Connect with us

Fútbol Nacional

Las intenciones de Pinto

Jorge Luis Pinto no tuvo el debut que soñó al frente de la selección hondureña, nadie se imagina estrenar cargo con una derrota y mucho menos si se trata de un ganador por excelencia como el colombiano, sin embargo el duelo frente a Venezuela dejó al descubierto algunas intenciones del estratega sudamericano.

Creyendo mucho en la fortaleza física del jugador catracho y en su técnica depurada, el entrenador empezó a probar piezas en busca de completar un rompecabezas, pero quedó claro que todavía falta mucho camino por recorrer por eso el resultado adverso 2-3 no debe ser tan preocupante.

Pinto arrancó con un 4-4-2 bien marcado, con David Velásquez Colón, haciendo de líder en la zaga, Luis Garrido volvió a ser escudero, Román Rubilio Castillo, ejerció de delantero centro y Anthony Lozano se tiró unos metros atrás para intentar crear espacios.

DEFENSA

El colombiano, por lo que se vio, pretende que su equipo tenga una salida limpia, que saque el balón jugado desde los pies de Donis Escober, en ese aspecto se empezó bien porque Colón constantemente sirvió de desahogo al portero, no obstante con el paso de los minutos los venezolanos salieron a apretar y ahí Honduras no tuvo recursos y recurrió al pelotazo.

Otra de las intenciones del nuevo seleccionador es que sus laterales pasen al ataque permanentemente y que no se dediquen solo a centrar, sino que tengan capacidad de asociación para llegar con claridad a línea de fondo, Arnold Peralta lo hizo en un par de ocasiones, luego se quiso lucir y fracasó; por la izquierda Carlos Palacios apenas apareció en el complemento.

No obstante los grandes problemas de la bicolor se hacen más grandes en el centro de la defensa, porque Juan Pablo Montes volvió a evidenciar falta de reacción en el uno a uno y Colón pese a su calidad necesita a un líder a su lado para verse mejor.

MEDIOCAMPO

Una de las grandes premisas de Pinto es la dinámica del juego y ahí tiene mucho que hacer porque Garrido, acostumbrado a pausar el juego, le permitía al rival acomodarse rápidamente y cubrir espacios.

Visualizando ese aspecto el entrenador puso a su lado a Byron Méndez, un elemento con capacidad de sobra para acarrear el balón y ser desequilibrante en el último cuarto del campo, pero como Mario Martínez y Óscar García monopolizaron la pelota con un juego improductivo eso evitó que el olimpista tuviera mayor protagonismo, porque todavía no tiene las barras para ir y sacarle el esférico a sus compañeros y convertirse en el conductor del equipo.

URGE UN DIEZ

Con Méndez con falta de liderazgo para ser el conductor de la bicolor, a Pinto le urge un creativo, pero uno que sea desequilibrante en el último cuarto del campo y no como Mario Martínez que se mete atrás y se estorba con sus compañeros.

Habrá que explicarle al de Real España que su habilidad y visión de campo sirven más en los últimos metros porque viniéndole a quitar la pelota a los centrales y rotando alrededor de Garrido su aporte es menor.

Esto quedó evidenciado en el segundo tiempo cuando el diez catracho se tiró unos metros adelante, se vio un equipo catracho con mayor presencia ofensiva, sin embargo por la naturaleza de su juego o porque nunca nadie lo corrigió Martínez se terminó tirando atrás y ahí su aporte es nulo.

ATAQUE

Resulta muy complicado juzgar a los delanteros cuando la pelota no les llega con claridad constantemente, pero aquí Pinto tiene razones para estar tranquilo porque Castillo posee movilidad y sabe cómo ganarle la espalda a los centrales, aunque le faltó claridad en dos ocasiones que tuvo.

Lozano tiene destellos, sin embargo debe ser más regular porque por momentos desaparece del partido.

Ángel Tejeda y Romell Quioto enseñaron otras cosas y muy interesantes, el de Honduras Progreso demostró que sabe jugar de espalda a la portería, aguantar el embate de los enemigos para habilitar a sus compañeros, algo distinto a lo que ofrece Castillo.

Quioto sabe jugar por afuera y crearse espacios para quedar con opciones de rematar a puerta y eso siempre es un peligro para el enemigo. En resumen Pinto pretende armar una selección catracha con rapidez a la hora de pasar al ataque, sólida en defensa y con mucho orden en todas sus líneas, la capacidad de basculación va a ser fundamental en este nuevo proyecto.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional