Connect with us

Más de Honduras

Carlos Martínez: me preocupé, la policía no hizo nada

SAN PEDRO SULA. – Real Juventud de Santa Bárbara enfrenta problemas graves en la Liga de Ascenso, en la que no podría jugar de local ni en el departamento, porque el acta arbitral del juego que perdió ante Lepaera denuncia no solo agresión, sino amenazas a muerte.

El árbitro del partido fue el joven sampedrano Carlos Roberto Martínez, quien en entrevista exclusiva para MÁS detalla lo que vivió esa noche, en la que una tormenta los salvó de la turba que los perseguía después que el partido terminó, hasta que lograron refugiarse en la casa de un amigo.

Martínez asegura que siempre si hay seguridad policial estaría dispuesto a volver a pitar en Santa Bárbara, aunque expresa que los pocos elementos de Policía que había esa noche en el estadio no impidieron la invasión de los aficionados de Real Juventud que ingresaron a la cancha a agredirlos.

¿Cómo vivió ese momento?
El partido fue normal, pero creo que ellos estaban predispuestos desde el inicio a pelear con el árbitro, no se dedicaron a jugar sino a discutir con los asistentes y el cuarto árbitro. Los goles fueron normales, nada fue raro.

¿Usted denunció que un jugador lo tomó de la garganta?
Exacto, después que finalicé el partido hubo uno que me agarró de la cintura y me llevó hacia afuera, del que me tomó de la garganta no me acuerdo, pero mis asistentes lo vieron y lo conocen porque ellos viven en Santa Bárbara, ellos vieron quien golpeó al asistente Francisco Paz.

¿A usted lo golpearon en el rostro?
Sí, me golpearon en el pómulo, no sé si fue un jugador o un aficionado, al voltear a ver a Francisco lo miré sangrando, en ese momento sentí que me golpearon, pero después no miré nada.

miedo2¿En qué sector del estadio estaban ustedes cuando fueron agredidos?
Estábamos en la cancha, todavía no habíamos ingresado al camerino, no nos dejaban salir de la cancha. Hubo un jugador, el que me tomó de la cintura al terminar el partido que me dijo que nos fuéramos a otro lado porque me podían seguir golpeando, me ayudó un poco.

¿Qué pasó después?
Afortunadamente salimos los integrantes de la cuarteta de la cancha hacia el camerino, pero ya estando ahí ingresó gente y jugadores a golpearnos o no sé con qué intención, pero tuvimos que salir de allí, así que tomamos nuestras cosas y fuimos a la casa de un amigo, exárbitro.

¿Usted denunció que se refugiaron en una casa vecina?
Sí, porque cuando yo entré al camerino ya había bastante gente que no se sabía quién era, por eso mis otros compañeros prefirieron que tomáramos las cosas y nos fuéramos, nos salimos por una puerta trasera del camerino y nos refugiamos en la casa de un exárbitro.

¿Quién es el exárbitro que les ayudó?
No recuerdo el nombre, Henry Enamorado también llegó a auxiliarnos, pero no recuerdo el nombre del exárbitro dueño de la casa en la que nos tuvimos que refugiar al salir del camerino.

¿Cuánto tiempo estuvieron allí?
Creo que estuvimos más de media hora, después de eso la gente seguía allí, no se iba, hasta que llegó la Policía, gracias a Dios la Cruz Roja se llevó a Francisco Paz para el hospital porque seguí sangrando, pero nosotros nos quedamos allí, nos cambiamos y salimos después de otra media hora.

¿La gente los siguió a la casa en que se refugiaron?
Sí, nos siguieron, tal vez se calmaron un poco porque en ese momento hubo una fuerte tormenta, pero después que pasó la tormenta no sé si alguien les dijo dónde estábamos y hasta allí llegaron a increparnos.

¿Sintió temor por su vida y la de sus compañeros?
Esto del arbitraje es así, son cosas que pasan, en el momento yo sentí tranquilidad, no sé qué hubiera pasado si hubiese tenido miedo, lo que hice fue no reaccionar a lo que ellos estaban haciendo, no sé por qué, pero ellos tomaron la decisión de golpear más a mi asistente Francisco Paz, quien es de Ilama, en el departamento de Santa Bárbara.

PALIZA¿Usted sintió deseos de reaccionar ante la agresión?
No, lo que pasa es que ellos ya llegaron predispuestos, pero nunca pensé en reaccionar porque sería más perjudicial para mí. El jugador que me había agarrado del cuello, después me quiso tirar al suelo, no sé para qué, pero yo apoyé fuerte mi pierna y no caí.

¿Estaría dispuesto a pitar de nuevo en Santa Bárbara?
Iría siempre que haya seguridad, porque yo ya había ido a pitar y no había pasado nada, estuve cuando jugaron ante Limeño y no hubo problema, lo que pasa es que no sé si ellos estaban presionados porque no inscribieron a todos los jugadores o porque no habían ganado, no sé qué pasó.

¿Qué pasó con la Policía en el juego que los agredieron a ustedes?
Había seguridad, la cosa es que no sé si solo había tres o cuatro policías, ellos estaba en el lugar por el que ingresaron los aficionados, no sé por qué no hicieron nada para evitarlo. Ya en el momento en que a nosotros nos estaban agrediendo en la cancha nunca llegó la seguridad.

¿Fue su peor noche en lo poco que lleva en el arbitraje?
No, he vivido otros momentos complicados, no así como lo que pasó en Santa Bárbara, pero en La Entrada, por ejemplo, no nos golpearon, pero nos fueron a increpar… bueno, creo que eso es algo normal.

¿Los amenazaron de muerte en Santa Bárbara?
Exacto, no sé si los que no amenazaron eran jugadores o aficionados, ya estaba oscureciendo y en el camerino había mucha gente, y allí estaban diciendo que si poníamos algo en el acta nos iban a hacer algo, no sé si fueron aficionados o jugadores.

¿Le quiere decir algo a la gente de Santa Bárbara?
Que yo estoy tranquilo porque el partido lo saqué bien, no hubo nada malo, lo que pasa es que creo ellos llegaron predispuestos a pelear con los árbitros. Seguramente ellos deben estar recordando lo que hicieron y creo que para hacerlo de nuevo lo van a pensar.

¿Se preocupó al ver sangrando a Francisco Paz?
Sí, mucho, porque no paraba de sangrar, sobre todo cuando nos dijeron que había sufrido doble fractura en la nariz, uno se preocupa porque es un compañero y en esta profesión todos somos como hermanos.

¿Es cierto que no les pagaron?
Creo que eso fue por todo lo que se dio después del juego, ellos siempre pagan, pero el problema que se dio evitó que pagaran, pero creo que ya ellos depositaron el dinero correspondiente al pago.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras