Connect with us

Bla Bla

Una camisa negra y la aburrida “pajita”

Por: Rodolfo Herrera
@rodolfoherra

El mediocre encuentro protagonizado el domingo anterior entre Olimpia y Motagua, solo nos lleva a una lógica conclusión, y es que ambos técnicos, tanto Héctor Vargas como Diego Vázquez, llegaron a cuidar su “chamba”, con un planteamiento ultradefensivo, ya que jugaron a no perder.

TECNICOY es que al técnico Vásquez solo el bus le faltó dentro del terreno de las acciones, al poner desde el inicio una línea de cinco defensas y un bloque en la media de cuatro volantes, sistema que cumplió su misión a cabalidad, ya que lo único que se les escapó fue el enjambre de abejas que pasó sobre el Nacional.

Sumado a la cobardía del “gentlemen” de la camisa negra, no podemos obviar el pánico con que Vargas afrontó este compromiso, ya que echó por la borda el trabajo realizado durante sus últimos cuatro compromisos y decidió jugársela con un delantero que lució inerte ante la infranqueable defensiva azul.

Que el exguardameta con todo y su camisa negra intente sobresalir en el modesto balompié hondureño o que Vargas esté comiendo con “manteca” después de las calamidades con equipos de tabla media, se reconoce, pero también se reprocha la actitud cobarde para un público capitalino que una vez más se “traga” una gran “potra” en el clásico de los empates.

Señores directivos, agrado quiere agrado, ustedes piden a los cuatro vientos público en los estadios, entonces también exijan a estos personajes su cuota de profesionalismo, ya que su acento extranjero y la aburrida “pajita”, no basta para una afición que intenta volver a los estadios, pese a que a la salida esté expuesta a una “macaneada de padre y señor mío”, tal y como le sucedió el domingo anterior a un seguidor del Olimpia.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla