Connect with us

Embajadores

Tres familias hondureñas en busca de la gloria en Veracruz

Honduras se ha presentado a los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, con tres disciplinas donde la pasión por el deporte se mezcla con la sangre.

Los deportes de ecuestre, lucha y raquetbol son los que sus atletas tienen el mismo grado de consanguinidad y que darán todo de sí por lograr una presea y poner en lo más alto el nombre del país en estos juegos que son la segunda fase del ciclo olímpico.

Karen Atala y su hijo Pedro Espinoza representan al país en la disciplina de ecuestre.

Karen Atala y su hijo Pedro Espinoza representan al país en la disciplina de ecuestre.

ECUESTRE
Karen Atala y su hijo Pedro José Espinoza Atala, son madre e hijos. Ambos son apasionados por la equitación y se encuentran concentrados en Xalapa, para demostrar que Honduras en esta disciplina es fuerte.
Karen participará en la prueba de adiestramiento y su hijo en el equipo de prueba completa.
Los caballos es la gran pasión de la madre y el hijo, y manifiestan que estar juntos en una competencia internacional es algo que no tiene precio.

LUCHA
En la lucha grecorromana, los hermanos Jefrin y Kevin Mejía, se presenta en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe con la ilusión de repetir la historia de los X Juegos Centroamericanos de Costa Rica, donde ganaron dos preseas de oro.

Los hermanos son considerados atletas claves en las aspiraciones de Honduras sumar al medallero, ya que Jefrin fue medallista en Mayagüez y ahora llegan con mayor experiencia a esta competencia.

Ellos se sienten orgullosos de ser hermanos y campeones en su deporte y representar con dignidad al país, por lo que en esta ocasión llegan con esa misión de conquistar la presea para Honduras.

En el racquetbol las hermanas Lissell y Paula Padilla, pelearan por una medalla para el país.

En el racquetbol las hermanas Lissell y Paula Padilla, pelearan por una medalla para el país.

RAQUETBOL
En el deporte de las raquetas, acá se encuentran las hermanas Lissell y Paula Padilla, dos jóvenes jugadores que comenzaron en esta disciplinan hace 5 años y con su constancia lograron clasificar a Veracruz 2014.

Desde el pasado sábado se encuentran en plena faena luchando por dejar en alto en nombre de Honduras. “Me siento contenta de estar en el racquetbol y poder estar en estos juegos” expresó Lissell.

“Jugar dobles con mi hermana me da más confianza, porque además de la unión familia, hay ese entendimiento en la cancha de juego y nos podemos complementar bien cuando nos toca jugar” dijo Lissel.

Califica el nivel de los juegos muy alto, pero eso no le resta los deseos por sobresalir y quedar en una buena posición en la competencia deportiva. Por su parte, la menor de las Padilla, Paula manifestó que está satisfecha de estar representando a Honduras en el evento olímpico.

“Es una buena oportunidad para crecer como deportista, porque jugar con atletas de buen nivel nos ayuda para mejorar y la meta es quedar en una mejor posición del ranking”.

Así que en Veracruz honduras no solo cuentan con atletas, sino con familias que viven su diario de forma normal, pero en el deporte sacan sus fuerzas.

Deja tu comentario

Recomendamos - Embajadores