Connect with us

Bla Bla

Pena de muerte

Esta columna es dedicada al deporte, sin embargo por los últimos acontecimientos sucedidos vale la pena tocar otros aspectos. Da lástima ver como en Honduras la gente mata sin piedad, a los delincuentes e inadaptados les da lo mismo acabar con la vida de un indefenso animal o acribillar sin piedad a un ser humano.

El deporte no escapa a estas situaciones, son muchos las historias que podríamos contar de personajes que han destacado por sus habilidades deportivas o dirigentes que han sido víctimas de la delincuencia.

Mario Verdial, un destacado empresario que se caracterizó por su apoyo desmedido a su amado Real España y a la selección nacional fue asesinado de manera brutal y hasta aquí las autoridades no han sido capaces de encontrar a los culpables.

Lo del difunto dirigente aurinegro es apenas una muestra: Uno días atrás el bus que transportaba las reservas de ese mismo club fue atacado a balazos a la salida del estadio Nacional y tampoco hay responsables. Arlo Santos, destacado jugador de baloncesto, Dennis Muñoz, diputado de las Ligas Menores, entre otros también fueron asesinados.

La violencia no tiene límites y no podemos responsabilizar al gobierno por todos los actos delictivos ocurridos en el país, pero sí podemos acusarlo de no tener autoridades eficientes para capturar a estos gatilleros y darles el merecido castigo.

Más allá de las capturas y extradiciones de narcotraficantes el mandato de Juan Orlando Hernández aún sigue en deuda en materia de seguridad, insisto no se le puede echar la culpa a los gobernantes por todo, sin embargo creo que ya es tiempo que pongan mano dura y que de una vez por todas busquen la manera de aplicar la pena de muerte.

Dirán algunos que Dios da la vida y que es el único que la puede quitar, pero los que no la respetan no tienen derecho a esta premisa, mano dura señores, con encerrar a los asesinos no ajusta, sobre todo porque desde ahí siguen haciendo de las suyas.

Por: Jairo LANDA
@jairolanda1

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla