Connect with us

Más Deportes

“Juanín” Lanza, el deportista más completo de la historia

No es fácil encontrar en un país como el nuestro a un atleta tan completo como Juan Isidro Lanza, el recodado “Juanín”, quien lógicamente se le recuerda con mayor énfasis sus hazañas en el fútbol con el Olimpia y la selección nacional, pero además tuvo sus buenos momentos en el baloncesto, tae kwon do y softbol.

Con la selección nacional, de pie Fernando “Azulejo” Bulnes, Luis Bran, Selvin Cárcamo, Miguel “Shinola” Matamoros, “Juanín” Lanza y Adolfo “Gorcha” Collins. Agachados: Óscar “Martillo” Hernández, Jorge Bran, Jorge Urquía, Rubén Guifarro y Marco “Tonín” Mendoza.

Con la selección nacional, de pie Fernando “Azulejo” Bulnes, Luis Bran, Selvin Cárcamo, Miguel “Shinola” Matamoros, “Juanín” Lanza y Adolfo “Gorcha” Collins. Agachados: Óscar “Martillo” Hernández, Jorge Bran, Jorge Urquía, Rubén Guifarro y Marco “Tonín” Mendoza.

Como él pocos en la historia del deporte hondureño, ya que Dios le dio la facilidad de practicarlos y no solo eso, destacar hasta en selecciones nacionales, un privilegio del que no se ufana, ya que su sencillez y humildad han sido parte de esa fórmula de triunfar y aprovechar lo que el Altísimo le regaló.

“Para mí no es un secreto practicar varios deportes, “Chelato” me decía que había nacido para eso, ya que ningún deporte me daba problema, y más bien destaqué en cada uno de ellos en su momento”, recordó.

Hoy jubilado, después de muchos años de trabajo en Soptravi (antes Secopt) recuerda con nostalgia y alegría esos momentos gratos en el deporte, donde curiosamente nunca fue un personaje muy publicitado, ya que su carácter tranquilo y esquivo de las entrevistas, le ha permitido pasar inadvertido, aunque con este trabajo se le hace justicia a uno de los grandes deportistas que hemos tenido en todos los tiempos.

El origen de su apodo es un diminutivo de su nombre y fue puesto por su hermana mayor, ya que otros familiares le decían Juan Chico, pero ella se impuso, y así se le conoce en el argot del deporte en Honduras, aunque reconoce que otros amigos suyos quisieron ponerle otro sobrenombre, pero no les pegó, e incluso la gente lo conoce más por el apodo que por su nombre real.

Con el Olimpia campeón invicto de 1969, de pie aparecen: Roberto Crisanto Norales, Rafael Dick y “Juanín” Lanza. Agachados: Carlos “Calistrín” Suazo, Miguel “Shinola” Matamoros y Reynaldo Centeno.

Con el Olimpia campeón invicto de 1969, de pie aparecen: Roberto Crisanto Norales, Rafael Dick y “Juanín” Lanza. Agachados: Carlos “Calistrín” Suazo, Miguel “Shinola” Matamoros y Reynaldo Centeno.

“Juanín” se siente una persona muy querida y admirada, a nivel de estudios se graduó de perito mercantil y contador público, pero si lamenta no haber podido terminar la carrera que añorada de administración de empresas, pero se siente orgulloso que sus hijas ya coronaron sus carreras universitarias, ambas son bilingües, una es licenciada en mercadeo y banca internacional y la otra está en Estados Unidos.

SUS INICIOS EN EL FÚTBOL
Como todo niño inquieto y que le gustaba el deporte fue el fútbol que lo catapultó en el deporte a través del Federalito, participando en su categoría juvenil, al igual que lo hacía en la selección del Instituto Central Vicente Cáceres.

“Me retiré del Federalito por un roce con un entrenador y me puse a jugar baloncesto en el colegio Central, allí combinaba ambos deportes, pero tuve que hacerlo en el deportes de las cestas, ya que había una ley que no me permitía salirme del Federalito, tenía que jugar con ellos en primera cuatro años, no me pareció la idea, y por eso me dedique más al baloncesto”.

A pesar de ello, un tiempo estuvo jugando para el Club Colombia, donde fue prestado para mantenerse informalmente: “en 1963 el Atlético Español Glidden me dijo que jugara con ellos para pelear el ascenso y lo logramos siendo compañeros de Chelato Uclés. Jugué con ellos dos o tres partidos en la profesional, pero en ese tiempo estaba más enfocado en el baloncesto porque íbamos a Costa Rica a una serie, para luego afrontar el centroamericano en casa”.

SU GRAN PASO EN EL BALONCESTO

Con el famoso quinteto del All Star, de pie Rigoberto “Camiseta” Umaña, Raúl Godoy, Víctor “Maldito” Fúnez, Domingo Castro Wu, Octavio y German Corleto y “Juanín” Lanza. Agachados: Julio Henríquez, Rolando Machado, Max Campos, Gustavo Henríquez y Rigoberto “Cayuyo” Moncada.

Con el famoso quinteto del All Star, de pie Rigoberto “Camiseta” Umaña, Raúl Godoy, Víctor “Maldito” Fúnez, Domingo Castro Wu, Octavio y German Corleto y “Juanín” Lanza. Agachados: Julio Henríquez, Rolando Machado, Max Campos, Gustavo Henríquez y Rigoberto “Cayuyo” Moncada.

Su etapa en el baloncesto es inolvidable aunque no fue muy larga, ya que tiene que dejarlo por una lesión en su mano, así lo quiso el destino, aunque guarda grandes recuerdos de su etapa en el deporte de las cestas.

“Lo hice desde los famosos torneos colegiales, en mi época ya le ganábamos al colegio San Miguel, ellos habían tenido una hegemonía en baloncesto colegial, pero cuando estuve yo, sus mejores jugadores se habían graduado y vivían fuera del país. El rival a vencer era el colegio Héctor Pineda Ugarte, teníamos grandes duelos en el gimnasio 15 de Marzo, el que se quemó en esos años, por lo que jugamos en canchas al aire libre para que este deporte no se muriera, eso fue hasta en 1965 que se inauguró el Rubén Callejas Valentine, con un campeonato donde fui el mejor encestador, tercero en tiros libres, y además me dieron un trofeo por ser el mejor jugador del torneo, Honduras quedó en cuarto lugar en ese centroamericano, donde además empaté un récord de puntos en un torneo internacional con 37, el mismo que ostentaba el tico Burret, no sé si ya lo botaron·, recordó.

“Juanín” en el baloncesto fue un alero, tenía un buen tiro, anotaba mucho, si hubiesen existido los tiros de tres, hubiese tenido cifras récords, ya que manejaba ambas manos: “jugué a la par de “Cayayo” Moncada, Franklin Mass, Cuadra, entre otros, éramos entrenados por el abogado René Suazo Lagos”.

Uno de sus grandes recuerdos es su participación en el inolvidable quinteto del All Star, con quien ganó varios campeonatos, siendo siempre el mejor encestador. En ese equipo estaban figuras como Castro Wu, “Cacayo” Moncada, Max Campos, Raúl Godoy, Víctor “Maldito” Fúnez, Mauro Fúnez, Julio Henríquez, Octavio Corletto, entre otros.

VIVENCIAS EN EL FÚTBOL

Olimpia del 18 de julio 1965 (debut en Liga Nacional ante Marathón): Marco “Tigrillo” Rosales, “Juanín” Lanza, Roberto Crisanto “Manga” Norales, Rafael Dick, Carlos “Calistrín” Suazo y Reynaldo Centeno. Agachados: Ricardo Taylor, Conrado “Chorotega” Flores, Ricardo “Chendo” Rodríguez, Marco “Pibe” Midence y el tico Santiago Tercero.

Olimpia del 18 de julio 1965 (debut en Liga Nacional ante Marathón): Marco “Tigrillo” Rosales, “Juanín” Lanza, Roberto Crisanto “Manga” Norales, Rafael Dick, Carlos “Calistrín” Suazo y Reynaldo Centeno. Agachados: Ricardo Taylor, Conrado “Chorotega” Flores, Ricardo “Chendo” Rodríguez, Marco “Pibe” Midence y el tico Santiago Tercero.

Su carrera deportiva dio vuelco esperado, nació en el fútbol y debía volver a él, pero fue por la circunstancia de una lesión en una mano, la que le impedía seguir en el baloncesto, teniendo la dicha de que lo encontrara el recordado entrenador de Olimpia, el brasileño Marinho Rodrigues, quien le preguntó que si jugaba fútbol, allí inició su gran carrera en el cuadro merengue.

“Al inicio no lo hice tan intensamente, pero luego lo tomé en serio y me quedé con ellos hasta que cumplí 31 años, allí decidí irme, fue prácticamente cuando “Shinola” Matamoros y otros compañeros se van de la institución”, recordó.

Fue parte del Olimpia campeón invicto de 1969, donde jugó 28 de los 29 partidos, el último se lo perdió por lesión.

Además ganó cuatro campeonatos de Liga y tres subcampeonatos, siendo parte del equipo campeón de Concacaf de 1971, lo que les dio el derecho de disputar la Copa Intercontinental con el Independiente de Avellaneda: “perdimos 2-1, era un equipazo con jugadores como Bochini, Santoro, Pavone, Maglione, Raimundo, Sá, la base de la selección argentina, aún así le dimos lucha”.

Otro de sus grandes recuerdos en Olimpia fueron los partidos amistosos con clubes importantes de Brasil como el Cruzeiro con Tostao, o el Santos de Pelé: “yo no quería jugar contra el Santos porque tenía una bronquitis, pero el entrenador Carlos Vieira me dijo que entrara para que me rosara con Pelé, al final le hice caso. Él le hizo un sombrerito a “Shinola” Matamoros, luego yo le hago el mate que voy a salir, obviamente me quiere hacer lo mismo, le anticipo, pero me pongo la mano en la cara para que no me golpee con el taco, se molestó porque yo le adiviné la jugada. Me trató mal, por eso incluso insultó al árbitro diciendo que era hijo de tantas, y asegurando que este de hijo de p… metió la mano para quitarme el balón, pero realmente no hubo nada, y le dije que no la bajaste porque te la adiviné”.

Foto reciente donde aparecen dos leyendas vivientes del Olimpia, René “Reno” Rodríguez y “Juanín” Lanza.

Foto reciente donde aparecen dos leyendas vivientes del Olimpia, René “Reno” Rodríguez y “Juanín” Lanza.

Como zaguero central tenía muchas cualidades, buen salto y buena ubicación, no era lento ni muy rápido, fue fuerte, pero no mal intencionado que siempre iba a la pelota, no lastimó nadie, aunque a él le rompieron la nariz y la boca: “tuve muy buenas parejas en la defensa de Olimpia, debuté con Alberto “Furia” Solís, luego estuve Federico “Lico” Budde, Ángel Ramón “Mon” Rodríguez, pero mi pareja constante fue Miguel “Shinola” Matamoros, yo me retiré al irse él.

Un tema que no podíamos obviar con el gran “Juanín” son los sueldos altos que se pagan ahora a futbolistas de menor calidad y con poco esmero por defender su causa, incluso el exzaguero albo considera que el Olimpia no juega bien ahora, a pesar de ser campeón: “es difícil comparar épocas, la nuestra era romántica, jugábamos por amor, ahora el futbolista gana bien, todos tienen buenos sueldos, carros y casas, según el grado de visión hacia el futuro que tengan. En la época que don Juan Andino era nuestro entrenador, nos pagaban 10 lempiras de la taquilla, pero un día me dijo que me tocaban 5 porque estaba multado por faltar a una práctica. En el campeonato de campeones hubo buena plata, como yo era titular, al igual que “Shula” Gómez, Jorge Bran y Jorge Urquía, ganábamos 700 lempiras de aquella época, yo debía pedir más dinero, pero tenía mi trabajo aparte, el club vivía de las taquillas, por lo que la gente de Olimpia lo ubicaba en un trabajo, para tener como vivir en el futuro. El propio general Oswaldo López, presidente del Club, nos conseguía el mismo, al igual al general Melgar.

No podría faltar el tema de los delanteros más peligrosos que tuvo que encarar, ya que vivió una etapa del fútbol hondureño donde habían futbolistas muy habilidosos y algunos otros muy potentes: “son varios los que nos complicaban, entre ellos recuerdo a Roberto Abruzzesse, Gaetano Da Silva, Mario “Cofra” Caballero, Junia Garden, su hermano Morris, que prácticamente era chocar contra un muro, Óscar Mariano Piedrahita, Andrés Ávila Panchamé, Calazán, Norris Bodden, entre otros”.

“Juanín” Lanza, uno de los atletas más completos de la historia del deporte hondureño.

“Juanín” Lanza, uno de los atletas más completos de la historia del deporte hondureño.

Paralelamente a los buenos momentos en el cuadro albo tuvo participación en la selección nacional en los procesos a México 1970 y Alemania 1974, pero en el primero se llevó una amarga experiencia, al entrenarse cuatro meses con el grupo y ser descartado una semana antes de enfrentar a El Salvador, en su puesto convocaron a Lenard Welsh de Motagua y Ricardo “Cañón” Fúnez del Platense.

“Fui al Norceca de Trinidad Tobago y teníamos un gran equipo con Luis Cruz y Jaime Villegas, pero para el famoso 3-3 con Costa Rica no pude asistir por una lesión, Carlos Padilla me preguntó cómo estaba y le dije que mal, porque tenía golpeada una rodilla”.

EXPERTO EN ARTES MARCIALES
Pero la historia de “Juanín” en el deporte no se terminó con el fútbol y el baloncesto, sorpresivamente viene una etapa poco conocida para muchos, un experto en las Artes Marciales, especialmente del Tae Kwon Do.

“También practiqué artes marciales, especialmente el tae kwon do con el maestro Bong Kyung Song, llegué hasta primer dan cintra negra, gané torneos locales, quizás no me metí de lleno a nivel internacional por mi edad, pero si tuve buena presencia en las artes marciales”, agregó.

A pesar de que está retirado no deja de ver los combates de Tae Kwon Do, aunque ahora hay una mezcla de artes marciales mixtas, y no le gusta mucho, porque considera que no hay mucho de arte.

“Aquí en Honduras la Federación de Tae Kwon Do la manejaba el maestro Bonilla, quisimos unirlas las dos federaciones para hacer una sola en Honduras, ya que a nivel mundial son dos, pero no se pudo. En lo personal tuve una escuela de tae kwon do, pero teníamos un local alquilado que comenzaron a construir, y la tuve que cerrar, ahora solo veo las competencias pero no como antes, aunque admiro el trabajo de Miguel Ferrera, quien destaca todavía y quien ha tenido la dicha de capacitaciones en México, Estados Unidos y Cuba”.

Un hecho significativo es que además de ser atleta y entrenador, también fue directivo, especialmente vocal de la recordada Federación Nacional Deportiva Extra Escolar de Honduras y en los Cuartos Juegos Centroamericanos coordinó las disciplinas de combate: judo, tae kwon do y lucha olímpica.

SOFTBOL AL RETIRARSE DEL FÚTBOL
Pero el fútbol, el baloncesto y las artes marciales no fueron todo lo que practicó el gran “Juanín” Lanza, ya que hay que sumarle también su gran incursión en el softbol, donde se sumó al colgar los botines del fútbol.

“En el softbol jugué con novenas como Aviación, Escuela Militar de Aviación, Curacao, y tuve un paso fugaz por Rebeldes. Yo fui jardinero, izquierdo y derecho, era bateador ambidiestro, no era jonronero, pero si me embazaba constantemente”, recordó.

A nivel de softbol no olvida su presencia en una selección de segunda categoría, su desventaja para jugar en primera fue que ese deporte, ya tenía muchos jóvenes del béisbol participando en dicha Liga, sin embargo como siempre destacó por su casta de súper atleta.

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes