Connect with us

Fútbol Internacional

Atlético Madrid regresa al tercer puesto

El reencuentro del Atlético de Madrid con el triunfo como visitante le devolvió a la tercera plaza de la Liga BBVA a expensas del Valencia, que el domingo recibe al Villarreal, y que aún no desecha el Sevilla, que hizo una demostración de fuerza ante el Athletic para sumar su cuarta victoria seguida.

La vuelta a la competición tras el parón debido a los compromisos de las selecciones acentuó el mal momento del Almería, que cayó a los puestos de descenso, y del Eibar, en plena caída libre. Málaga y Real sociedad acabaron por firmar un empate insuficiente para sus esperanzas europeas.

Volvió a marcar y a ganar a domicilio el Atlético de Madrid. Tras tres salidas de sequía aprovechó la languidez del Córdoba para rearmar sus expectativas y retornar al tercer puesto, el objetivo que reclama Diego Pablo Simeone para su equipo.

Un error de Zuculini a los cinco minutos fue aprovechado por el francés Antoine Griezmann para encarrilar el triunfo. Saúl Ñíguez, a seis minutos del intermedio, firmó el segundo tras un saque de banda de Jesús Gámez que peinó Giménez.

El Córdoba solo reaccionó al final. Sin excesiva fe y resignado después de tener encima su undécimo encuentro sin ganar y diez derrotas seguidas. Se hunde el cuadro cordobés, paso a paso hacia Segunda.

El Sevilla sigue intratable en su comparecencias como local y mantiene las aspiraciones de optar a la cuarta plaza de la tabla tras un triunfo por 2-0 que fraguó en la primera fase del choque, ante un Athletic Club que se frena en seco en su inmaculada racha de cinco victorias consecutivas.

Al conjunto sevillano le valió con dos zarpazos iniciales para poner ventaja suficiente ante un rival que lo intentó, sobre todo en la segunda mitad, pero que no pudo ante la seriedad defensiva local y la falta de claridad en sus ataques.

Los goles de Alex Vidal, a los tres minutos, y del colombiano Carlos Bacca en el 21, fueron una losa insalvable para el conjunto vasco, que perdió, lesionado de aparente gravedad, a Iker Muniain.

Está el Sevilla aposentado en la quinta plaza. A dos puntos del Valencia y a cuatro del Atlético de Madrid. Con todo por decir.

Un disparo desde la frontal de Rubén Pardo dejó a medias las intenciones del Málaga y la Real Sociedad, empeñados en ampliar sus miras en la carrera por Europa. El gol del centrocampista riojano dio el empate al cuadro donostiarra (1-1) en La Rosaleda, a donde llegó después de tres victorias seguidas.

La igualada es insuficiente para el bloque de Javi Gracia, acomodado en la séptima plaza pero que solo ha sumado un triunfo en sus cuatro últimos compromisos.

No pudo resguardar el Málaga el gol de Jose Recio en el minuto 55 y el choque acabó en un empate insuficiente para la aspiración mayor del combinado andaluz y también escaso para el sueño europeo por el que suspiraba el cuadro de David Moyes.

Por otra parte, un ‘hat trick’ de David Barral decidió un partido crucial en la pelea por la permanencia que revitalizó al Levante, que sale de los puesto de descenso, donde cae el Almería (1-4).

El Levante obtuvo un premio doble del estadio de los Juegos Mediterráneos. A los tres puntos conseguidos une el desplome de un rival directo, el Almería, incapaz de frenar su hundimiento. Siete partidos sin ganar lleva el cuadro de Jose Ignacio Martínez, penúltimo en la tabla y con su particular futuro en entredicho.

Víctor Casadesús completó la cuenta levantina mientras Hemed, de penalti, hizo el único gol andaluz en un choque que se decidió en la primera parte y que subrayó la eficacia de los valencianos. El Almería tuvo la pelota, pero los goles fueron cosa de los visitantes.

El reencuentro con la Liga comenzó el viernes, reafirmó el buen momento del Rayo y el desmoronamiento del Eibar, que cae en picado y advierte un final de curso sometido a la presión por evitar el descenso después de una primera vuelta impecable.

El Rayo Vallecano, que sumó su tercera victoria seguida, remontó en tres minutos el 1-0 que había adelantado al Eibar y hundió, con un partido muy serio, a los guipuzcoanos en su crisis de resultados tras once encuentros sin ganar.

El conjunto local se presentaba atenazado por esa mala racha, dos puntos de los últimos treinta, y enfocó toda su ansiedad en el juego para encerrar al Rayo Vallecano en su campo. Mikel Arruabarrena, de penalti, dio aliento al cuadro vasco. Pero al borde del descanso, el acierto de Alberto Bueno y del congoleño Manucho premió a los madrileños y acentuó la crisis del Eibar. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional