Connect with us

Bla Bla

Pónganse a trabajar y dejen de llorar

TERNALo primero que se me viene a la cabeza cuando alguien critica a un árbitro, sea quien sea, aficionado, jugador, entrenador o directivo, es que esta actividad no es para cualquiera y posteriormente, pienso, por qué todos los niños quieren ser jugadores de fútbol y no árbitros.

No ha de ser fácil ponerse delante de 22 jugadores que casi lo doblan en físico y con cientos o miles de aficionados queriendo su cabeza y esperando su fallo.

Pero realmente de qué se quejan los directivos, jugadores y entrenadores en Honduras, jornada a jornada, si ellos mismos no ayudan a los árbitros a que hagan su trabajo como corresponde.

Los jugadores y entrenadores deberían ponerse a trabajar y dejar de llorar, de culpar a terceros por las derrotas o empates, qué lloradera señores, con esto no van a lograr nada.

Los árbitros también son humanos. Además, también tienen reflejos porque son humanos… en resumen, que también son humanos, ¿o solo lo son los jugadores o entrenadores?

Puedo entender que un día, cualquier persona que le gusta o vive del fútbol pueda tener un mal día. Que cualquiera pueda criticar o desahogarse por ese penalti que no pitaron, esa roja que no sacaron o ese gol en fuera de juego que dieron por válido.

Bien decía Eduardo Galeano, sobre los árbitros, “su trabajo consiste en hacerse odiar. La única unanimidad del fútbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden”.

El domingo anterior en el partido Olimpia-Victoria en el estadio Nacional, los futbolistas se dedicaron a jugar, a hacer su trabajo y el árbitro, Said Martínez, sacó un “fair play” (juego limpio), no necesidad de sacar las tarjetas, pero nadie habló de él, ni de su trabajo, es que como no se equivocó, no hubo necesidad de criticarlo.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla