Connect with us

Bla Bla

Soñar no cuesta nada

Algunos me calificarán de antipatriota, otros me dirán que estoy en contra de nuestra representación nacional y otros, inclusive, me llegarán a señalar como bárbaro, pero no hay que confundir el sentimiento con la realidad.

Cómo no me gustaría que la selección nacional llegase a disputar la final en el mundial de Brasil, pero del dicho al hecho hay mucho trecho, como decía mi recordado amigo Jorge Talavera Sosa.

Y a propósito de Talavera, era un apasionado al fútbol y a la selección, pero era realista y antes de un partido decía frases como estas: a esa selección lo más seguro es que le van a sonar los mocos y la van a dejar en la gramilla mordiendo el polvo luego de la humillante derrota.

Es fácil pedir, es fácil soñar, es fácil creer que se puede lograr lo máximo, pero hay que poner los pies sobre la tierra y no crear falsas expectativas. El fútbol es una competencia donde gana el que esté mejor preparado, aparte de la capacidad individual y colectiva y en ese sentido, estamos claros que los equipos europeos están muy arriba que los demás.

Y este comentario no va por la derrota ante Turquía, porque ese era simplemente un partido amistoso, que le sirvió al entrenador para darse cuenta cómo andan sus jugadores; sin embargo, les quitó el sueño a muchos, sobre todo a aquellos que están ilusionados con ver a Honduras en octavos de final y que estaban preparados para celebrar los goles de Costly y de Bengtson, quienes pasaron desapercibidos.

El próximo partido de preparación lo puede ganar Honduras y vamos a seguir sosteniendo lo mismo, que en una competencia como el mundial, a la selección lo más que se le puede pedir es que haga un papel digno y que pierdan luchando como lo hicieron aquellos guerreros de España 82, que a pesar de la eliminación dejaron contentos a millones de catrachos que estaban pendientes de lo que hacía esa recordada selección.

Héctor ORELLANA
MÁS

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla