Connect with us

Embajadores

Bengtson: “Vienen cosas buenas para Honduras y quiero volver a la Selección”

En pleno trabajo de pretemporada y pensando en el torneo que disputará con Belgrano en la primera división argentina, el delantero hondureño Jerry Bengtson ha asegurado desde la ciudad de Córdoba que va por una revancha.

Pero no solo con su club, sino también con la selección de Honduras, a la que desea volver en un 2015 lleno de nuevos retos bajo la dirección técnica del colombiano Jorge Luis Pinto. Así lo ha dicho en entrevista con el diario Día a Día.

¿Por qué te costó tanto hasta ahora?

–Porque el fútbol argentino es muy diferente al de donde venía. Es muy buen fútbol, pero me costó adaptarme. Se me dio la oportunidad contra Boca, las cosas no me salieron y le dieron oportunidades a mis otros compañeros, quienes la aprovecharon y siguieron jugando. Así, el equipo fue haciendo bien las cosas y a mí me tocó esperar. Ahora hay que trabajar fuerte para aprovechar las oportunidades que me toquen.

–¿Cuántas veces se te cruzaron por la cabeza las dos oportunidades muy claras de gol que tuviste en aquel partido contra Boca?

–Después del partido pensé mucho y volví a ver las jugadas, pero eso ya quedó atrás, el fútbol sigue y ahora hay revancha. Estoy confiado de que en este torneo las cosas me van a salir bien y voy a anotar muchos goles con Belgrano.

–¿En algún momento pensaste en irte?

–No, nunca. Cuando las cosas están mal sólo hay que trabajar y confiar en Dios de que todo va a mejorar. Ahora tengo seis meses para hacer las cosas bien; ya conozco al fútbol argentino, a mis compañeros, al cuerpo técnico y vamos a trabajar para llegar bien al torneo y, además, para ser tenido en cuenta nuevamente para la Selección, ya que después del Mundial no he vuelto. He pensado mucho en ello; se vienen cosas buenas en mi Selección y quiero volver.

–¿Tuviste ofertas para emigrar?

–Yo quiero estar acá, es una revancha para mí. Siempre hay llamados de otros clubes, pero tengo contrato con Belgrano y respeto eso.

–¿Qué se hayan ido Furch y Pereyra te abre una puerta a la titularidad?

–Bien por ellos que hicieron bien las cosas y le surgieron nuevas oportunidades, pero así como ellos se fueron vendrán otros y habrá que pelear por un lugar. Acá hay buenos delanteros y una competencia sana.

Jerry reconoce que no le fue bien hasta ahora, pero promete “trabajar fuerte” para revertir su imagen.

JERRY, EL FAMILIERO

Y así como a Bengtson le costó la adaptación a Córdoba, también fue difícil para su mujer Danelia y su pequeño hijo de dos años, Brandon, que, pese a lo difícil que resulta vivir lejos de casa, lo siguen a todos lados. “A mi señora y a mi hijo les costó porque venimos de Boston, una ciudad muy fría que es muy diferente a aquí. Pero por suerte ya estamos mejor”.

–¿Brandon va a ser futbolista como el papá?

–¡Claro! (Se toma unos segundos en silencio antes de retomar la respuesta)… bueno, en realidad no sé. A él le gusta mucho el fútbol hasta ahora, tiene muchos balones y juega con ellos, pero hay que dejar que ellos decidan qué quieren ser.

–¿Cómo es un día libre de Jerry Bengtson?

–Vemos películas y después podemos ir a comer a una parrilla, salir por ahí. Hemos ido a Carlos Paz, que me recomendaron y es muy lindo… y bueno, eso.

–No sos de salir mucho, ¿no?

–Más que nada me gusta quedarme en casa con mi familia, pero cada tanto salimos a caminar o a comer.

–¿Sos de cocinarte o cocina ella?

–Mi mujer cocina, pero cuando me toca, lo hago. La temporada pasada ellos viajaron a Honduras y a mi me tocó cocinarme… (sonríe).

–Te estás riendo. Ya me imagino cómo te habrán salido esas comidas.

–Es que cocino, pero a veces me da pereza, ja. De todas formas, cuando estaba en Honduras vivía con una tía que cada tanto se iba de viaje, por lo que me tocaba estar solo y tenia que cocinar. Así fui aprendiendo.

–¿Cuáles son tus especialidades?

–Me gustan los mariscos, los camarones, el arroz, los plátanos fritos. No encuentro bananos verdes aquí, pero, bueno, uso los plátanos. En donde yo vivía en Honduras estábamos a cinco minutos del mar y comíamos muchas cosas frescas: camarones, pescados, caracoles y todo eso. Lo que acá esta muy bien es la carne, me han invitado mucho a comer asados. No he conseguido mariscos pero he comido muy buena carne.

–En cuanto a bebidas típicas nuestras, como el mate o fernet, ¿las probaste?

–Mate tomo, los compañeros me invitan. Igual yo ya lo había probado por que en Honduras teníamos un compañero uruguayo, Kerpo De León, que siempre tomaba mate.

–¿Y? ¿Te gusta?

–Sí, hay uno más dulce y otro amargo, ¿no? Bueno, a mí me gusta el dulce. Y en cuanto al fernet ya me dieron para que pruebe. Me gustó pero no soy de andar tomando. Cuando he salido a celebrar o festejar algo con mis compañeros soy más de tomar jugo o gaseosa. De hecho, desde esa vez que probé, no volví a tomar fernet.

–¿Te manejas solo acá? ¿Ya te ubicás?

–Sí ahora sí, pero al principio no, ni al súper podía ir, ja. Una vez fui a dejar a mi señora y a mi hijo al aeropuerto, porque tenían que viajar. Al aeropuerto pude llegar, pero ya para volver se me complicó. Estuve media hora perdido, incluso entre a un barrio, que no se cómo se llamará, en el que me miraban raro, tú sabes, como si no me conocieran, pero como era de día no tuve problemas. Al final logré salir al shopping… cómo es, ¿el Dino? (se refiere al Dinosaurio Mall de Alto Verde). Bueno, ahí ya me ubiqué y pude llegar a mi casa.

Deja tu comentario

Recomendamos - Embajadores