o del que ofreció el mejor “combo de cachimbazos”.

Por: César Rosales
@cesarcafu

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla