Connect with us

Fútbol Internacional

Las mejores excusas del fútbol

El fútbol es un juego hermoso si se gana y todo sale como uno quiere, aunque a veces hay que tragar el amargo cáliz de la derrota. Y para algunos técnicos y futbolistas, eso puede ser demasiado.

Como muestra FIFA.com, existen excusas que van de lo cómico a lo absurdo cuando algunos de los nombres más conocidos del deporte rey se niegan a asumir la adversidad.

RANAS
Antes de convertirse en una potencia arrolladora que doblegaba a todos los adversarios que se interponían en su camino, la selección española tenía fama de ser un equipo incapaz de hacer valer en los grandes torneos la gran calidad que atesoraba.

Por eso su victoria por 4-0 sobre Ucrania en su estreno en la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 supuso una sorpresa. No obstante, la culpa no fue de la falta de puntería del delantero del Chelsea Andriy Shevchenko, ni de los fallos de la retaguardia ucraniana. Fue de unas ranas. Sí, de unas ranas. El defensor Vladislav Vashchuk no desaprovechó la oportunidad de justificar a su equipo cuando terminó el encuentro.

“Las ranas apenas nos dejaron pegar ojo, croando”, explicó Vashchuk. “Estuvimos todos a punto de buscar unos palos e ir a cazarlas”.

UCRANIA

 

RECOGEPELOTAS
Cuando Shevchenko llegó a Stamford Bridge, se encontró con un entrenador conocido por haber protagonizado titulares en toda Europa, José Mourinho. Aun así, una de las excusas más memorables del técnico portugués se produjo durante su etapa en el Real Madrid. Después de perder en la Supercopa de España contra el Barcelona en 2011, lanzó una invectiva contra los acérrimos rivales del conjunto madridista.

“A partir del primer minuto del segundo tiempo, y no lo critico, porque hay gente que lo hace, los recogepelotas se esconden. Ocurre en los equipos pequeñitos cuando se encuentran en dificultades”.
El cuadro catalán había conseguido nada menos que diez trofeos en tres temporadas antes de aquel choque. El técnico luso empleó el mismo pretexto el fin de semana en que el Chelsea se despidió de su imbatibilidad ante el Newcastle United.

ÁRBITRO PERDIDO
No cabe duda de que los recogepelotas desempeñan una función importante en los partidos, pero si hay alguien imprescindible para la disputa de un encuentro, ése es el árbitro. Por lo tanto, la ausencia de Marco Rezende en el duelo de octavos de final de la Copa Libertadores entre River Plate y América de México en 1998 supuso un pequeño problema.

Las gradas ya vibraban y las cámaras de televisión estaban listas para empezar a transmitir el evento, pero Rezende se encontraba a más de mil kilómetros, en Belo Horizonte (Brasil). “Nadie me informó de que se me había designado para ese partido”, declararía luego.

El malentendido obligó a aplazar la contienda, que se jugó una semana más tarde. Santiago Solari marcó entonces el solitario tanto de aquel choque, el último que disputó con River antes de marcharse a España.

ZAPATOS Y MEDIAS
Años después, el argentino cambió Madrid por Milán y pudo ser testigo de excusas de lo más peregrino en el fútbol italiano. A Francesco Totti y Christian Panucci, por ejemplo, pudo aplicárseles el dicho de que un mal obrero culpa a sus herramientas tras el decepcionante empate 0-0 contra Dinamarca en la Eurocopa 2004.

Totti optó por la excusa de echarle la culpa a sus botas, al afirmar que era “como tener los pies en arena hirviendo”. Panucci, por su parte, fue un paso más allá y culpó a las medias, con el argumento de que estaban hechas “de un hilo demasiado áspero”.

totti

 

CAMISA DE MALA SUERTE
Siendo justos, hay que decir que no han sido los únicos en achacar un desempeño poco inspirado a su equipación. Sir Alex Ferguson ordenó a su equipo quitarse la camiseta gris de visitante, de infausto recuerdo, en el descanso contra el Southampton en 1996.

El Manchester United se encontraba con un 3-0 en contra y sumaba cuatro partidos sin ganar con ese uniforme, y Fergie decidió que ya había tenido suficiente.

“Fuera con esa camiseta, vamos a cambiarla”, recuerda Lee Sharpe. “Fueron las primeras palabras que dijo en el descanso… Y no volvimos a jugar con ella”. Poco importaría, ya que los Saints terminaron imponiéndose por 3-1.

Sir Alex Ferguson

 

PLAY STATION
Pero no podemos concluir esta historia de excusas sin contar, quizás, la más marciana de todas. El inglés David James llegó a echar la culpa de su mala actuación bajo palos en un partido… ¡a Lara Croft!

Parece ser que el guardameta, durante su etapa en el Liverpool, acusó en los días de partido su obsesión con la PlayStation® de Sony. Y después de un encuentro ante el Newcastle en el que se le culpó por haber recibido tres goles, el internacional inglés confesó el motivo de su falta de concentración: “Me dejé llevar por el Tomb Raider y el Tekken II. Estuve jugando durante horas y horas”.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional