Connect with us

Fútbol Internacional

CR7 rescató a Real Madrid

Como el 17 de mayo de 2013, el Atlético de Madrid volvió a plantar cara al Real Madrid, esta vez en el derbi del Vicente Calderón, y logró un empate que le permite seguir agarrado a la posibilidad de luchar por el título en las últimas doce jornadas del campeonato.

WEBIgual que sucediera el año pasado en la final de Copa, los rojiblancos afrontaron el duelo del Manzanares con todo en contra. Las estadísticas ante el vecino como local, el estado de forma del enemigo, que llegaba de asombrar a Europa con la escandalosa goleada en Liga de campeones ante el Schalke (1-6), el presupuesto de uno y otro, y una marea de opiniones que concedían un claro papel de favorito a los blancos, a los que la mayoría daban como ganador.

Y también como en la final de Copa, fue el Madrid en el que se adelantó en el marcador. Esta vez no tardó ni dos minutos hasta que el francés Karim Benzemá anotase el 0-1. La misma historia que en los últimos quince combates en el Calderón, en los que el Real ha marcado once tantos antes del primer cuarto de hora.

Pero el Atlético, como el de la Copa, era otro Atlético y enseguida comenzó a ofrecer síntomas de ello. Con una intensidad a prueba de bomba, la misma que ha venido exhibiendo en la mayor parte del curso, rebajó las prestaciones de los mejores hombres de Ancelotti. Poco se supo Cristiano Ronaldo y de Gareth Bale y tampoco se tuvieron noticias de Luka Modric.

Por eso empató Koke Resurrección en el minuto 27, tras recibir un perfecto pase del turco Arda Turan, y volteó el tanteador Gabi Fernández en el 45, de un tremendo trallazo desde 30 metros que hizo estallar de júbilo el Calderón.

Como en la Copa, el Atlético había dado un giro a la lógica y se retiró a los vestuarios en el descanso con ventaja en el juego y en el tanteador. Con todo en contra, incluso el arbitraje de Delgado Ferreiro, al que los locales reclamaron tres penaltis, uno de ellos, el de Sergio Ramos a Diego Costa cuando el electrónico enseñaba aún un 0-1, muy claro.

Como en mayo de 2013, los del Cholo Simeone se dejaron la vida en la segunda mitad para intentar mantener la renta. Con las revoluciones a tope, pudo Diego Costa hacer el 3-1, que posiblemente hubiese cerrado el encuentro, y transcurrían los minutos sin que la mejor versión madridista apareciese por el Calderón, un estadio con una afición entregada a su equipo, como en la final de Copa.

Sólo en el tramo final asustó el Madrid y metió al Atlético en su parcela. Hasta que Cristiano Ronaldo puso el empate a dos en el marcador después de un mal control de Mario Suárez. Era el minuto 83 y ya el encuentro concluyó sin más alteraciones sumido en una gran dosis de tensión.

El empate sabe a poco a los dos. Al Real Madrid porque se sentía superior y no supo sacar provecho de un tanto tan tempranero, y al Atlético porque tuvo el triunfo muy cerca. Pero a diferencia de lo ocurrido en las recientes semifinales de Copa, los de Simeone volvieron a competir y a mostrar su mejor cara y, al menos, sumaron un punto que les permite continuar asidos a la lucha por el título cuando ya comienza la cuenta atrás, con el golaverage con el Real Madrid a su favor. Como en la final de Copa de mayo de 2013, aparentemente atrapado en una coyuntura muy adversa. Pero en esas situaciones es cuando el Atlético del “Cholo” presenta batalla. EFE.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional