Connect with us

Bla Bla

MIAMI NECESITA A BECKHAM

La ciudad de Miami, en materia de deportes, está teniendo problemas. Empecemos con la pérdida de LeBron James, que decidió irse de la capital del sol y regresar a Cleveland, para jugar baloncesto en donde se crió…

En el béisbol, los Marlins acaban de perder a su jugador estrella, Giancarlo Stanton, que recibió un golpe en la cara y que se perderá el resto de la temporada. El equipo de hockey de hielo – las “Panteras”– no anda muy bien que se diga. Y falta ver cómo le irá al equipo de fútbol americano, los Dolphins. Mientras, los habitantes de Miami y sus alrededores siguen demostrando el interés que existe por ver soccer profesional de altura.

Hace pocos días, se estableció un nuevo récord de asistencia a un estadio local para ver fútbol soccer de altura: el partido amistoso entre las selecciones de Brasil y de Colombia atrajo más de 73,000 aficionados.

david-beckhamEs decir, Miami sigue demostrando lo grandioso y sumamente rentable que sería tener un equipo de soccer con buenos jugadores. Pero, los políticos de esta ciudad siguen dándole largas a David Beckham y a su “team” de inversionistas, que están recogiendo ofertas de muchas partes, incluyendo las ciudades de Los Ángeles, Fort Lauderdale y Portland. Fue en febrero que el exfutbolista anunció, con bombos y platillos, que había escogido Miami para traer aquí la franquicia que le ha otorgado la MLS, la Liga de Futbol Soccer Profesional de los Estados Unidos.

Estamos a 22 de septiembre, siete meses después de que Beckham anunciara su interés, y las autoridades de Miami siguen durmiendo el sueño de los justos, creyendo que Beckham se va quedar por estos rumbos sin que ellas tengan que ceder o entregar la menor cosa.

Me gustaría citar un párrafo que escribió recientemente Pedro J. González en su columna deportiva para el Nuevo Herald. Él estima que la negativa por parte de políticos del Condado de Miami-Dade para concederle a Beckham un terreno apropiado para construir un estadio donde quepan 25,000 personas pudiese empujarlo a irse a otro lugar, donde recibiría mejor acogida su proyecto.

González dice: “Curioso es que los detractores en Miami no se den cuenta que esta ciudad no tiene grandes industrias y que necesita de este tipo de inversiones para desarrollarse, crear empleo y generar riqueza”. Y yo digo Amén, Amén a lo que piensa y opina González. Yo pienso que el tren de Beckham está a punto de partir para otro lado y sería lamentable que Miami se quede parada en la estación viendo cómo el tren se marcha a toda velocidad.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla