Connect with us

La Bicolor

Suiza, entre la ilusión y la mesura

Suiza, que será el último rival de la Selección Nacional de Honduras en el Grupo E del Mundial de Brasil 2014, se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los países europeos que mejor ha trabajado con la base, lo que se ha traducido en unos resultados esperanzadores que quieren encontrar el refrendo al máximo nivel en la Copa del Mundo.

Honduras se enfrentará a Inglaterra el 25 de junio.

Honduras se enfrentará a Inglaterra el 25 de junio.

Bajo el mando de todo un experto de los banquillos como el alemán Ottmar Hitzfeld, el conjunto helvético llega a la cita universal con una plantilla jovende media, multicultural y con la defensa como su punto fuerte.

Entre 1966 y 2002, el conjunto helvético sólo pasó por un Mundial; pero Brasil será su tercer campeonato seguido, al que acude con la mejor defensa de las casi 200 selecciones que disputaron las eliminatorias y con el honor de haber sido el único país que ganó a España, campeona del mundo, en Sudáfrica 2010, aunque no le dio para pasar de fase.

El conjunto del alemán Ottmar Hitzfeld repite entre los elegidos para la Copa del Mundo tras una magnífica fase clasificatoria en la que demostró el potencial de la generación que encabeza sus filas, que ya en 2009 se proclamó campeona del Mundial sub-17 de Nigeria.

El estilo defensivo del conjunto ha llegado junto con la renovación generacional de sus jugadores, una nueva casta de futbolistas que ha aportado un fuerte carácter multiétnico al equipo, que parecen haber cambiado el estilo de Suiza.

En esta nueva plantilla tienen cabida hijos de refugiados de Kosovo como Xhaka; su estrella Gelson Fernandes nació en Cabo Verde; y su capitán Gökhan Inleres -que jugará su primer Mundial con el brazalete- es hijo de inmigrantes turcos.

La confianza que el equipo helvético mostró durante la ronda clasificatoria también se vio favorecida por el hecho de que buena parte de su plantilla juega en ligas de alto nivel como Italia y Alemania.

No obstante, pese a disponer de un grupo de jugadores con nombre y cualidades -Lichsteiner, Tranquillo Barnetta, Inler, Shaqiri y Derdiyok- estos no suelen ser los líderes de sus equipos. Incluso en algunos casos les cuesta encontrar sitio en los onces iniciales. Pero si su rendimiento es alto Suiza puede dar más de un disgusto.

En Sudáfrica no logró pasar a octavos, al quedar tercera de su grupo, pero se fue con la satisfacción de haber sido el único equipo que ganó un partido a España, gran favorita y final vencedora del torneo en 2010.

El máximo logro internacional de Suiza es haber llegado a cuartos de final en los mundiales de 1934, 1938 y 1954, además de ostentar el récord de imbatibilidad en ese torneo, al aguantar 559 minutos sin encajar un solo gol en Alemania 2006.

Allí empató a cero con Francia, ganó 2-0 a Togo y Corea del Sur y volvió a empatar a cero con Ucrania, conjunto que finalmente le eliminó en la tanda de penaltis en octavos de final, lo más lejos que ha llegado en un Mundial en el último medio siglo.

A pesar de su notable actuación en la ronda clasificatoria -ganador del grupo con una ventaja de siete puntos sobre Islandia-, Hitzfeld -ya asumió con éxito en 2008 el reto de despertar de su largo letargo al equipo helvético- tiene en Brasil el desafío superar, como mínimo, el umbral de los octavos.

Su buen ránking situó a Suiza como cabeza de serie. En Brasil encabeza el grupo E, que también integran Ecuador, Francia y Honduras. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor