Connect with us

De Todo Un Poco

Carlos Caszely ¡el futbolista que desafió a la dictadura de Pinochet!

En Chile es considerado un héroe nacional, Carlos Caszely fue el futbolista que desafió a Pinochet durante una de las dictaduras más fuertes del Siglo XX, aun a costa de su vida y la de su familia.

Caszely se inició en la cantera de Colo-Colo, debutó a los 17 años y jugó por 6 temporadas. Con 24 años llegó al Levante de la liga española, para luego jugar con el Espanyol de Barcelona. Después de su paso por Europa regresó al club de sus amores donde jugó 7 temporadas más, sumando en su palmarés cinco ligas y tres copas de Chile, además de 208 goles hasta viajar a Ecuador donde se retiró con el Barcelona del país sudamericano.

En su historia de récords, hizo 29 goles con su selección, siendo el máximo goleador hasta que llegó la dupla Zamorano-Salas, quienes lo relegaron al tercer puesto. Fue precisamente cuando jugaba la clasificación a Alemantia 74 cuando su nombre trascendió, no en lo futbolístico sino en su vida política.

Antes del golpe de Estado a Salvador Allende, Caszely se manifestaba a favor del partido comunista Unidad Popular de Teitelboim, tras el golpe de 1973 y el inicio de la dictadura de Pinochet, la estrella de Colo-Colo empieza ver el panorama gris y es cuando busca oportunidades para jugar en Europa. “Tenía miedo, no por mi sino por mis amigos y mi familia; sabía que estaban en peligro por mis ideas”, confesó en una ocasión.

Pese a las diferencias con el régimen, el cuerpo de selección decide hacerse la vista gorda dada su calidad futbolística, y lo convoca para la Copa del Mundo. Un momento crucial fue precisamente cuando Pinochet acude a despedir a la selección que viajaría a Alemania, Caszely no le estrecha la mano, un desafío que podía costarle la vida. “Tenía miedo, pero era lo que tenía que hacer”, afirmó.

El acto tuvo serias consecuencias. Su madre fue secuestrada y torturada, quien guardó mucho tiempo su testimonio “por respeto a mis hijos, mi esposo y mi familia”, relató en 1988 mientras se elegía la continuidad o no del dictador. En esa transmisión saltó de vuelta la figura de Caszely, quien pronunció una frase que guarda todo Chile: “esta linda señora es mi madre”.

Esa selección chilena de 1974 estuvo siempre bajo resguardo policial y viajaban en buses sin identificar, para evitar atentados. Varios jugadores confesaron que se sentían prisioneros en territorio extranjero. Para Argentina 78 el gobierno ya no le guardó compasión y vetó su participación en el seleccionado que viajaría al país vecino. Sin embargo, sí fue convocado para la Copa América de 1979, donde además de tener el subcampeonato para su país, es elegido el mejor jugador del torneo. Decide retirarse de la selección después de su compromiso en España 82, tras críticas de la prensa, la cual considera que estaba atada al régimen y por ello comentaban en su contra.

Finalmente, en 1988 se cerró el capítulo tras el ‘no’ a la continuidad de Pinochet. “Para mi fue una tremenda alegría que Chile dijera no al dictador. Era el no a muchos años de horror; en la selección no se hablaba de eso, pero sabíamos que la gente desaparecía, que había torturas y que las violaciones a los derechos humanos eran habituales en nuestro país”. (Cortesía de Deporlab.com).

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco