Connect with us

Más de Honduras

Henry Oliva: un incansable de la física

Los esfuerzos que todo ser humano hace en la vida son premiados por Dios en el momento justo, máxime en personas que en su infancia han tenido grandes vicisitudes para estudiar, alimentarse o vivir la vida de una manera más cómoda.

Ejemplos como el de Henry Noel Oliva, preparador físico de Olimpia, pueden servir a los jóvenes que no saben qué hacer con su vida, y se involucran en lo más fácil, los vicios y la vida delincuencial.

Oliva perfectamente pudo desperdiciar su vida, vivía en una colonia complicada como Bellavista de Comayagüela, donde los vicios campean a su alrededor, sin embargo decidió desde niño trabajar y ganarse todo por su esfuerzo, lavando carros para ir a la escuela, vendiendo refrescos en el estadio Nacional en su etapa de colegial en el Instituto Central Vicente Cáceres y aprendió a confeccionar zapatos para graduarse finalmente en la Universidad Autónoma de Honduras, de donde salió a trabajar en su carrera, sumando experiencias en clubes y en selecciones.

Con Motagua fue el primero de los grandes que trabajó junto al recordador entrenador uruguayo Ernesto Omar Luzardo.

Con Motagua fue el primero de los grandes que trabajó junto al recordador entrenador uruguayo Ernesto Omar Luzardo.

Hoy con orgullo llega al club más grande del país, donde espera hacer carrera por el tiempo que Dios le permita, porque si hay algo que reconoce siempre, es que hoy es lo que es por la Divinidad del Altísimo.

¿Una persona que viene desde abajo?
En lugar de apenarme, me enorgullece todo lo que he conseguido en base al esfuerzo y a la ilusión de ser alguien en la vida. No me da pena decir que lavaba carros en el parque central para poder estudiar en la escuela, ni tampoco el hecho de vender refrescos en el estadio para coronar mis estudios secundarios en el Colegio Central Vicente Cáceres. Mucho menos me avergüenzo de hacer zapatos para estudiar en la Universidad Autónoma, donde muchas veces por falta de recursos me regresaba a pie a mi casa, y en otras ocasiones en los buses me hacía el dormido para no pagarle a los cobradores, pero me descubrieron y yo los decía que me perdonaran, porque no andaba dinero.

Todo esto me pasó, pero en el fondo entendía que no podía perderme en los vicios, especialmente cuando también viví la experiencia de vender tamales en las cantinas y burdeles de mi barrio, allí vi muchas cosas que pasan y viven los jóvenes de este país.

¿Cómo asimiló ese cambio en su vida?
Todo lo hace Dios, me siento orgulloso de dónde vengo y no lo esconderé jamás, ahora vivo de lo que trabajo, aprendí mucho y hoy lo aplico.

¿Cómo supo su vocación?
Realmente quería ser jugador profesional, de hecho jugué en ligas menores en clubes como Olimpia, 11 Halcones y Textiles Río Lindo, pero me di cuenta que por mi contextura física no iba a llegar muy largo y decidí buscar una carrera afín.

Un día viendo una entrevista del uruguayo Mario Mendaña, quien estaba en la selección de Honduras con Estanislao Malinowsky, me llamó la atención lo que dijo respecto al trabajo de un preparador físico y eso me motivó incluso para buscarle en un entrenamiento en el estadio Nacional.

¿Mendaña le apoyó?
Definitivamente, llegué al estadio y le dije lo que vi y lo que me motivó para estudiar mi carrera, me autorizó a llegar a diario a los entrenos, aunque eso me hacía perder clases, pero eso a la larga me ayudó en el tema práctico, ya que la teoría había que estudiarla, pero era más fácil, yo tenía lo primordial para pasar la carrera.

Mendaña fue tal que hasta dinero me regaló, ya que un día no pude asistir por falta de recursos y él me dijo tomá estos 100 dólares para que te ayudés, un gesto que no olvido.

Recordó el premundial de Victoria, Vancouver, Canadá, en la gráfica aparecen el periodista Marcial Torres, Mauro Reyes, Raúl Leitzelar Vidaurreta, Henry Oliva, Hernán García, entre otros.

Recordó el premundial de Victoria, Vancouver, Canadá, en la gráfica aparecen el periodista Marcial Torres, Mauro Reyes, Raúl Leitzelar Vidaurreta, Henry Oliva, Hernán García, entre otros.

¿Los uruguayos marcan su carrera?
En verdad sí, primero Mendaña, luego también Alejandro Cáceres y Germando Adinolfi, con quienes aprendí mucho, quizás con Cáceres tuve mayor acercamiento, tengo grandes recuerdos de él.

También debo recordar a un maestro de la universidad, Fredy Moncada, una eminencia en el tema de la preparación de atletas, sus consejos me ayudaron a terminar mi carrera, la que no fue fácil porque la logré coronar en 8 años (1995).

¿Su primer trabajo en el fútbol con quien lo hizo?
Con la organización Honduras de don José Cruz Arteaga, allí me di a conocer con Carlos Javier Núñez y luego con el profesor David Aquiles Medina. Después me fui a trabajar a El Salvador con el Águila de San Miguel y además con el Dragón de la misma ciudad.

¿En Honduras y en Liga Nacional cuando debuta?
Fue en 1996 en el Real Maya y luego pasé al Motagua con el profesor Ernesto Omar Luzardo. El mismo Luzardo me llevó al Palestino, pero el equipo descendió.

¿Su primera final?
Llego al Real España, y luego de dos años nos toca con el profesor Hernán García llegar a la final contra Olimpia, pero la perdimos con aquel famoso gol de Denilson Costa.

¿Otros recuerdos en la Liga?
Las buenas temporadas en el Deportes Savio, nos fuimos porque al profe Hernán García le habían detectado un cáncer, allí estuvimos dos años. Luego pasé al Victoria, club donde trabajé más tiempo, incluso con Jorge Pineda perdimos aquella famosa final de la mano de Milton Palacios. Después nos fuimos al Marathón, allí perdimos la final contra Real España.

Mi paso por Hispano fue bueno, pero el equipo financieramente hablando era débil.

Henry Oliva, una persona sencilla que le ha costado su vida, todo lo ha ganado a base de esfuerzo y sacrificio.

Henry Oliva, una persona sencilla que le ha costado su vida, todo lo ha ganado a base de esfuerzo y sacrificio.

¿Exitoso por Guatemala?
Tuve dos etapas, la primera con Suchitepéquez, y la última en Heredia, allí pagan muy bien. El problema en Guatemala es que solo los equipos grandes tienen una verdadera logística, los chicos viajan el mismo día para competir, eso no es conveniente bajo ningún punto.

Con Heredia perdimos dos finales seguidas con Comunicaciones, una de ellas por penales. Yo me vine de Guatemala porque me hace falta mi familia, mis hijos y mi esposa, ya que en lo económico no me iba mal.

 ¿A nivel de selecciones qué recuerdos tiene?
La primera fue con el profesor Carlos Cruz Carranza (QDDG) en una sub-20, repetí en el 2001 en Vancouver Canadá con el profe Hernán García, pero allí quedamos eliminados del Mundial de Argentina.

También colaboré con la sub-20 que dirigió Javier Padilla en el 2011 y luego estuve en varios microciclos con el profesor Juan de Dios Castillo (QDDG). No seguí con la Federación porque la paga no era suficiente, preferí regresar a Guatemala.

¿De todos los entrenadores con quién aprendió más?
De todos se aprende algo en la vida, pero en su orden los que han marcado más mi carrera son Héctor Castellón, Ramón Maradiaga, Héctor Vargas y Jorge Ernesto Pineda.

¿Cuál es el secreto para darse a respetar en un grupo de jugadores?
Poner las cosas claras desde el inicio, darse a respetar en el grupo y hacer todo con seriedad en el momento del trabajo.

¿Por qué en Honduras los preparadores físicos manejan la disciplina?
Quizás para quitar esa carga adicional al entrenador que debe estar metido de lleno en la planeación táctica de los partidos, además porque conlleva otros temas como alimentación y tema de reposo de los jugadores.

¿Cuál es la diferencia entre Olimpia y los otros clubes?
Realmente Olimpia por su estructura administrativa está 10 pasos delante de los otros clubes, incluso los grandes, los pondría en su orden, Olimpia, Real España, Motagua y Marathón.

Me quedé sorprendido al llegar al club, cuando iniciando la campaña ya estaba todo listo y planificado de lo que harían en los dos torneos, aquí no se hace nada sobre la marcha, incluso la orden del señor Ferrari es jugar con jóvenes, yo dije jocosamente, a mí me mandan a la guerra con jóvenes, pero allí estamos compitiendo.

El presente Henry Oliva es halagador, su sueño es ser campeón nacional con el Olimpia.

El presente Henry Oliva es halagador, su sueño es ser campeón nacional con el Olimpia.

¿Pero son tan buenos lo jóvenes?
Las reservas que tiene Olimpia no las tiene nadie, son talentos impresionantes que todos van a destacar, el club tiene elenco para competir por muchos años.

¿Hay presión de ser campeón con jóvenes?
Este equipo siempre tiene la misma presión y objetivo ser campeón, el segundo lugar es un fracaso, por eso lleva tantos campeonatos ganados con el señor Rafael Ferrari, quien al conocerlo no dudo de que sea el mejor dirigente del fútbol hondureño, sabe tomar decisiones para beneficio de su club.

¿Porque no han sido tan buenos visitantes?
Son temas que pasan por la juventud de algunos muchachos que se van a acostumbrando a canchas hostiles como el estadio Morazán de San Pedro Sula ante Real España, a medida vayan compitiendo mejorarán ese tema, con la ayuda de los veteranos Noel Valladares, Donis Escober, Fabio de Souza, Omar Guerra y otros.

¿Por qué a los preparadores físicos hondureños no los toman en cuenta?
Quizás porque han venido muchos extranjeros que han hecho su trabajo, los dirigentes se acostumbraron a traer de afuera, pero en realidad en el país hay muy buenos, casi todos graduados y capacitados, en ese tema vamos mejorando. En Olimpia el último hondureño fue mi amigo Dixon Maradiaga, hizo un buen trabajo con Flavio Ortega, lástima que no fue campeón.

Por cierto, ¿usted todavía no levanta una copa?
Aquí en Honduras dicen que el Olimpia hace campeón a todos, ja ja ja, es una broma, yo tengo fe que levantaré la copa con el club, donde espero estar muchos años y así levantar varias. Además tengo el orgullo de ser de los pocos preparadores físicos nacionales que ha estado en los cuatro grandes, creo que solo Leonel Flores tenía esa marca.

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras