Connect with us

Más de Honduras

Pedro Cacho: duelen más los golpes de la vida que los del boxeo

Generalmente los boxeadores a nivel mundial, vienen de un estrato social muy bajo, que muchas veces los obliga a meterse a este deporte como una manera de subsistir, porque no pueden conseguir otro trabajo por su bajo nivel educativo.

Su historia no es distinta a la de la mayoría de pugilistas, se crió casi sin el calor de un hogar bien formado y sin una educación adecuada. “Comencé a entrenar boxeo, pero no lo tomaba en serio, solo era como “hobby”.

“Como la mayoría de los boxeadores, no tuve una buena infancia, me crié en las calles, y ahí lo primero que uno aprende es a consumir drogas, mujerear, y la verdad que esa no es vida”.

UN AÑO EN MÉXICO

Ahora como boxeador profesional, Cacho entrena diariamente, porque su meta es ser campeón mundial semipesado.

Ahora como boxeador profesional, Cacho entrena diariamente, porque su meta es ser campeón mundial semipesado.

Y como todo joven ilusionado en buscar una nueva vida en Norteamérica, y como según él no tenía a nadie en quién pensar, pese a que ya había procreado una niña (Michel Cacho Ávila) con Keyla Ávila, atleta de taekwon do, Cacho agarró unos cuantos “trapos” y emprendió una aventura hacia México, donde según él encontraría la felicidad que en su país no tenía.

“Me fui para México y como no encontraba trabajo, pedía en la calle y fumaba bastante marihuana, pero al encontrarme solo en un país que no era el mío, supe la importancia que es tener una familia”.

EL CAMBIO

Cacho, reveló que al sentir la necesidad de cambiar su vida, “empecé a buscar personas que me ayudaran, y fue el mismo Dios que envió gente para que yo cambiara”.

El boxeador semipesado, dijo que hubo personas que le hablaron de la palabra de Dios, sentí curiosidad y fui a la iglesia, ahí el Señor cambió mi vida”.

“Al conocer a Dios decidí regresar a Honduras, formar una familia con Keyla y mi hija Michel, y por supuesto retomar el boxeo, pero esta vez en el ámbito profesional”.

El 29 de noviembre pasado, Pedro Cacho hizo su debut en el boxeo profesional, noqueando en el segundo asalto a Celín Zapata.

El 29 de noviembre pasado, Pedro Cacho hizo su debut en el boxeo profesional, noqueando en el segundo asalto a Celín Zapata.

Con ese cambio de vida, muchos te dicen “El Bíblico”. “Bendito sea Dios, eso en vez de avergonzarme, me enorgullece, quiero servir de ejemplo, para toda aquella persona que anda en el mal camino”.

DEBUT

Su debut como profesional se dio el pasado 29 de noviembre en el Nacional de Ingenieros Coliseum, ante Celín Zapata, al que noqueó en el segundo asalto. “Todavía tengo en la mente esa pelea, fue mi debut y le pedí a Dios que me diera fortaleza y lo hizo”.

Quiero revelar algo para que las personas crean en mi cambio, cuando regresé a Honduras, hice un pacto con Dios, puse de escudo a mi hija Michel, para que me diera mayor fortaleza y créanme el cambio ha sido maravilloso”.

En sus ratos libres, Pedro Cacho se pone el overol de padre para jugar con la pequeña Michel, o comparte la palabra de Dios con sus colegas del cuadrilátero.

“Yo trato de compartir lo que Dios ha hecho conmigo, es un testimonio de mi vida, para que ellos que están jóvenes no caigan en vicios, y conozcan al Todopoderoso, que es el único que le cambia la vida”.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras