Connect with us

Bla Bla

A todo le dicen clásico

VERDEBLANo encontré por ningún lado una definición escrita de “clásico” en el fútbol. Probablemente ustedes crean que no es necesario definirlo, que cualquiera que ha seguido el fútbol durante unos años lo entiende. Pero no es así, al menos acá en Honduras la palabra clásico, aplicándola al término futbolístico, ha sido manoseada de tal forma que equipos sin trayectoria, se han convertido en protagonistas de “nuevos clásicos”.

De esto tenemos la mayor culpa los periodistas deportivos que a cada rato y sin motivo alguno nos inventamos un “clásico” de lo que sea. He escuchado decir y leer, que hay un “clásico de las emes”, entre Motagua y Marathón.

Otros confunden los clásicos con los derbis, que son los partidos en los que se enfrentan los equipos de la misma ciudad. Si uno busca en el diccionario de la RAE el significado de la palabra clásico, encontrará varias definiciones en las que se aplican vocablos derivados de historia y tradición.

Un clásico es un partido con historia, pero no historia de 10 ó 15 años, no señores “historia” abarca a más de una generación; me atrevería a decir que más de dos: cuando mi hijo me dice “vamos al clásico”, significa exactamente lo mismo que cuando mi padre me lo decía.

El clásico es el choque de rivales tradicionales. Equipos que se consideran “enemigos naturales” desde el principio de su vida y a lo largo de la misma. Se trata de un evento especial muy aparte del torneo en el cual está incluido. Un clásico es una batalla, es una pasión que va más allá de las camisetas involucradas, despierta el interés de todos los amantes del fútbol. La historia me muestra que el verdadero clásico hondureño es entre Olimpia y Marathón. Estos equipos de dos ciudades diferentes y desde 1928 vienen jugando partidos de mucho interés y morbo.

@marcialxatruch

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla