Connect with us

Fútbol Nacional

El antes y el después

SELECCIONCuando nuestra selección nacional participa en una competencia a nivel internacional, hay un antes y un después, que se ha repetido por muchos años y se sigue repitiendo como esas canciones del recuerdo que nunca pasan de moda, y lo peor del caso que queda solo en palabras, porque en la práctica se sigue con lo mismo.

ANTES es previo a la competencia y se escuchan por las cafeterías, en los parques, en las calles y en los diferentes medios de comunicación, frases como estas: podemos llegar lejos, con esta selección podemos marcar historia, por qué no podemos superar a grandes selecciones, el entrenador ha demostrado capacidad, se ha trabajado bien y se ha aprovechado el tiempo, hay un buen elemento humano, tenemos una selección bien conjuntada, tenemos jugadores con gran experiencia que ya no sienten temor enfrentar a cualquier figura y en el cualquier estadio, el que diga que esta selección no va a hacer nada es antipatriota.

Esta selección ha tenido todo el apoyo, no se pueden quejar, los federativos han hecho una buena labor en cuanto a lo administrativo.

DESPUÉS, una vez finalizada la participación del cuadro catracho, lo que sale de las voces del aficionado son frases como las siguientes: volvimos a caer en los errores de siempre, seguimos haciendo el ridículo, nos vimos chiquitos ante esas potencias, al entrenador le quedó grande la camisa, hay que cambiar al técnico, no hizo nada, esos jugadores no demostraron nada, son mercenarios, solo piensan en el dinero, ni individual, ni en conjunto la selección se vio bien; los extranjeros como que no querían ni correr , hay que jugar con nacionales mejor, esta selección no hizo nada y en esto todos son culpables comenzando con los federativos. De ahora en adelante hay que ver hacia abajo y comenzar con un nuevo proceso.

Pienso que no se hace un verdadero análisis ni previo ni después. Decía Víctor Bernárdez, en una entrevista, “antes éramos estrellas y ahora es que no servimos” y no deja de tener razón, porque somos muy extremistas. Nos ilusionamos y después caemos en la frustración como sucede actualmente después de la descolorida participación de la bicolor en Brasil, donde no solo perdió, sino que no demostró absolutamente nada.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional