Connect with us

Sigue la Bola

SIGUE LA BOLA

Ya estamos de regreso, andaba de vacaciones, me tuve que quedar en casa porque el billete ya no ajusta más que para pagar lo que uno debe, y no soy de los que se endeudan hasta el cuello con tal de decir que anduvieron en las mejores playas, hoteles y ciudades del mundo.

Unos que yo conozco pagan sus vacaciones a puro “tarjetazo” y después no aguantan la llamadera de los cobradores a todas horas y días, y aunque eso es prohibido porque pone medio zurumbo al cliente, a ellos les vale la madre que los parió, ya que las leyes se las pasan allá por donde dijimos.

Muchos por aquí todavía no han recibido el “aguinaldo” y ya lo andan gastando en compras de objetos y cosas superfluas, por lo que llegado enero andan “tocando arena” con aquella llorazón, sin un pesito en la bolsa y escondiéndose de tanto cobra (no Lazzari).

Otros agarran “pata”, la mayoría chupando de gorrín en “cuchumbos” y fiestas que se arman en todos lados, aprovechando que es Navidad, después son aquellos “gomones perros”, en los que se ve al mismito diablo vestido como San Nicolás.

También hay gente, que por muy pobre que sea, deja de comer para comprar un árbol de hule, de esos que se arman y se desarman, y que cada año se vuelven más costosos. Y es que ahora ya uno no puede ir a un cerro y cortar una “ramita”, porque la Fiscalía de la “chiribisca”, se lo lleva al mamo a uno.

Este mes también es para comer, aunque de enero en adelante tengamos que ajustarnos la faja y empeñar hasta la lora y el gato de la casa, pues como el “catracho no tiene hábito de ahorro”, lo poco o mucho que consigue en aguinaldo, bonos y otros ingresos extras (merusas), rápido se diluye como agua entre los dedos.

Es así como las mujeres pierden la dieta y en enero andan corriendo como locas y comiendo “salteado”, dizque para bajar de peso, mientras los hombres andan hasta con muletas, porque ya no soportan el ácido úrico y el colesterol que se le fue por las nubes, de tanto comer vitamina “che” (chancho, chorizo, chanfaina, chuletas, chicharrones y otras chucherías).

Pero así es la vida, pues los optimistas dicen, que “sólo se vive una vez”, y como hay once meses de limitaciones, en diciembre hay que dejar a un lado las preocupaciones, las deudas y hasta los rencores, olvidando los reveses del destino, y soñar con cosas buenas, no importa que mañana vengan las pesadillas de las deudas, las gomas salvajes, la envidia y las maledicencias.

Uno no debe ser maje ni significa ser “arrastrado” comprarle un regalito al jefe eso significa ser inteligente, y no sapo. Cuando se queda “cachetón” con el jefe, es fácil abrir las puertas para un posible aumentito de sueldo, y para hacer más leves las “puteadas” por las metidas de pata… y las faltas injustificadas al trabajo

Y como estamos en diciembre, hoy no hablamos de fútbol, además está no será una “blanca Navidad” para muchos ya que, al viejo león, más viejo que león, le sonaron los mocos nada menos y nada más que las “águilas” de Motagua.

LA PREGUNTA DEL CINQUITO: ¿Y los motagüenses que ya no beben, celebrarán con una copa esta Navidad?

Deja tu comentario

Recomendamos - Sigue la Bola

  • SIGUE LA BOLA

    Señor, don San Nicolás Polo Norte Presente. Mi muy estimado y apreciado “Colacho”: Sirva...

  • SIGUE LA BOLA

    Con un “cachimbo” de sacos de yute y escoba en mano, fue visto allá...

  • SIGUE LA BOLA

    Por toda esa carretera entre San Pedro Sula y Tegucigalpa había cantidades navegables de...

  • SIGUE LA BOLA

    Todo “achacoso”, sin melena, flacucho y pareciendo un “gatito fogonero” fue visto hace unos...