Connect with us

Fútbol Nacional

La historia no contada: 50 años de oscuridad futbolística

Por Elmer López Lutz
elopezlutz@yahoo.com
ESPECIAL PARA MÁS

Aunque el primer campeonato nacional de fútbol en Honduras se registró en 1928 cuando el Olimpia dio cuenta del Marathón en una serie de 3 partidos (1-0, 1-1, 2-1) jugados en la cancha de La Isla de Tegucigalpa; fue hasta el año 1947 cuando bajo la organización de la Federación Nacional Deportiva Extraescolar de Honduras (FNDEH), afiliada a la FIFA desde 1946 y con el reconocimiento del Congreso Nacional de la República otorgada mediante Decreto Número 203-843, que se realizó el Primer Campeonato Nacional cuyo ganador fue el Club Deportivo Victoria que derrotó al Motagua 3 a 2, en el partido final celebrado en Tegucigalpa. Destacaron en ese equipo los jugadores Héctor Briza, Julián Fiallos, Mario Artica, Félix Chimilio, Leonardo Godoy y su técnico Francisco Detari.

La FNDEH siguió realizando los campeonatos de liga hasta 1964, los equipos campeones fueron: 1948, Club Motagua, 1949, club Hibueras (La Lima), 1950, club Motagua, 1951, club Sula (La Lima), 1952, club Abacá (Batam, Yoro), 1953, fue suspendido, 1954, fue suspendido, 1955, club Federal (Tegucigalpa), 1956, club Hibueras, 1957, club Olimpia, 1958, club Olimpia, 1959, club Olimpia, 1960, club Olimpia, 1961, club Olimpia, 1962, club Vida, 1963, club Olimpia y 1964, club Olimpia.

Por tanto, durante la gestión de la FNDEH (1947-1964) se registraron 16 campeonatos nacionales, los cuales fueron obtenidos por los siguientes equipos: Olimpia con 7, Motagua con 2, Hibueras con 2, Victoria, Sula, Abacá, Federal y Vida con 1.

El 10 de mayo de 1964 se funda la Liga Nacional de Fútbol No Aficionado de Honduras (LNFNAH), con sede en la ciudad de San Pedro Sula, que a partir de 1965 pasó a organizar los campeonatos de fútbol. Los miembros de la primera directiva fueron: Presidente, Óscar Lara Mejía (CD España), secretario, Alfredo Bueso Soto (Marathón), fiscal, Humberto Soriano Solís (Platense), vocales José E. Coello (Vida), Antonio Vigó Fariño (La Salle), René Bendeck (Honduras), y Jesús J. Handal (Honduras).

Los miembros de la primera Junta directiva de la LNFNAH fueron en su totalidad representantes de equipos de la costa norte, quienes a excepción del club Vida, no habían ganado ningún título, quedando los equipos de la capital: Atlético Español, Olimpia, Motagua y Troya sin representación alguna.

Pese a que los campeonatos de liga disputados de 1947 a 1964 fueron a todas luces legítimos estos no fueron reconocidos como oficiales, sentado así un nefasto precedente en la historia del fútbol hondureño, pues se ha pretendido desconocer 20 años de la historia futbolística de Honduras, pero sobre todo porque relega casi al olvido a grandes figuras de nuestro balompié, que en lugar de aparecer en las estadísticas del fútbol hondureño, solo permanecen en el recuerdo de aquellos que los vieron jugar. Fue una burla al esfuerzo de los equipos participantes, de sus directivos, cuerpo técnico, jugadores y de su afición. Es como quien le arrebata el hijo a una madre indefensa, sin importarle lo que a ella le costó traerlo a la vida.

Al analizar la historia del desarrollo de los campeonatos de liga de los demás países centroamericanos, se constata que sus torneos de fútbol tienen una mayor antigüedad que el nuestro, el campeonato de Costa Rica por ejemplo data de 1921, y pese a que ha sido regido por varios organismos durante todos estos años (la actual Unafut se creó en 1999), sus campeonatos se consideran oficiales desde su origen (inclusive antes de afilarse a la FIFA en 1927), manteniendo un registro estadístico de sus torneos disputados. Incluso Nicaragua, con un nivel inferior al nuestro, reconoce sus campeonatos como oficiales desde 1933, Guatemala y El Salvador desde 1942 y 1947 respectivamente.

Es ridículo saber que los principales equipos de Honduras nacieran entre 1912 a 1929, pero que tuvieran que esperar hasta 1965 (“medio siglo de oscuridad futbolística”) para que sus logros fueran tomados en cuenta.

La historia se volvió a repetir, esta vez en 1972, cuando al finalizar la primera vuelta del campeonato, este fue declarado nulo. El Marathón marchaba en el último lugar de la tabla con solo 3 puntos producto de 1 partido ganado, 1 empate y 7 derrotas (antes se asignaba 2 puntos por partido ganado y 1 por empate), contrastando con Motagua que se mantenía invicto en el primer lugar con 15 puntos producto de 6 victorias y 3 empates, Olimpia le seguía en el segundo lugar con 12 puntos.

José Enrique “La Coneja” Cardona, uno de los más grandes jugadores del país de todos los tiempos, es recordado por su paso triunfal por los equipos europeos Lusitano de Portugal, Elche (obtuvo el Pichichi de la liga) y Atlético de Madrid de España, pero poco se sabe de sus inicios en el fútbol nacional cuando con tan solo 18 años de edad fue campeón de goleo y campeón de liga con el Club Deportivo Hibueras de La Lima en el campeonato nacional de 1956, tampoco de su corta trayectoria por el Club Deportivo España.

Pocos saben que existió un equipo de fútbol llamado Abacá, de Bataam Yoro, el cual en 1952 ganó la copa nacional cuando derrotó al Motagua 2 a 0 en Tegucigalpa, empató 0 a 0 con Aduana de Tela en Bataam y venció 1 a 0 al Sula en La Lima. Su cuadro estaba formado por Julio “Brujo” Martínez, Román Pineda, Jerónimo Güity, Wilfredo “Will” García, Adolfo “Pito” Castro, Ernesto “Neto” Umaña, Irene Solano, Antonio “Toño” Rodriguez, Guillermo “Carretilla” Garay, José “Carnita” Castro y “Curita” Mendoza19.

José Rafael “Fello” Meza, famoso jugador tico, quien junto a Alejandro Morera Soto son considerados como los más grandes jugadores del fútbol costarricense (Club Sport Cartaginés bautizó su estadio con su nombre). Fue un goleador demoledor en México, Argentina (Club Estudiantes de la Plata) y Colombia. Sin embargo no se consigna en los registros del fútbol de Honduras que en 1953 fungió como jugador y entrenador del Club Aduana de Tela, anotando 16 goles para su equipo.

El Olimpia en su condición de campeón de Honduras participó y ganó la Copa de Campeones de Centroamérica y México en 1959, demostrando que el fútbol hondureño sí tenía reconocimiento internacional, ¿por qué dentro del país no?

En el muro externo de sol norte del estadio Nacional, se encuentra desde octubre de 1970 una Placa Conmemorativa llamada “Los Inmortales del Fútbol Nacional”, en donde se da un homenaje a 23 figuras gloriosas del fútbol hondureño que la misma afición seleccionó a través de una votación masiva. Se lee en orden descendente según el número de votos obtenidos: Armando “Majoncho” Sosa, Zacarías Arzú, “Joyo” Barahona, Will García, Rodolfo “Popo” Godoy, Clive Garbutt, Felipe “Pipe” Barahona, Víctor “Motor” Bernárdez, Roberto “Lunarejo” Ramírez, Armando Doblado, Carlos “Calistrín” Suazo, Máximo “Vinagre” Cárcamo, Julio “El Brujo” Martínez, “Pito” Castro, Abraham Pavón, Ronald Leaky, Carlos “Leke” Meza, Carlos “Cayuyo” Williams, Alberto “Furia” Solís, Juan “Topas” Navarro, Guillermo “Bidindi” Guerrero, Nilmo Edwards y José Enrique “La Coneja” Cardona. La mayoría de los que se mencionan en esta placa, así como de un sinnúmero de futbolistas que jugaron esa época, no forman parte estadística de la historia del fútbol de Honduras por haber jugado en los “años olvidados” de nuestro balompié.

Ya es tiempo de corregir los errores del pasado, ya es tiempo de escribir la historia del fútbol hondureño, ya es tiempo de devolverles los hijos a sus madres. Por todo lo anterior es impostergable que se haga justicia a través de la oficialización de los campeonatos de liga disputados en Honduras de 1947 a 1964, reconociendo el esfuerzo y talento de todos aquellos dirigentes, entrenadores, asistentes, personal administrativo y jugadores en establecer y desarrollar de manera legítima el fútbol en nuestro país. Algunos aún viven, y esperan ser reconocidos en vida. Sugerimos la creación de un cuerpo de historiadores para tal efecto.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional