Connect with us

Fútbol Internacional

“Tacuara” Cardozo deja Benfica de Portugal

“Tengan cuidado, él es peligroso, él es Óscar ‘Tacuara’ Cardozo”. Así es como la multitudinaria hinchada del Benfica saludaba al mejor goleador del club en la última década que, a los 31 años, abandona Lisboa por el Trabzonspor turco a cambio de 5 millones de euros.

El paraguayo Óscar René Cardozo Marín (nacido en Juan Eulogio Estigarribia, Departamento de Caaguazú) oficializó anoche lo que era un secreto a voces, su salida del Benfica después de siete años repletos de goles, con destino al fútbol turco, que ya le tentó el pasado año.

Fueron 172 en 293 encuentros oficiales disputados con el Benfica (0,58 tantos por partido) y le encumbraron como el máximo anotador extranjero de la historia del Benfica y el más prolífico de la última década del ya centenario club.

El internacional paraguayo, al que se le recuerda en España por fallar un penalti ante Iker Casillas en los cuartos de final del Mundial del 2010, se va de Portugal con dos Ligas portuguesas (2010 y 2014) y en el ‘top’ diez de los anotadores de los encarnados.

Sus 172 dianas le colocan en el noveno lugar de la historia del doble campeón europeo (1961 y 1962) por detrás de leyendas como Eusébio da Silva Ferreira (473) o José Águas (375).

Pero Cardozo nunca fue unánime entre los benfiquistas. Ni siquiera los trofeos de mejor goleador de la Liga lusa, conquistados en el 2010 y el 2012, le sirvieron para espantar a los críticos.

Torpe y lento para muchos, sus 1,93 metros y curvada postura ayudaban a incrementar la impresión de descoordinación del futbolista, que, definitivamente, no enamoraba a primera vista.

Pero su olfato para estar en el lugar preciso en el momento preciso y, sobre todo, su demoledora zurda le convirtieron en una máquina anotadora.

“Siempre dije que Cardozo era diferente. No necesita ser elegante o tener mucho el balón. En las pocas veces que tiene el balón, define. Es un goleador”. El portugués Jorge Jesús, entrenador del paraguayo en las últimas cinco temporadas, le defendió públicamente varias veces.

También después del grave incidente en la final de Copa perdida ante el Guimaraes el 26 de mayo del 2013, cuando el Benfica puso el epílogo a su nefasto fin de temporada -perdió tres títulos en tres semanas-.

Cardozo estalló entonces contra Jesús, que le había retirado del terreno de juego en el minuto 75, y le propinó un empujón en pleno césped que dio la vuelta al país. Pidió perdón y Jesús aceptó el gesto del futbolista.

No fue el único episodio disciplinario de “Tacuara”, apodo procedente de una espigada planta tropical de bambú de caña que alude a su alta estatura. En su segunda temporada en el Benfica, tuvo roces con el técnico español Quique Sánchez Flores.

Con fama de frío y distante, tampoco hizo demasiados amigos en el vestuario. Se le recuerda una fluida relación con su compatriota Lorenzo Melgarejo, con el que coincidió en la temporada 2012-2013.

Su traspaso era inminente. En el último curso, golpeado por una compleja lesión en la espalda, perdió el puesto por la pareja Rodrigo Lima-Rodrigo Moreno. Ya con 31 años, su ascendente en el juego era cada vez menor y los aficionados empezaron a perder la paciencia.

Cardozo fue uno de los jugadores que erró un penalti en la tanda ante el Sevilla, en la final de la Liga Europa vencida por los andaluces.

A pesar de tener dos años más de contrato, hasta 2016, y una cláusula de rescisión en 60 millones, el Benfica lo traspasó por 5 millones al Trabzonspor, que paga al paraguayo 2,5 millones de euros anuales, el doble que los portugueses.

El club luso cedió este verano lo que no había cedido en el anterior, cuando el Fenerbahçe turco no llegó a los 12 millones pedidos.

Esa cantidad se acercaba a los 10 millones que los portugueses habían invertido en el 2007 para llevarse a ‘Tacuara’ del Newell’s Old Boys argentino en una de las transferencias más caras de la historia de los encarnados.

“No esperaba marcar tantos goles y entrar en la historia del Benfica con tantos récords”, dijo al canal de televisión del Benfica Cardozo en su declaración de despedida. “Tacuara” mudó entonces la hierática expresión que le caracteriza.

“Estoy triste, pero la vida sigue y no puedo hacer nada más”, resumió estoicamente.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional