Connect with us

Fútbol Nacional

David Cárcamo de futbolista a constructor

La historia de los futbolistas hondureños se repite, el balón no es eterno, por lo que cuando llegan a cierta edad hay que buscar la forma de mantener a su familia, sobre todo los que no compartieron el deporte con el estudio y coronaron una carrera universitaria.

Uno de esos ejemplos es el ex zaguero David Antonio Cárcamo, quien en su época fue un destacado futbolista que tuvo la oportunidad de demostrarlo en clubes como Real Maya, Real España, Marathón, Motagua y Universidad.

El ex futbolista ahora trabaja en el área de la construcción en Estados Unidos, aprovechando una invitación de un amigo, Dany Bueso, sobrino del ex mundialista de España 82, David Bueso, quien le ha dado trabajo a muchos futbolistas que quedan a la deriva después del fútbol.

“Hemos estado en Canadá, trabajo en una compañía que hace aeropuertos, gano bien para mantener a  mi familia, ya que en este país está bien complicada la vida.  Estamos trabajando en un proyecto en Trinidad Tobago para seguir ganándonos la vida.

David Cárcamo inició su camino en el fútbol con el Real Maya, después de ser reclutado en Ojo de Agua.

David Cárcamo inició su camino en el fútbol con el Real Maya, después de ser reclutado en Ojo de Agua.

Lo bueno del trabajo es que  ellos se encargan de todo, nos sacan permisos de trabajo y todos los detalles inherentes al mismo. Comparto trabajo con otro ex futbolista hondureño,  Jorge Zapata, con quien estuvimos en el Real España”, explicó.

SUS INICIOS

La historia de Cárcamo en el fútbol inicia con los recordados reclutamientos militares de la década de los noventas, a pesar de que ya era un jugador visto por clubes como el Olimpia: “me agarraron en Ojo de Agua, de allí comencé a jugar contra el Cobras.

En ese  tiempo en las Fuerzas Armadas hacían un torneo inter-fuerzas donde estaba la fuerza naval, aérea, el ejército, Fusep, entre otras. Hacían torneos a nivel nacional, de ese grupo salieron Nelson Rosales, Basilio Zapata y su servidor.

También aparecieron otros que no llegaron a triunfar en Liga Nacional, porque ellos prefirieron la carrera castrense, uno era piloto y los otros llegaron a ser oficiales de las Fuerzas Armadas”.

Pese a lo anterior recordó que jugó dos años en la intermedia con el Necaxa, en ese tiempo el Olimpia le observaba, y cuando se aprestaba a ir a la pretemporada a Tela le reclutaron, una experiencia que al inicio no le gustó, pero tuvo que hacer en forma obligatoria.

“Gracias a Dios pasé el reclutamiento, pero luego me trasladaron al primer Batallón en Mateo, allí estuve 4 meses, luego hice una prueba al Real Maya, estaba Enrique Grey como entrenador, quien me escogió junto a otros cinco integrantes de las Fuerzas Armadas, pero nos quedamos únicamente los soldados”, agregó.

No olvida la experiencia de ser militar, ya que a pesar del sacrificio de levantarse todos los días a las 5 de la mañana y que recibían trole todas las noches: “hacíamos ejercicio desde la 6, era una fase de entrenamiento de tres meses, ya que lo preparan a uno para manejar armas, defensa personal, parte física, mientras los martes y jueves hacíamos educación física y jugábamos fútbol. A mí el jugar bien al fútbol me abrió las puertas, yo era recluta, conocí a muchos oficiales que me llevaban a jugar con ellos, me atendían bien, me daban muchas prebendas, aunque a veces no me dejaban jugar contra los oficiales, decían que era muy bueno y no podían ganarnos, tenían que ganar ellos”.

SU LLEGADA AL REAL MAYA

A pesar de que Enrique Grey Fúnez lo escoge para ser parte de la plantilla de Real Maya, no lo hace debutar en el primer equipo, aunque aparecía en los suplentes.

Su debut liguero lo hace con el entrenador Marco Antonio Calderón en el último partido de la temporada 1992-93, y ya comienza a ser titular con los hermanos Alfonso y Fermín Navarro, con quien tuvieron buenos torneos, porque incluso ganaron un torneo de Copa.

Cárcamo tuvo un paso discreto en el Marathón, pero ganó un campeonato con los verdes en la era de Chelato Uclés.

Cárcamo tuvo un paso discreto en el Marathón, pero ganó un campeonato con los verdes en la era de Chelato Uclés.

“Cuando llegue había muchos veteranos, esa fue una ventaja, si lo miro ahora, en aquel tiempo uno tenía que ser sumiso, habían jugadores de renombre que pedían respeto, había que hacerles hasta los mandados, eso al final me ayudó a ganármelos y al final me terminaron enseñando como se juega.

Estuve año y medio entrenando sin jugar un partido, antes la esperanza de uno era salir entre los 16, aunque no jugara”, comentó. Cárcamo no tuvo reparos en recordar que el problema de un novato para debutar en ese tiempo era que los veteranos se molestaban porque creían y decían que les íbamos a quitar la comida de sus hijos, algunos eran muy celosos pero habían otros muy buenos que lo aconsejaban  que siguieran adelante, que todo tiene recompensa en la vida, entre ellos su amigo Carlos Cruz Padilla.

CAMBIO DE REALEZA

A pesar de estar muy a gusto en Real Maya, Dios y el destino le tenía otro camino, ya que por una divergencia tuvo que marcharse de la institución cuando era un titular indiscutible: “hay cosas que pasan que uno no entiende, no hay mal que por bien no venga, salí del Real Maya en la época de Luis Cabrera y Santos González, en plena pretemporada,  me doblé la rodilla y me dolía, ese día corríamos 12 kilómetros, pero yo únicamente completé 11, eso molestó a Cabrera por lo que me pusieron transferible”, recordó.

Una vez en la lista de los “no deseables” en Real Maya, recibe una llamada de Luis “Gavilán” Cálix, con quien habían sido compañeros en el Real Maya, quien regresaba al Real España para retirarse del fútbol, y quién le comentó que este equipo buscaba un central.

“Buscaban un central, tenían entrenando a un uruguayo que no le gustaba al profesor Hernán García, porque decía que era muy lento, por lo que me dio la oportunidad con la condición de verme 10 días. Tuve la ventaja de la buena pretemporada con Real Maya, pero de entrada me ponen a marcar a Francis Reyes, esa era la prueba de fuego, yo me eché a reír, porque a Francis nadie lo agarraba en ese tiempo, pero salí solvente, yo era un defensa que analizaba bien a delanteros y volantes, leía lo que ellos pretendían hacer”, agregó

A pesar de que tuvo momentos inolvidables en Real España, también los tuvo tristes como el subcampeonato de 1999, al perder la final en Tegucigalpa con el Olimpia: “ ese gol no se me olvidará, lo hizo Denilson Costa,  el no cabeceó, le pegó en el hombro, yo volteé a ver al marco y vi que la bola iba para afuera, dije no pasa nada, pero con la sorpresa, como el estadio tenía muchos hoyos en ese tiempo, en eso la bola pegó en el bordillo y no se fue derecho, sino para el lado produciéndose el gol del título para ellos”.

“JAIBOS” Y LA COPA  AMÉRICA

Recientemente estuvo de vacaciones por Honduras, pero actualmente trabaja en Trinidad Tobago.

Recientemente estuvo de vacaciones por Honduras, pero actualmente trabaja en Trinidad Tobago.

A pesar de las buenas campañas en el Real España, vino otro cambio inexplicable en su vida deportiva, el destino lo lleva al Victoria después de permanecer en San Pedro Sula hasta inicios del 2001.

“Estuve 5 meses a préstamo con el Victoria, tuve problemas con España por algunos premios y otras cosas, en ese lapso llegamos a la liguilla, había buena gente, del España fuimos  Ricky García, Wilmer Cruz, Miguel Mariano, Pescado Rodríguez y yo. Lamentablemente no estuve en la liguilla por lesión, me lastimé de puvalgia, pero en eso pasó algo raro, Wilmer quedó interinamente como técnico porque se fue Raúl Martínez Sambulá, y me dijo que como estaba lesionado no iba a jugar el cruce, te vas a reposar, yo le respondí que era su decisión y la vamos a respetar, pero en ese momento comiendo en Pizza Hut, Ricky García llega con la noticia que iba a la selección y  en eso cayó una llamada del profesor Maradiaga a Wilmer a quien le pregunto qué jugadores tenés disponible porque hay un amistoso ante Ecuador en Miami, él le respondió que a Pescado y David, y así me fui a la Selección de la Copa América”, recordó.

A pesar de que todavía no tenía el alta médica, ya había reposado una semana y me sentía mejor, por lo que Wilmer autorizó su viaje a Miami con la selección, donde ellos estaban conscientes de que era una gran oportunidad, ya que además del fogueo se venía la Copa América y estaban en medio de la eliminatoria mundialista.

“Es un agradable recuerdo, debuté ante Ecuador, íbamos ganando el partido, pero el cansancio al minuto 75 no se hizo esperar, por lo que ingresó Junior Izaguirre en mi puesto, al final empatamos 1-1.

Nuestro debut le gustó al profesor Maradiaga, quien nos dijo después del partido que había una gran oportunidad de jugar la Copa América, porque algunos países grandes como Argentina se negaban asistir al evento”, agregó.

Todo estaba como predestinado en la vida de Cárcamo, fue elegido en la lista del equipo nacional que viajó de emergencia  a Colombia en avión militar para hacerle frente a la Copa América, logrando lo impensado, un honroso tercer lugar en el mejor torneo del continente.

“Es algo indescriptible, compartir con los compañeros, ganarle a Brasil, marcar a Jardel, una bonita experiencia, fue lo mejor de mi carrera, aunque no olvido las etapas como los juegos en Hong Kong y Japón”. Debido al gran trabajo en la Copa América, varios integrantes del grupo que no eran habitual en la eliminatoria como Mario Rodríguez, Limber Pérez y David Cárcamo siguieron en el proceso y estuvieron en el duelo histórico ante Estados Unidos en Washington, donde la selección por única vez le ganaron a los norteamericanos en su propia casa.

“Fue una experiencia bonita, ganar allá, con un ambiente catracho en su totalidad, acercamiento y cariño de los hondureños para su selección, nos hizo sentirnos con mucha responsabilidad para jugar bien y darle una alegría. En ese proceso solamente jugué contra Estados Unidos, en ese tiempo fui suplente de Reynaldo Clavasquín Samuel Caballero y Nimroll Medina”, recordó.

Pese a la alegría de estar en esa selección el momento más complicado fue la eliminación incomprendida ante Trinidad Tobago en casa: “fue dura la eliminación, un balde con agua con hielo, quedar fuera del mundial, se dieron muchas cosas que hoy no entiendo, como puede ser que en un partido se peguen 8 disparos en el poste y que se fallen goles debajo del marco, algo insólito, teníamos buenos goleadores como Saúl Martínez, Carlos Pavón y David Suazo, hasta hoy no entiendo por qué no fuimos al Mundial”.

ALGO MÁS…

*Después de Japón y Corea 2002 volvió al Real España, pero luego fichó para Marathón donde una lesión lo alejó de las canchas 9 meses.

*En el 2003 y 2004 ayudó a los “pumas” de la Universidad a salvarse del descenso, aunque después el equipo bajó en 2007.

*En 2007 cerró su carrera deportiva en el Motagua, era suplente de Javier Martínez y Víctor Bernárdez, jugó pocos partidos pero fue campeón en el Apertura 2007.

*Aspira a ser entrenador de fútbol, pero sus constantes viajes de trabajo fuera del país le ha impedido tomar los cursos respectivos.

UNA FRASE…

“Uno no debe quejarse de las cosas que ha hecho en la vida, estoy alegre, no hice dinero para no volver a trabajar, logré comprar mi casa y tener mis cositas para poder vivir. Conseguí un buen trabajo para mantener a mi familia”.

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional