Connect with us

Fútbol Nacional

FOTOGALERÍA: Las figuras del deporte víctimas de la violencia en Honduras

Como parte de la sociedad hondureña el deporte no puede abstraerse de la violencia que esta vive, producto de la descomposición social que el país ha sufrido en los últimos treinta años.

La última víctima de la delincuencia común es MarioVerdial, asesinado el jueves en San Pedro Sula por sicarios a los que aún no se les ha podido dar captura.

Sin embargo no es el único, ya que en el pasado reciente el deporte hondureño ha perdido por la ola criminal a varios elementos valiosos que han dejado una huella imborrable. A continuación la lista de los casos más conocidos, aunque podrían existir muchos más.

Clay Lester Marson

En noviembre de 2009 a sus 36 años, Clay Marson fue ultimado en La Ceiba a inmediaciones del Estadio Ceibeño cuando subía a su automóvil. Se le recuerda principalmente por su destacado paso por el equipo Vida de esa ciudad y por algunos llamados a la selección nacional.

Otoniel Hernández

Mano derecha de Osman Madrid en la parte administrativa de Olimpia. En agosto de 2013 durante el sepelio de Carlos Cruz Carranza, gloria del cuadro Merengue, Otoniel Hernández fue atacado en el cementerio general recibiendo un balazo en la cabeza. No falleció, pero el incidente dejó secuelas en su humanidad que aún son visibles.

John Bodden

El guardameta de Victoria y de varios procesos de selección nacional vio la muerte de cerca, al recibir tres impactos de bala en La Ceiba mientras abordaba su vehículo. Gracias a una intervención quirúrgica lograron salvarle la vida y que volviera a jugar al fútbol.

Denis Muñoz

Nuevamente la estructura de Real España fue sacudida en septiembre de 2011, cuando el dirigente Dennis Muñoz fue asesinado en Choloma mientras se disponía a visitar a su madre. Como la mayoría de crímenes ocurridos en el país, este no fue esclarecido.

Jorge Claros

El seleccionado nacional Jorge “Pitbull” Claros está vivo de milagro, luego que en junio de 2011 fuese herido de bala en San Pedro Sula mientras dos individuos pretendían despojarlo de su carro. Afortunadamente los dos balazos recibidos solo lo rozaron, pero el hecho le dio la vuelta al mundo por tratarse de un jugador internacional.

Ronald “Cuervo” Maradiaga

Para Ronald “Cuervo” Maradiaga, aquel talentoso volante que maravilló por su técnica a finales de la década pasada, el 31 de enero de 2011 será una fecha especial, porque ese día se salvó de morir por una bala que penetró en su espalda sin provocar daños mayores. Tras este incidente dejó el fútbol.

Babington López

El caso más afortunado es el del exdefensor de Motagua en las décadas de los 80 y 90, Babington López, quien fue impactado por siete balas  a comienzos del 2010 en un intento de asalto y, contra todos los pronósticos médicos, sobrevivió sin secuelas evidentes.

Milton “Chocolate” Flores

Probablemente la muerte de Milton “Chocolate” Flores es la que más ha impactado al país, porque en enero de 2003 la sociedad hondureña todavía se sorprendía cuando alguien era asesinado. Esa fatídica noche Flores fue acribillado en el Barrio Rojo de San Pedro Sula, tras volver de La Ceiba de disputar un partido con Real España. Para recordarlo por siempre el estadio de La Lima fue bautizado con su nombre

 Jorge “Bala” Bennett

Obtuvo su apodo de la “Bala” por haber sido herido por una en noviembre de 1987 (cuando Honduras aún era un país seguro), por parte de una persona en estado de ebriedad. Vivió para contarlo, pero debido a la compleja zona donde se alojó el proyectil los médicos decidieron no extirparlo, por lo que aún se encuentra dentro de su cuerpo.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional