Connect with us

Automovilismo

Testigo clave respalda a Ecclestone en juicio por sobornos

El británico Bernie Ecclestone, jefe de la Fórmula 1, recibió hoy el respaldo de un testigo clave en el juicio que afronta en Múnich por el supuesto pago de sobornos.

F1El inversor financiero Donald MacKenzie, cofundador del fondo que tiene los derechos comerciales de la Fórmula 1 (CVC), aseguró que Ecclestone nunca le exigió seguir al frente de la categoría reina del motor, poniendo así en duda uno de los presupuestos de la Fiscalía.

“Ecclestone sólo lo dijo a su manera: ‘Si me quieren, entonces podría estar disponible”, aseguró MacKenzie en el tribunal de Múnich.

Su declaración va en contra de lo que sostiene la Fiscalía alemana, que acusa a Ecclestone de haber pagado al entonces directivo del banco semipúblico alemán BayernLB Gerhard Gribkowsky un soborno de 44 millones de dólares para que vendiera su participación en la Fórmula 1 a CVC. A cambio, el británico se habría asegurado el cargo.

Sin embargo, MacKenzie aseguró hoy que para Ecclestone su propio futuro no tenía ningún papel en las negociaciones. “Le mostramos un contrato de servicio por el que no mostró nunca interés alguno y no negoció”, explicó. En su opinión, para él era “más bien indiferente”.

De acuerdo a una serie de testigos, el BayernLB se mostró entonces satisfecho por haber encontrado un comprador para su mayoría en la Fórmula 1. CVC acabó pagando al final más de 800 millones de dólares y Ecclestone continuó llevando las riendas del negocio de la Fórmula 1.

No obstante, el juicio amenaza el reinado del británico. MacKenzie ya dejó claro con anterioridad que Ecclestone deberá irse si es condenado por el tribunal alemán.

Según MacKenzie, CVC acabó pagando un precio elevado por el negocio. En su opinión, el banco alemán negoció bien a través de Gribkowsky y le hizo temer a CVC que había otros interesados dispuestos a pagar más dinero por la participación mayoritaria.

“Ahora sé que no había ninguna otra oferta y veo el asunto con un poco de vergüenza profesional”, aseguró. “Gribkowsky se comportó como un banquero de inversión. Era arrogante y muy seguro de sí mismo”, agregó.

El banco reclama ahora al británico el pago de una indemnización bajo el supuesto de haber podido recibir más dinero por la venta si los dos hombres no hubieran pactado previamente.

Gribkowsky fue condenado en 2012 por corrupción y evasión fiscal a una pena de cárcel de ocho años y medio, después de admitir haber recibido dinero de Ecclestone durante la venta de la participación del banco en la Fórmula 1.

El alemán, que ya testificó los primeros días del juicio, volverá a sentarse en el banquillo el próximo 14 de agosto en un proceso judicial que fue ampliado esta semana un mes hasta mediados de octubre por el presidente del tribunal, Peter Noll. Si Ecclestone es declarado culpable, podría ser condenado a diez años de cárcel.

Deja tu comentario

Recomendamos - Automovilismo