Connect with us

De Todo Un Poco

Arthur Friedenreich, el brasileño que marcó más goles que Pelé

Pocos saben quién fue Arthur Friedenreich, un futbolista nacido en Sao Paulo en 1892. Hizo más goles que ningún otro futbolista, pero casi nadie lo recuerda. Fue crack del área y fundador de lo que luego el mundo conocería como Jogo Bonito. Fue el primer gran crack de la historia de Brasil, nació mulato en tiempos en los que se miraba de reojo a aquellos que no eran blancos.

Escribió de él Eduardo Galeano: “Este mulato de ojos verdes fundó el modo brasileño de jugar. Rompió con los preceptos ingleses: él, o el diablo que se metía en la planta de su pie. Friedenreich llevó al solemne estadio de los blancos la irreverencia de los chavales color café que se divertían disputando una bola de trapos en los suburbios. Así nació un estilo, abierto a la fantasía, que prefiere el placer al resultado. De Friedenreich en adelante, el fútbol brasileño que es brasileño de verdad no tiene ángulos rectos, al igual que las montañas de Río de Janeiro y los edificios de Oscar Niemeyer”.

Armando Nogueira, periodista y escritor brasileño, señaló sobre él: “Jugaba al fútbol con el corazón en el pecho del pie. Fue él el que le enseñó el camino de gol a la bola brasileña”. José Moraes dos Santos Neto, en su libro “Visão do jogo – Primórdios do futebol no Brasil”, califica a sus gambetas como mágicas; y sostiene que era bravo, guapo, capaz de seguir jugando hasta con dos dientes partidos por la violencia de los que no lo podían parar.

Cuentan que nunca falló un penal. En sus 26 años de carrera jugó para SC Germania, Ypiranga, Mackenzie College, Paulistano, Sao Paulo, Atlético Mineiro y Flamengo, donde se retiró a los 43 años. Se sabe que fue trece veces el máximo goleador paulista y que ganó once títulos. También obviamente se puso la camiseta de Brasil: consiguió los primeros dos Sudamericanos de la historia de su país. Pero no pudo jugar en el Mundial de Uruguay 1930, por una fractura de tibia.

En Europa, su nombre comenzó a ser muy conocido a raíz de una gira que realizó con el Paulistao por Francia en 1925, en la que marcó 11 goles y fue bautizado por la prensa gala como “el Rey de Reyes”

Según las estadísticas de su padre y de los periodistas Mario de Viana, Segundo De Vaney y Alexandre da Costa, hizo 1.329 goles en 1.239 partidos. Con esas cifras le gana a Pelé, quien más tarde convirtió 1.284 tantos en 1.363 encuentros. Esas números de Friedenreich, sin embargo, no son reconocidas por la FIFA por falta de registros oficiales. De todos modos, en los estudios realizados por la IFFHS en 2006, se le reconocen 354 goles en 323 partidos de Primera División. Así, consiguió lo que casi nadie en la historia del fútbol de Sudamérica: sólo Friedenreich, el argentino Bernabé Ferreyra y el peruano Valeriano López tienen más de un gol de promedio por partido.

También se construyó una leyenda a su alrededor: como en los primeros años del siglo pasado el fútbol en Brasil era territorio exclusivo de ricos, blancos y distinguidos, Friedenreich, mulato, hijo de un comerciante alemán y de una lavandera negra, utilizaba polvo de arroz para esconder su origen y parecer bronceado. Fue, así, el primer crack negro de la historia de su país. (Deporlab).

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco