Connect with us

Fútbol Nacional

Se nos va un grande de verdad

Calma. Denilson Costa no ha muerto y afortunadamente se encuentra en perfecto estado de salud. Es solo que el segundo máximo goleador de la historia de la Liga Nacional con 156 goles y, quien para muchos el mejor extranjero que ha venido a Honduras, abandona el país sin fecha de retorno.

El ahora entrenador se marcha como campeón de Honduras, tras lograr el fin de semana el título de reservas con Olimpia.

El ahora entrenador se marcha como campeón de Honduras, tras lograr el fin de semana el título de reservas con Olimpia.

Semanas atrás el exatacante, brasileño por nacimiento y hondureño por convicción, tomó quizá la determinación más difícil de su vida al decidir mudarse a Costa Rica junto a su familia, obedeciendo a lo que él asegura es la voluntad de Dios.

Y mientras lo cuenta lo hace entre lágrimas, de esas que los hombres solo derraman cuando se les parte el corazón porque se desprenden de algo que aman, como lo es esta tierra en la que vivió por más de 20 años y donde nacieron sus dos hijos. Pero no todo es tristeza, Denilson se va como vino: campeón con Olimpia (en reservas) y rodeado del afecto de sus amigos.

En un mano a mano en el que abrió su alma a sus compatriotas a través de diario Deportivo MÁS, Denilson Costa trató de resumir tantos sentimientos y experiencias en estas dos páginas, que intentarán contar la historia de un buen jugador de fútbol, pero sobre todo una buena persona, algo de lo que pueden dar fe todos los que lo han tratado al menos una vez.

¿Qué lo motiva a irse de Honduras 22 años después de vivir aquí?
Para mí ha sido muy difícil tomar esta decisión. Lo hice junto con toda mi familia después de un tiempo de oración. Como jefe de esta familia debo estar con ellos. Mi suegro falleció recientemente y mi suegra está sola, por eso decidimos ir a acompañarla junto con mi esposa e hijos.

Su mudanza a Costa Rica, ¿es definitiva o hay posibilidad de volver?
Es definitivo. Lo analizamos y vimos que es lo mejor. Son muchos años de estar aquí. Realmente no tengo palabras para describir lo que siento.

¿Qué es lo que más le cuesta dejar atrás?

Mitad brasileño mitad hondureño, así se define Denilson Costa a sí mismo.

Mitad brasileño mitad hondureño, así se define Denilson Costa a sí mismo.

Hay muchas cosas sólidas que hemos construido en este país, muchas amistades y la labor en la iglesia.

El factor económico, ¿influyó?
En los últimos años el aspecto económico no había sido favorable, esa es una de las cosas que pensamos para irnos a buscar nuevos horizontes. De los amigos que hoy están en buena posición supe muy poco en esos días, pero de igual forma les amo en el amor de Dios.

¿Va con una oferta laboral o le tocará abrirse puertas, como cuando vino a Honduras?
Solo puedo decir que vamos sin temor, de eso se trata. Cuando uno tiene el respaldo de Dios no hay nada imposible. Muchos dicen que será difícil pero somos gente de fe, esperamos hallar cosas buenas para mí y mi familia. He dejado puertas abiertas de cuando jugué en Costa Rica y de cuando he ido de visita.

¿Cómo quiere lo recuerden: cómo una buena persona, un buen hijo de Dios o un gran jugador?
Lo que está en la retina de la gente. La gente ha conocido las distintas facetas de Denilson Costa y mi principal satisfacción es que la gente me salude en cualquier lugar de Honduras al que vaya. Creo que todas juntas.

De haber recibido una oferta para dirigir en Primera División aquí, ¿hubiera cambiado de parecer?
Estoy claro y mi familia también que esta es mi profesión, pero la decisión ya está tomada. Sin embargo no descarto regresar a este, mi país, si hubiese una oferta más adelante para entrenar en Primera División.

¿Qué detalles le faltan por solventar antes de su partida definitiva?

Por si alguien tiene dudas que es 100 por ciento catracho.

Por si alguien tiene dudas que es 100 por ciento catracho.

Hay unos cuantos. Me voy mañana (hoy) miércoles para Costa Rica y estaré allá una o dos semanas porque hace mucho tiempo que no veo a mi familia. Luego regresaré a Honduras para vender nuestra casa y después regresar del todo a vivir en Costa Rica. Hay compromisos acá y por eso es tan importante la venta de la casa.

Como segundo máximo goleador del fútbol hondureño, ¿cree que le faltó un poco de reconocimiento en general y en Olimpia en particular hacia usted?
No me corresponde a mí decir eso. Yo siempre intenté hacer las cosas de la mejor manera. Por allí tengo cosas personales que he logrado como hacer el primer gol en el estadio Olímpico de San Pedro Sula. Me dijeron que harían una placa con mi nombre, pero nada. La gente me pregunta eso, pero yo les digo que la máxima satisfacción mía es que los aficionados reconozcan el trabajo que he hecho.

¿Podría describir su experiencia de ser el único no nacido en Honduras (junto a Marcelo Ferreira) que ha jugado en la selección nacional?
Todos los futbolistas sueñan con estar en una selección nacional. Me tocó hacerlo con Honduras del 2003 a 2005 en el proceso de Bora Milutinovic en partidos amistosos y un torneo en Hong Kong. Para mí fue una gran alegría, pero se empañó cuando algunos jugadores dijeron que no querían a naturalizados en la selección, y eso es algo que no compete a futbolistas sino a entrenador y directivos.

El fútbol hondureño extrañará el carisma y el don de gente de Costa, uno de esos extranjeros que dejó escuela.

El fútbol hondureño extrañará el carisma y el don de gente de Costa, uno de esos extranjeros que dejó escuela.

Yo le dije a Bora que si eso iba a perjudicar su proceso que mejor me hacía a un lado, pero él es muy sabio y me dijo: “disfrute su estadía en la selección nacional”. Grandes potencias han tenido extranjeros que han tenido naturalizados, tenemos que poner los pies sobre la tierra. Fue difícil, no me hallaba cómodo con esa situación.

En el próximo juego Honduras-Costa Rica, ya viviendo allá, ¿cómo dividirá su corazón?
Así como hacía acá, brincaba por encima del muro, si no, no entraba a mi habitación porque mi esposa es costarricense, ja, ja, ja. Ya en serio, tengo un pedazo de cada uno en mi corazón y por eso siempre digo que gane el mejor.

¿Cuál es el gol que más recuerda?
El primero, el del debut contra Súper Estrella en Danlí que ganamos 1-0. Curiosamente en Danlí debuté como jugador, como goleador, como asistente y como entrenador principal con Necaxa. Algo tiene esa ciudad. De ahí hubo muchos, como el de chilena, o los del Premundial en el que nos clasificamos al Mundial de Clubes contra Pachuca.

¿Le dejó dinero el fútbol?
El que asegura su futuro es el que va a México, Europa o Sudamérica; aquí uno subsiste. Tampoco puedo ser desagradecido porque me dio para comprar mi casa aquí y darle una a mí familia en Brasil. Me dejó lo justo para vivir y, sobre todo, muchos amigos.

¿El día de su adiós a Honduras, será como el día que dejó el fútbol?
Fue justo en este momento cuando sus ojos se humedecieron y contestó: Las despedidas siempre son difíciles porque son muchos años y cosas vividas; además de muchas amistades y ministerios.

¿Cómo ve a Honduras para el Mundial de Brasil?

La tristeza de dejar este país es difícil de ocultar para alguien que vivió aquí durante más de 20 años.

La tristeza de dejar este país es difícil de ocultar para alguien que vivió aquí durante más de 20 años.

Serán todas finales, lo bueno es que el clima y la alimentación no le afectarán. No hay muchas sorpresas qué esconder. Con alegría y motivación los muchachos lo harán bien.

En caso de existir una persona que influyó más que el resto en su carrera, ¿quién sería?
Primero, Dios; luego una persona que sabe explotar muy bien las características de los jugadores y ver bien el fútbol, el profesor Chelato Uclés, que fue quien me trajo aquí. Asimismo a los directivos de los clubes donde jugué, mis compañeros y los hermanos de la iglesia. Lo mejor de Dios está por venir.

Perfil
Nombre: Denilson Costa de Oliveira
Nació: Río de Janeiro, Brasil, 10 de junio de 1968. Hondureño desde 2001
Esposa: Mirtha Yorleni Ortiz
Hijos: Génesis Abigaíl Costa Ortiz y Denilson Daniel Costa Ortiz
Equipos: Limonense (Costa Rica), Olimpia, Belén (Costa Rica), Motagua, Marathón, Platense, Herredia (Guatemala), Atlético Olanchano y Necaxa. De igual forma cinco partidos con la selección nacional, en los que no pudo anotar.

Por: Rudy Urbina
@chavelachaparro

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional